Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

13 consejos Buda para hacerle frente a la vida.
Por Guru en Marzo del 2018 en Espiritualidad

Seguinos en Pinterest

¿Qué tan dispuesto estarías a renunciar a un trono para consagrar tu vida a encontrar la causa del sufrimiento humano?

Ese personaje místico llamado Buda (el Iluminado), cuyo verdadero nombre era Siddharta Gautama, decidió dejar el palacio en el que vivía y dedicar su vida a encontrar la causa del dolor humano y el camino hacia la libertad.

Buda nació en el año 560 a. C. y no llegó a conocer a su madre, que murió una semana después de su nacimiento. Pasó su adolescencia y parte de su vida de adulto viviendo en la opulencia y a los 16 años se casó con su prima Yasodhara.

Pero cuando tenía 29 años, y cansado de asistir a la miseria y el sufrimiento de sus semejantes, decide renunciar a su vida de lujos y abundancia y se entrega a la tarea de la meditación durante años para hallar respuestas.

Una noche de luna llena y después de mucho tiempo sin obtener resultados, Buda se sienta bajo una higuera sagrada, a orillas del río Ganges con la firme decisión de no moverse de allí hasta no encontrar las respuestas que estaba buscando.

La leyenda cuenta que el dios Mara intenta hacerlo caer en la tentación para alejarlo de su objetivo, pero Siddharta Gautama supera este desafío y alcanza la iluminación convirtiéndose en Buda, es decir; El Iluminado.

De allí en más, dedicó su vida a predicar el “Dharma”, es decir, las leyes supremas de todas las cosas con la ayuda de sus cinco discípulos. El Dharma, se trata de una doctrina compuesta por Cuatro Verdades.

Las Cuatro Verdades son:

- La Verdad del Sufrimiento.

- La Verdad de las Causas del Sufrimiento.

- La Vía hacia la Extinción del Sufrimiento.

- La Extinción del Sufrimiento.





La Gran Renuncia, una anécdota de convicciones.

Los escritos narran una anécdota en particular sobre Siddharta Gautama relacionada con su interés por el prójimo.

Cuentan que su padre se esforzaba por ocultarle a quienes sufrían por distintos motivos. Ancianos, pobres, enfermos… nada de eso existía para él. Hasta que un día decide reunirse con sus súbditos y durante el trayecto, ve por primera vez a un hombre viejo. Su cochero le explica que todas las personas envejecían o enfermaban, y finalmente morían.

Siguiendo con su camino se encuentra con enfermos, cadáveres en descomposición y con los llamados “ascetas”, individuos que deciden por voluntad propia renunciar a todo tipo de placer o bienes materiales.

Siddharta Gautama volvió deprimido después de haber conocido tanto sufrimiento y es cuando da un giro a su existencia. Decide llevar una vida de asceta esforzándose por vencer la enfermedad, la vejez y la muerte.

El principal legado establece que su doctrina estaría abierta a todos los hombres, de todas las clases sociales sin distinciones.

Buda murió a los 80 años de edad sin dejar una sola obra escrita, pero sus enseñanzas traspasaron los años y se transmitieron oralmente.

Antes de morir, pronunció esta última frase a sus discípulos:

“Todo en este mundo cambia, nada dura eternamente. Trabajar duro, es la única manera de alcanzar la salvación”.

Las historias de vida de personajes tan fascinantes siempre son las más hermosas; en especial, cuando están acompañadas de consejos que no podemos dejar de analizar si nos detenemos a pensar que nos son brindados por alguien que vivió hace 2500 años. ¿Cuánto podemos aprender de ellos? ¡Muchísimo, sin duda!

Su legado de sabiduría se resume en 13 consejos destinados a todos, pero en particular, a quienes están atravesando situaciones difíciles. Estos consejos tienen que ver con la actitud que tomamos para transitar estos momentos tan particulares. ¿Estás pasando por un momento difícil? Te recomendamos los 13 consejos de Buda.

1) Las cosas son como son.

Qué difícil es aceptar, ¿no? Todos nos resistimos a las cosas que no queremos o que no nos gustan sin darnos cuenta de que esto supone un consumo de energía inútil que podemos destinar a otras cosas más provechosas.

Remar contra la corriente es la principal causa de sufrimiento. Cuando no puedas hacer nada para resolver un problema, lo mejor es relajarse y aceptar. No te dejes consumir por el sufrimiento.

2) Si crees que tienes un problema, tienes un problema.

