Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

La negatividad es contagiosa: 10 consejos para rodearte de personas positivas.
Por Guru en Julio del 2018 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

¿Se puede intercambiar un apretón de manos con el puño cerrado? Definitivamente es algo imposible de hacer. La buena actitud lo es todo. ¿Y cómo nos afecta en lo personal este comportamiento? La actitud negativa, genera negatividad; es decir, nada bueno surge de ahí porque aunque creamos poder alejarnos de lo malo y lo negativo, muchas veces lo que otros piensen nos afecta e influye en nuestras opiniones y decisiones.

Aunque creamos que la idea de otros no tiene por qué influir en nuestra propia idea, sin darnos cuenta, caemos en la trampa.

Es así como las críticas se vuelven influyentes y porqué la opinión de nuestros padres en relación a las elecciones que hacemos, nos siguen siendo importantes, aun a pesar de ser adultos pensantes.

Siendo sinceros, debemos aceptar que no es de extrañar que muchos posean una actitud negativa, si consideramos que lo negativo está presente a donde quiera que vayamos.

Un estudio citado por Charles Thompson, autor del libro “¡Qué buena idea!”, reveló que en una casa promedio, los padres emiten a razón de 18 opiniones negativas por sólo una positiva cuando un niño curioso quiere comprender algo.

El promedio es de 432 pensamientos negativos al día y nadie puede ignorar el hecho de que en los medios de comunicación, las noticias negativas son muchas más que las positivas.

Esto mismo puede suceder en otros órdenes de la vida. Tenemos que asumir que la negatividad es contagiosa y que rápidamente se esparce entre las personas transformando lo bueno en malo y lo malo en peor.

Pero… ¿la actitud positiva puede ser igualmente contagiosa? ¡Claro que sí!

Si la actitud es lo más importante que tenemos, entonces debemos ser cuidadosos y protegernos de esas personas que intentan sabotear nuestros proyectos o que quieren convencernos de que lo que queremos hacer es imposible.

No debemos permitir que alguien pretenda hacernos creer que no valemos nada, que no podemos lograr nada o que no nos merecemos nada.

Nuestra actitud representa un porcentaje muy importante de influencia sobre lo que nos sucede. De modo que no debemos permitir que nos roben nuestras mejores virtudes.

La actitud positiva se aprende.

Generarse una actitud positiva es algo que nadie aprendió en la escuela, porque no es una materia que se pueda estudiar. ¿Cómo se hace para creer en uno mismo?

A lo largo de la vida se nos enseña que debemos respetar las reglas, cumplir con ciertos mandatos sociales y ser buenas personas, pero conforme pasan los años nos vamos dando cuenta de que con esto no es suficiente para ser exitosos. La felicidad no llega, a pesar de haber hecho lo que debíamos hacer y nos damos cuenta de que si no tenemos a alguien al lado creyendo y confiando en nosotros, nos hundimos en la desesperanza.

Rápidamente nos vemos rodeados de gente similar, que a su vez nos trasmite sus propias inseguridades, depresiones y negatividad, junto con el espíritu del fracaso y de la baja autoestima.

Y entonces, algunos más temprano y otros más tarde, entendemos que nos dejamos llevar por la negatividad ajena de personas que no logran ver la salida y que parecen querer arrastrar a otros al mismo lugar, para no sentirse los únicos impedidos de tomar la iniciativa en lo que se refiere al cambio de actitud.

Conclusión; a fuerza de golpes morales, entendemos que la actitud positiva es una decisión personal.





Para ejemplo, veamos este escenario.

Lucas es encargado de atención al cliente en una gran empresa. Durante gran parte de su día, debe conversar con clientes por teléfono.

Si Lucas lo pensara, se daría cuenta de que al menos el 95% de los clientes son personas complacientes y razonables. Sin embargo, Lucas tiende a concentrarse únicamente en el 5% o incluso menos de las personas a las que él califica como “difíciles”.

Desafortunadamente, la actitud negativa de Lucas afecta a su familia.

¿Qué debería hacer Lucas para mejorar la actitud?

Tal vez podría tomar en cuenta la analogía del escritor Elwood N. Chapman, autor del libro “La Actitud”, en donde hace referencia a cómo utilizamos una cámara fotográfica.

“Al igual que con la utilización de una cámara fotográfica, puedes concentrarte en lo que más te atrae. Puedes ver las cosas como oportunidades o como fracasos. Es decir, tomar y quedarte con la fotografía más interesante y atractiva. Eso es la actitud, tomar lo bueno y convertirlo en positivo sin siquiera ver qué quedó dentro de lo malo.”

¿Cómo podemos mejorar la actitud?

De parte de expertos, te invitamos a probar estos trucos que merecen ser tomados en cuenta.

1) Presta atención a tu apariencia. Verte bien, te hará sentir bien. ¡Cuida tu aspecto personal!

2) Controla tu diálogo interior. “Todo lo hago mal”, “soy un fracaso”. Decirse a uno mismo estas cosas, acrecientan la negatividad. Reemplaza estas ideas por otras positivas y productivas.

3) Alimenta tu mente de pensamientos positivos. Leer libros de autoayuda y tomar nota de pensamientos positivos que luego puedes leer y releer, puede ser muy útil.

4) Cambiar nuestro vocabulario. Esfuérzate por utilizar palabras que intensifiquen lo positivo. Por ejemplo, cuando alguien te salude, en vez de responder con un simple “Bien, gracias”, prueba ser más efusivo y agrega un “muy bien” o “excelente”.

5) Tomar nota de los elementos positivos de la vida. Esto no necesariamente tiene que ver con un viaje alrededor del mundo o ganarse la Lotería, sino que se circunscribe a hechos pequeños como puede ser un almuerzo con amigas o una caminata con tu mascota. En resumen, tendrás al final una recopilación de cosas positivas que alegran la vida.

6) Dejar actuar a la naturaleza. ¿Ya probaste asistir a una puesta de sol como si fuese un espectáculo? Es reconfortante dejar que un simple hecho que vemos a diario nos levante el ánimo.

7) Comparte tu actitud positiva animando a otros. No pierdas oportunidad de felicitar a alguien por sus logros o su apariencia.

8) Variar la rutina. Cuando pensamos en esto, inmediatamente nos imaginamos subiendo a un avión para tomarnos unos días de vacaciones, pero como para la mayoría de nosotros, las vacaciones son algo que se da una vez al año, puedes cambiar tu rutina yendo a tu lugar de trabajo por un camino diferente o hacer tus compras en un barrio distinto. Cada pequeño cambio, genera una nueva experiencia. ¿Ya pensaste en comenzar ese curso de idiomas o de jardinería que tanto deseabas hacer?

¡Empieza hoy mismo!

9) Cine, televisión y libros. Pide a tus amigos que te recomienden una buena película, busca los libros de humor más recomendados o elige un programa de televisión de humor. Y si lo haces en compañía de amigos, tanto mejor.

10) Día libre. Procura dejar libre un día de la semana para ocuparte de tus propias cosas. Aprovecha para salir de compras, realizar una caminata o ir a la plaza a leer un libro.

El tiempo consagrado a uno mismo, no es egoísmo; es invertir en salud mental, que luego repercutirá en tu relación con tu entorno y contigo mismo.

El contagio emocional es una realidad. Elijamos acercarnos a gente con actitud positiva y contagiemos a otros con la nuestra.

¿Cuáles son tus métodos para mejorar la actitud?

No dejes de comentar y compartir.





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste