Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

5 signos de cansancio emocional y que hacer para recuperar la energía.
Por Guru en Marzo del 2018 en Espiritualidad

Seguinos en Pinterest

El cansancio tal cual lo conocemos, es el resultado de un esfuerzo físico o intelectual intenso y prolongado como por ejemplo, después de un día de mucho trabajo. El cansancio físico puede ser de origen físico e intelectual pero también de naturaleza emocional.

Cuando nos sentimos cansados física, emocional o intelectualmente, es común que sintamos los efectos en el cuerpo. El cansancio asociado al esfuerzo físico o intelectual puede ser revertido con una buena noche de descanso. Sin embargo, un cansancio físico provocado por un estado emocional negativo persistente puede perjudicar el sueño y permanecer presente durante varios días, e incluso en ciertos casos, durante semanas, meses y años.

Tendemos a pensar que quienes tienen muchos proyectos posiblemente también están muy cansados, pero al parecer, esto no es así. Quienes cuentan con muchos proyectos están rebosantes de energía mientras que quienes no tienen motivaciones o tienen pocas cosas para hacer, permanentemente están cansados.

¿Qué es lo que genera la fatiga? La fatiga llega cuando las personas pierden el interés en lo que hacen. Este cansancio aparece cuando las emociones negativas ligadas a una actividad particular son más numerosas que las emociones positivas.

Las exigencias del trabajo cada vez más apremiantes, la falta de reconocimiento, el control excesivo del empleador, las malas condiciones de trabajo, los conflictos en las relaciones interpersonales, la baja autoestima y los conflictos internos son algunos de los elementos que contribuyen a la producción de emociones negativas y a la producción de una fatiga física excesiva.

Esto es tan simple como analizar el hecho de que cuando realizamos una actividad que nos gusta podemos invertir horas sin cansarnos e incluso el tiempo parece pasar rápido. Pero por el contrario, si estamos obligados a realizar una actividad que no nos gusta o con la que nos sentimos incómodos, el cansancio aparece rápidamente.

El cansancio de origen emocional se manifiesta bajo la forma de estrés permanente que con el tiempo agota a la persona. Escucharemos expresiones como “no me siento bien, no tengo fuerzas, últimamente estoy siempre cansado, no tengo ganas de hacer nada, me siento vacío, mis conflictos internos que agotan, una parte de mi quiere descansar mientras que la otra es incapaz de detenerse, etcétera”.





El cansancio emocional es el resultado de los conflictos internos. Para comprender bien esto, imaginémonos conduciendo un auto en el que accionamos el acelerador y los frenos al mismo tiempo. El motor va a hacer el esfuerzo de avanzar, sin embargo, al tener al mismo tiempo presionado el freno siempre estamos en el mismo lugar pero sufriendo un desgaste enorme. Esto es el estrés.

Hacer esto durante horas, hará que el vehículo finalmente colapse. Imaginemos ahora que este vehículo es nuestro cuerpo. ¿Durante cuánto tiempo podrá el cuerpo resistir un estrés provocado por los conflictos internos sin sentir el cansancio?

Si siempre estás cansado, es hora de hacerse las siguientes preguntas: ¿en qué estoy perdiendo mi energía? ¿Qué es lo que necesito exactamente en este momento? ¿Qué me está impidiendo alcanzar lo que necesito? ¿Qué puedo hacer para solucionarlo?

Encontrar la respuesta a estos interrogantes no siempre es fácil, pero si sientes que puedes estar siendo víctima de la intoxicación emocional, debes prestar especial atención a ciertos comportamientos que te disgustan y que a pesar de eso, te ves obligado a realizar.

A lo largo del tiempo, adquirimos actitudes que no nos permiten percibir exactamente lo que nos afecta. Cuando una persona se encuentra intoxicada emocionalmente, adopta estos cinco comportamientos bien precisos:

1) Estar permanentemente a la defensiva.

Una persona que enfrenta el cansancio emocional se retrae sobre sí misma y generalmente interpreta mal las actitudes y las palabras de otros considerándolas como ataques. No presta precisa atención a lo que quieren decirle.

Si sientes que te ha invadido el cansancio emocional es probable que hayas notado como tus emociones y tus miedos afloran casi sin previo aviso y controlan tu vida.

Es común que estas personas reaccionen de mala manera y están permanentemente a la defensiva. La autoestima se reduce a nada y las personas se sienten vulnerables frente a cualquier situación que surja.

Las emociones crean bloqueos y en consecuencia sólo vemos lo negativo o al menos, así lo ve la persona afectada.