Definitivamente es un aprendizaje ver un problema como una oportunidad de aprender algo. En un momento, una situación puede verse como una dificultad difícil de sortear, pero en otro; podemos ver que es la ocasión de convertirla en un aprendizaje.

Verlo de manera negativa, sólo contribuye a incrementar la dificultad.

3) El cambio comienza en ti mismo.

Esperar que los cambios vengan de afuera o de otros, es otra manera de perder el tiempo. ¿Sabes qué significa el “efecto dominó”? Que las cosas pueden cambiar a partir de un solo cambio.

Todo puede ser diferente de un momento a otro, si tú mismo realizas el cambio justo y necesario que hará que todo lo demás también cambie.

4) Equivocarse, puede ser positivo.

Buda aseguraba que fracasar no es fracasar y que el fracaso no existe. Cada experiencia vivida constituye un aprendizaje y que si logramos invertir la forma de mirarlo, se convierte en una lección enriquecedora.

5) Si algo no sucede como estaba previsto, significa que lo mejor está por llegar.

Este puede ser un consejo de Buda, pero… ¿acaso nuestras madres y abuelas no nos dicen algo parecido? “Dios sabe por qué hace las cosas”.

Esta frase que hemos escuchado tantas veces se ajusta a la perfección. Aun cuando las cosas van mal, al final vemos que eso que no pudo ser, fue lo mejor que nos podría haber pasado. “El Universo siempre trabaja a nuestro favor”, decía Buda.

6) ¡Vive el presente!

¿Podemos cambiar el pasado? No, ya pasó. ¿Podemos cambiar el futuro? No, no sabemos qué vendrá. ¿Entonces? Entonces lo mejor es vivir el presente, valorarlo, disfrutarlo y hacer que sea un mejor pasado y aprovecharlo para que lo que venga sea aún mejor.


7) Deja de desear.

Todos tenemos anhelos y ambiciones y eso está bien; pero obstinarse en conseguir algo que no llega, genera una gran frustración que nos paraliza dejándonos en un lugar inerte e improductivo.

Lo que tenga que ser, será y te hará feliz.

8) ¿Tienes miedos? ¡Aprovéchalos!

El miedo paraliza, bien lo sabemos. Pero también es un desafío vencerlo y también brinda la posibilidad de aprender. Una vez que te superaste a ti mismo en el miedo, te convertirás en una persona más fuerte y con mayor confianza en ti mismo.

Superar los miedos requiere de práctica y de fuerza de voluntad y es algo que debes elegir para ti: Vencer el miedo.

9) Vive alegre.

Nunca pierdas el humor y la alegría porque en todo momento pueden serte de utilidad, sobre todo en los más difíciles.

Disfruta de lo que tienes y ríete de ti mismo. Los que alcanzan este valor tan preciado, viven más y mejor.

10) Nunca te compares con los demás.

Buda predica la idea de que todos estamos aquí por algo y que tenemos una misión que cumplir, de modo que todos somos únicos e irrepetibles y las comparaciones sólo hacen que nos sintamos inferiores cuando en realidad nadie lo es.

Si no puedes evitar compararte, elige hacerlo con quienes tienen menos que tú. Esto te hará valorar mucho más lo que posees.

11) No te sientas una víctima.

Sentir que somos víctimas de nuestro destino o de otros, nos coloca en un lugar estéril del que no sacamos ningún provecho.

Todos somos artífices de los acontecimientos que nos suceden y atraemos cada cosa que surge en nuestras vidas. Debemos preguntarnos por qué nos toca vivir esa realidad y qué enseñanza podemos aprender de ello.

12) Todo cambia.

El Universo es dinámico y está en constante expansión. Si algo no sale como lo esperabas, espera y vuelve a intentarlo porque tal vez en esa ocasión las cosas hayan cambiado como para que sí puedas lograrlo.

No te lamentes por no encontrar una respuesta o por no saber qué hacer. Es preferible no decir nada y no hacer nada hasta que surja un momento mejor.

13) Todo es posible.

¿Crees en los milagros? Buda sí creía en los milagros, en especial cuando se convenció de que nosotros mismos podemos obrarlos.

Tomar conciencia de que los cambios pueden significar un antes y un después en cada cosa, hará que encuentres la fortaleza para que compruebes la posibilidad de los milagros en ti mismo.

¿Qué te parecieron los consejos de Buda? Déjanos tu opinión y comparte para que otros también comenten.





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste