Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

10 Maneras simples de hacer felices a los demás y que termina beneficiando a tu salud.
Por Guru en Enero del 2017 en Espiritualidad

¿Cuánto vales? ¿Ya te lo preguntaste? El filósofo francés Jean Jacques Rousseau dijo que “nadie puede ser feliz si no se aprecia a sí mismo”.

Pero, ¿no te parece que algunas veces esto es muy difícil? Quererse a uno mismo parece natural y lógico, pero si hiciéramos un sondeo entre las personas y les preguntáramos qué tanto se quieren, qué tanto se aprecian o qué tanto se valoran; descubriríamos que no todos saben todo lo que valen. ¡Y todos valemos mucho!

¿Alguna vez te sentiste descorazonada o descorazonado al punto tal de que no hallabas consuelo o placer en nada? Cuando las personas están deprimidas y se sienten mal no se consuelan ni se contentan ni siquiera con las cosas que les gustan.

¡Qué importante es en ese momento recibir una palabra de aliento o un abrazo amigo! Todos los que estuvimos alguna vez en ese lugar sabemos lo que valen estas dos cosas.

Pero, ¿qué tal si lo hiciéramos al revés? Es decir, sentirnos bien haciendo el bien. Precisamente por conocer qué se siente en un momento así olvidamos que uno de los mejores y mayores placeres es hacer el bien porque esto redunda en un beneficio hacia nosotros mismos que al mismo tiempo, también nos hace sentir bien.

¡Esto hay que probarlo! Porque uno de los sentimientos más gratificantes que podemos experimentar y que se convierte en un momento de gloria, es cuando sabemos que hemos hecho feliz a alguien con una palabra, con un gesto o con una sonrisa.

Hacer feliz a alguien con un simple detalle es como una inversión en nuestra propia felicidad. ¿No se te ocurre cómo? Te vamos a dar unas pistas.

1) Animar: Sabemos que la gente negativa está a un metro de distancia y muchos no se animan a dar un paso importante o a perseguir sus sueños porque están rodeados de personas que permanentemente les dicen que nunca van a lograr nada.

¡Aliéntalos en este sentido! Porque todos queremos sentirnos amados y apreciados y una forma es que nos den ánimo cuando nos falta solamente un último empujoncito para lanzarnos detrás de un objetivo importante.

Estar presente y simplemente decir “¡vamos, yo sé que puedes!”, puede marcar la gran diferencia para alguien que se siente inseguro.

Ayuda a esas personas a que se sientan valoradas, escuchadas y transmíteles el ánimo que necesitan en un momento en el que las fuerzas flaquean.

2) Saludar: Algo tan simple como decir Buenos Días con una sonrisa transmite la idea de que saludar fue algo placentero y no un simple acto obligado para cumplir con un formalismo.

Saludar a un desconocido también es reconfortante. Recuerdo cuando hace muchos años las personas se cruzaban de noche en las calles y aún sin conocerse se saludaban. Bastaba con un simple “buenas noches”, pero ese respeto y esa consideración que hemos ido perdiendo pueden marcar una gran diferencia para otros.

3) Divertir: La risa permite liberar tensiones y además, es contagiosa. Leonardo da Vinci decía: “si es posible, se debe hacer reír hasta a los muertos”. Sí, es un poco exagerado; pero la idea está clara. Hacer reír a nuestro entorno simplemente con pequeñas bromas genera buen clima. ¿Notaste que mucha gente no ríe? De manera inconsciente, cuando vamos a algún lugar y sabemos que alguien divertido va a estar presente, vamos con más ánimo porque sabemos que el momento agradable está asegurado.

La gente que nos hace reír siempre es bienvenida y no hay lugar o entorno en donde no caiga bien.

4) Abrazar: Una terrible estadística que surgió casi por casualidad, indicó que todos esos bebés que quedaron huérfanos después de guerras o matanzas indiscriminadas y que aún a pesar de recibir alimentación, morían sin otra explicación más que la falta de amor y contacto físico. No había nadie para abrazarlos o darles un beso. Es decir, el contacto físico es necesario para nuestro desarrollo emocional y psicológico.

Llegamos a la conclusión de que el abrazo es salud. No es simplemente una demostración de cariño, de afecto o de amor; puede ser una forma de curar y de sanar los sentimientos y el corazón heridos de alguien.

Aun cuando no te lo pidan, abrazar y dejarse abrazar nos hará llevar mejor el día. ¡Pruébalo!

5) Regalar: Esto sí que es sumamente fácil porque no tienes que pensar mucho. No tiene que ser un gran regalo costoso o importante; tan sólo una flor, un chocolate representan atenciones sinceras y desinteresadas que hacen felices a las personas.

Detrás de esto, aún sin que el otro lo note, surge en su inconsciente la idea de que alguien pensó en él. ¿Y quién no quiere estar presente en los pensamientos de otros?