Debido a esto, la mayor parte del tiempo se interpreta mal lo que otros dicen o hacen y se reacciona de manera agresiva con el fin de protegerse de un eventual daño que en realidad sólo existe en la imaginación.

2) Sentirse bloqueado.

Cuando nos damos cuenta de que nuestras emociones se desbordan, preferimos adoptar una actitud introvertida con el fin de protegernos de nuestros propios sentimientos.

Esta es la razón por la cual una persona agobiada por sus emociones ve como su vitalidad disminuye hasta desaparecer.

La sensación de ahogo, se traduce en la imposibilidad de generar fuerzas para luchar y el sentirse absolutamente incapaz de reactivar su vida.

Esto lo que ocurre cuando nuestro cerebro se encuentra inundado por emociones negativas, bloqueándonos e impidiéndonos tener las ideas claras.

3) Ser excesivamente crítico.

No es fácil discutir con una persona intoxicada, ya que ella misma se impone la barrera de la intransigencia. No deja pasar nada en los otros ni en sí misma.

Si sientes que estás intoxicado, es probable que guiado por tu deseo de controlarlo todo, te vuelvas demasiado exigente con los demás y contigo mismo y no te permitas el más mínimo error. Es imperioso ser un poco indulgente con uno mismo, pero también con los otros.

4) Condenar constantemente a los demás insultándolos o subestimándolos.

Las personas emocionalmente intoxicadas pueden mostrarse agresivas y peligrosas en un sentido u otro cuando los dominan la necesidad de defenderse. Son capaces de pelear a capa y espada por una causa que creen crucial para ellos.

Como consecuencia de este bloqueo emocional, la respuesta que recibimos de estas personas no es clara y no logran valorar con criterio a quienes los rodean.

Además, tienen dificultades para generar empatía con otros ya que ellos mismos están invadidos por emociones que anulan sus propios sentimientos.

De hecho, cuando alguien está intoxicado emocionalmente es probable que condene sus propios sentimientos y se sienta un poco culpable. El hecho de proyectar o hacer evidentes los miedos y las frustraciones sobre los demás, es una forma de escapar y liberarse.


5) No poder progresar.

Avanzar en la vida puede ser algo difícil para una persona emocionalmente intoxicada. Sin embargo, es mucho más complicado esperar avanzar cuando la misma persona se pone obstáculos para alcanzar sus objetivos.

La única manera de alcanzar el deseo de vivir, es darse cuenta de que hay algo en nosotros que alimenta nuestro miedo de perseguir nuevos objetivos.

El miedo a lograr algo está íntimamente ligado a la incapacidad de tolerar la incertidumbre. Estamos obsesionados por la certeza ya que no creemos en nuestra propia capacidad para enfrentar lo que viene.

Las personas emocionalmente afectadas tienen la necesidad de controlarlo todo y de probar todo muchas veces. Si te encuentras afectado por el cansancio emocional, dite a ti mismo que no hay nadie en el mundo que te pueda impedir ir más allá y esa persona eres tú. ¡Hay que matar a los demonios!

Fatiga emocional y física de las Madres.

Queremos reservar un capítulo aparte para la fatiga emocional y física de las madres.

Ser Madre es una felicidad inmensa, pero también es una situación que expone a las mujeres a una intensa fatiga física y emocional: un alto nivel de responsabilidad permanente, estrés, reparto desigual de las tareas, falta de reconocimiento, y muchas situaciones más. Todos estos factores pueden generar un estado de cansancio emocional y físico similar al que encontramos en el medio profesional.

¡No, no eres culpable de organizarte mal, ni de criar mal a tus hijos! Aunque sean pequeños o adolescentes, aunque tengas o no tengas una actividad profesional, y cualquiera sea tu situación familiar, es necesario encontrar las respuestas a cómo hacer frente al estrés cotidiano y a cómo protegerse física y emocionalmente para ser capaz de llevar adelante el oficio de ser madre.

Violaine Guéritault es una psicóloga de la Universidad de Atlanta en Estados Unidos que escribió un libro llamado precisamente “la fatiga emocional y física de las madres”.

En este libro la psicóloga estadounidense, explica que el agotamiento aparece cuando las responsabilidades maternales van absorbiendo poco a poco el capital de energía que cada mujer tiene. Dentro de su obra explica cuáles son los factores principales del estrés maternal:

- Sobrecarga de trabajo.

- Ausencia de control o control limitado sobre ciertos acontecimientos.

- Imprevisibilidad de los acontecimientos y las situaciones.

- Ausencia de recompensas o de reconocimiento por el trabajo hecho.