6) Compartir: “Cuando llueve comparto mi paraguas, si no tengo paraguas, comparto la lluvia.” Puede ser mucho o poco, y esta es una de las acciones que más reconfortan porque compartir algo que tenemos y que al mismo tiempo otro necesita es una caricia para el alma.

Es gratificante ver cómo otros a pesar de estar colmados en sus necesidades afectivas y materiales tienen la capacidad de ver que al que tienen al lado necesita ayuda; y no permanecer indiferente es un gesto de grandeza. Siéntete bien compartiendo algo o mucho.

7) Contactarse: Muchas veces decimos “después la llamo”, “mañana paso a verlo”. ¿Por qué esperar a un momento determinado o a una ocasión especial?

Recibir la sorpresa de un amigo que se interesa por saber cómo estamos puede cambiarle el día por completo a alguien.

Vivimos en la era de las comunicaciones, de modo que no hay excusa. Tenemos todas las herramientas al alcance de la mano y son muy útiles para hacer feliz a alguien.

8) Escuchar: Esta debe ser una de las cosas más difíciles aunque parezca simple. En ocasiones, las personas simplemente quieren ser escuchadas. No quieren recibir consejos, ni ayuda y tampoco tienen necesidad ni les resulta positivo que otros juzguen su accionar. Necesitan hablar y que alguien “les preste la oreja”.

Todos en algún momento atravesamos por este momento. Queremos ser escuchados y debemos aprender a escuchar. Intentemos comprender a nuestro interlocutor, ponernos en su lugar y aconsejarlo de manera positiva. En eso radica la verdadera ayuda.

Sólo con estar al lado de alguien que está atravesando por un mal momento y ser depositario de sus angustias a través de sus palabras vale más que cualquier consejo o accionar.

9) Agradecer: Decir “gracias” parece un acto natural y hasta instintivo. Después de que alguien nos retiene la puerta para pasar agradecemos automáticamente. De la misma manera agradecemos un favor o una ayuda importante; pero en este caso nos referimos a agradecer un pequeño gesto o incluso esa conversación intrascendente y eventual que podemos tener en el tren con un pasajero.

Dar las gracias por algo por lo que comúnmente no se agradece sorprende. ¡Y no te imaginas cuánto! Esta actitud considerada de nuestra parte ejerce un efecto positivo en los otros.

10) Ayudar: No nos referimos a una ayuda económica, o a participar de una ONG, sino a pequeños actos que podemos encontrar caminando por la calle o dentro de nuestro vecindario.

Ayudar a una persona mayor a cruzar la calle o al vecino que intenta levantar un objeto pesado, son gestos que marcan una gran diferencia.

Cuando hablamos de ayudar, en nuestro inconsciente automáticamente se genera la idea de que la ayuda se compone de obras faraónicas e inalcanzables.

Nada de eso. Realizar un acto solidario sin que se nos lo haya pedido genera una satisfacción enorme en los otros porque valoran muy especialmente que alguien les haga un favor por propia iniciativa y sin que nadie lo haya solicitado.

Generar buenos sentimientos, no es tan difícil.

¿Eso es todo? Claro que no, la lista puede ser muy larga. Porque son muchas las cosas que podemos hacer para poner una sonrisa en los rostros ajenos y que pueden pasar inadvertidas o simplemente tal vez nunca nos hayamos detenido a analizarlas. ¿Y si también pruebas con esto?

- Un halago sincero. Todas las personas tienen algo que podemos ponderar. Esto hará feliz a cualquiera, ¡en especial a las mujeres!

- Felicitar a alguien por un trabajo bien hecho. El reconocimiento es algo que todos esperamos internamente.

- Prepara ese postre que te sale tan bien para compartir con compañeros de trabajo, aun si no hay un acontecimiento especial para festejar.

- Cuenta una anécdota personal divertida. Las personas aprecian cuando nos reímos de nosotros mismos.

- Intenta buscar una solución al problema de alguien, aun si no te lo pide.

- Regala flores.

- A modo de sorpresa, prepara el plato preferido de tu pareja.

- Sonríe, aun si se trata de desconocidos.

- Ofrece un café al recién llegado, independientemente de quién sea.

- Si vas a salir a caminar, invita a alguien.

- Ofrécete a acompañar a alguien si está lloviendo.

- Presta tu paraguas.

- Festeja los logros, propios y ajenos.

- Llama a las personas por su nombre, en especial a aquellas que sólo viste una sola vez.

- Envía flores o chocolates a tu pareja a su lugar de trabajo. ¡Qué sorpresa!

- Organiza “un picnic” con compañeros de trabajo en la hora del almuerzo.

Tener ganas de hacer felices a otros ya marca la gran diferencia. Seamos sinceros en nuestros gestos y además de poner una sonrisa en los rostros ajenos, encontremos en estos gestos una felicidad personal.

Sabemos que conoces a alguien que está pasando por un mal momento. No dejes de ayudarlo contribuyendo a que ayude a otros. ¡Comparte con ellos estas ideas!



Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste





  




Saludable.Guru en tu celular






























© Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.

Políticas de Privacidad