- Ausencia de apoyo físico y emocional desde el punto de vista conyugal y social.

- Ausencia de formación apropiada en vista de cumplir las responsabilidades que debe asumir.

Es importante destacar que la autora del libro utiliza la palabra “trabajo” para hablar de los actos de la vida cotidiana de muchas madres. También afirma que el cansancio físico y emocional de las madres es un problema que se encuentra enquistado no sólo en las propias mujeres, sino dentro de toda la sociedad.

¿Por qué las madres cuentan con tan poco reconocimiento?

Violaine Guéritault explica cuatro razones culturales simbólicas del pensamiento occidental:

- Los hombres tienen a veces (o a menudo), una visión limitada de lo que significa realmente la maternidad debido al hecho de que fuimos criados en un sistema patriarcal que valora el modelo hombre/trabajo - mujer/”ocio” en el hogar. También, las desigualdades salariales en favor de los padres conducen a que las madres dejen de trabajar con mayor facilidad porque es poco el aporte que hacen a la economía familiar y también está el hecho de las escasas leyes que permiten licencias a los padres y hacen que siempre sean las mujeres las que deben quedarse a cuidar a un niño enfermo, por ejemplo.

- “Hacer lo que hay que hacer, es normal”. Este simple hecho conduce a la ausencia total de reconocimiento cuando el trabajo está bien hecho pero sí permite una avalancha de críticas en caso de que se hayan cometido errores poniendo automáticamente a las madres en el banquillo de los acusados mientras son los hombres y la sociedad toda quienes se erigen como jueces.

- “No es bueno hacer demasiados cumplidos”. Al parecer, dar ánimos, felicitar y reforzar el trabajo de manera positiva, puede desarrollar según la sociedad y algunos hombres, un cierto orgullo y vanidad en las mujeres que se puede traducir en un miedo a que las madres dejen de hacer el trabajo que supuestamente les corresponde y asumir que los hombres también tienen sus propias responsabilidades ligadas a los hijos y el hogar.

Los cumplidos parece ser, están siempre reservados a los atributos masculinos y allí son siempre más valorados. Una condición que los hombres no quieren perder.

- “Hacer cumplidos es signo de debilidad”. La crítica siempre es mucho más fácil porque criticar pone al crítico en una situación de dominación sobre el criticado, o mejor dicho, la criticada.

Creemos que las madres lo pueden todo… Pero no es así. El cansancio emocional y físico de las mujeres que asumen la noble y poco reconocida responsabilidad de ser madres puede generar consecuencias. A saber:

- Agotamiento emocional y físico: esto se traduce como una ausencia total de energía física y mental porque las madres deben dar tiempo a los otros continuamente y sin demora. Y este tiempo debe ser mucho y de calidad.

- Distanciamiento: se llega este estadio cuando ya no hay ni fuerza ni motivaciones para seguir adelante. A esta altura, las mujeres quieren alejarse de tantas responsabilidades, pero están obligadas a seguir y para poder hacerlo, levantan barreras emocionales entre ellas y las personas con las que interactúan. Surge la falta de empatía.

- Baja de la productividad y sentimientos negativos: las mujeres a esta altura ya tienen una imagen negativa de sí mismas y comienzan a criticarse. Sólo toman en cuenta sus fracasos y sus pocos logros son negados por ellas mismas.

Las madres en esta situación pierden la confianza en sí mismas y esto hace que el entorno también la pierda. La calidad de su trabajo, de su presencia y de sus cuidados se deteriora. Ya siente que nunca va a recuperarse.

Las mujeres en esta situación tienden a preservarse aislándose y no se ocupan de hacer una inversión emocional sobre quienes las rodean. Poco a poco van perdiendo el interés por lo que sucede alrededor.

¿Qué hacer si estamos cansados emocionalmente?

Desintoxicarse lleva tiempo. De la misma manera que si hemos bebido demasiado alcohol, debemos soportar la resaca. En el caso de la resaca emocional, se incluye a la culpa, el enojo permanente, el insomnio, la tristeza y otros sentimientos negativos.

Si has logrado detectar estos sentimientos, ya hiciste un avance importante porque identificarlos forma parte del proceso de cura y sanación.

Sabiendo esto, puedes empezar a buscar la solución y dejar de sumar emociones negativas empezando el proceso de limpieza emocional que tanto necesitas.

Cuando estos fantasmas desaparezcan y logres encauzar tus deseos, tus sentimientos se harán fieles a la realidad.

¿Ya estuviste en esta situación? ¿Conoces a alguien que esté atravesando por cansancio emocional? No dejes de compartir tus experiencias.





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste