Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

10 alimentos que potencian la inteligencia de tus hijos.
Por Guru en Enero del 2018 en Buenos Hábitos

¿Puede un niño volverse más inteligente sólo con cambiar su alimentación? Respondiendo de manera afirmativa, el doctor Stephens Schoenthaler, profesor de sociología y criminología de la Universidad de California, desató un verdadero debate con esta teoría.

Rápidamente algunos laboratorios quisieron aprovechar la campaña publicitaria orquestada en derredor de los dichos del doctor Schoenthaler y lanzaron a la venta complementos vitamínicos que prometían a los padres “sorpresas extraordinarias” en relación a la inteligencia de sus hijos, pero este médico salió al cruce de tanta especulación afirmando que “la naturaleza provee de todo lo necesario”.

Para funcionar al máximo de sus capacidades, el cerebro necesita sustancias aportadas por la alimentación. Estos nutrientes son alrededor de 40 y se componen de 13 vitaminas, 15 minerales y oligoelementos y entre dos a cuatro ácidos grasos esenciales como Omega 3 y Omega 6, además de unos 10 aminoácidos indispensables.

Sin ellos, el cerebro no funcionaría en todo su potencial. Afortunadamente, este órgano se encuentra protegido y tiene prioridad sobre los otros. El cerebro representa aproximadamente el 2% de nuestro peso, pero consume él solo un 20% del oxígeno respirado y el 20% de la energía alimentaria.





La relación entre nutrición y rendimiento escolar.

Los niños en edad escolar pasan una gran parte de su día en la escuela. Es un medio de aprendizaje en donde las facultades relativas a los conocimientos están muy solicitadas. En un establecimiento escolar, los niños desarrollan su perseverancia, su capacidad, su confianza en sí mismos, sus relaciones e incluso la toma de riesgos. Sin embargo, también deben conformarse con las reglas impuestas y a lo largo del día, sus capacidades para controlar sus emociones se ponen a prueba.

Además, más allá de las diferentes materias del programa escolar, los niños realizan otras actividades extra escolares. Cada día los cuerpos al igual que sus cerebros deben funcionar de manera óptima. Ciertos niños no comen casi nada por las mañanas y muy poco durante las tardes. A menudo, las colaciones se componen de glúcidos de adquisición rápida y contienen una alta cantidad de sodio. Es inevitable que este modo de vida tenga consecuencias negativas en su rendimiento escolar.

La escuela es también un medio en el que el desarrollo de habilidades sociales también se manifiesta, cuando los niños deben interactuar con adultos o con otros niños y ejecutar consignas al igual que respetar reglas de vida en grupo. En una sala de clase, las actividades demandan un esfuerzo constante al cerebro para escuchar, concentrarse y cumplir con múltiples tareas.

Consejos para un mejor rendimiento escolar.

Es indispensable que los niños coman bien por la mañana para tener toda la fuerza necesaria esencial para un buen rendimiento mental y físico. Los alimentos demasiado ricos en lípidos y glúcidos deben evitarse. De esta manera, una alimentación baja en índice de glucémico es ideal para mejorar la performance escolar de los niños. Las frutas como el ananá, el mango, la pera, la ciruela y las uvas, deben ser prioridad. En lugar de un helado demasiado dulce, los niños podrían ingerir alguna de estas frutas como postre luego del almuerzo.

En cuanto a los vegetales, el aguacate (palta), la zanahoria, el apio, el pepino, las papas y las arvejas (guisante, chícharo) son perfectos ya que no tienen altas concentraciones de carbohidratos. Asimismo, los niños deberían consumir leguminosas como porotos negros (guisantes), lentejas y también garbanzos. Y como el organismo necesita de un aporte diario en proteínas y materias grasas, deben comer platos a base de salmón, langostinos, trucha y lenguado. El yogur, el pollo sin piel, el aceite de oliva virgen y las almendras también son buenos para la salud.

Para adoptar hábitos de vida sanos, es necesario empezar por aprender a comer de manera tal de evitar los picos glucémicos. Alcanza con entender que existen buenos glúcidos, buenas proteínas y buenas materias grasas que es necesario combinar en cada colación o comida. El índice glucémico es un sistema numérico que indica la velocidad a la cual los alimentos ricos en glúcidos se transforman en glucosa y penetran en la sangre.

Guía de alimentos para un mejor rendimiento escolar.

Zanahorias: las zanahorias son ricas en betacaroteno (provitamina A) beneficiosa para las facultades visuales y para el crecimiento. Estas vitaminas juegan también un rol importante en la protección de la piel. Son ricas en fibras y tienen una función reguladora del tránsito intestinal. Son indispensables para el crecimiento y refuerzan el sistema inmunológico.

El betacaroteno se encuentra también presente en las espinacas, el brócoli, el tomate y el mango. Te recomendamos consumirlos crudos.

Manzanas rojas: la manzana roja contiene flavonoides, unos antioxidantes naturales que se encuentran tanto en la pulpa como en la cáscara de esta fruta.

Frutos rojos: los frutos rojos contienen altas concentraciones de antioxidantes. Tienen pocas calorías y son menos dulces que otras frutas con 5 a 10% de glúcidos a excepción de las cerezas que tienen 15% y son ricos en fibras, minerales (especialmente potasio), oligoelementos, vitamina C, B y E. También suman calcio y hierro.

Cúrcuma: la cúrcuma es una fuente de hierro y de magnesio que son dos minerales esenciales. La cúrcuma contiene flavonoides y compuestos fenólicos, pero es la curcumina la que se considera su principal componente antioxidante. También juega un rol en la fabricación de nuevas células, hormonas y neurotransmisores, encargados del impulso nervioso.

Almendras: la almendra es un fruto seco particularmente energético que favorece la creación de nuevas conexiones (sinapsis). Contiene proteínas y lípidos esencialmente compuestos de ácidos grasos mono insaturados y de fibras solubles. Es rica en vitamina E y en vitaminas del grupo B, especialmente B2 y B3, minerales y oligoelementos como fósforo, magnesio, calcio, cobre, hierro y zinc.

Pescado: complementar la alimentación con ácido docosahexaenoico (DHA), un ácido graso esencial poliinsaturado de la serie omega-3, mejora la comunicación entre las células de la memoria en el hipocampo y de esta manera se vuelven más eficaces para decodificar mensajes en el cerebro.


Bases para una buena higiene alimentaria.

- Féculas: panes, pastas, arroz, sémola, legumbres. Incluir algunos de estos alimentos en las comidas para obtener energía, saciedad, mejorar la actividad física e intelectual.

- 3 productos lácteos: consumir tres productos lácteos distribuidos a lo largo del día para un buen aporte de calcio y proteínas además de otras vitaminas y minerales diferentes.

- Frutas y verduras: para un buen aporte de minerales y vitaminas y para combatir la fatiga y evitar el sobrepeso.

- Carnes, huevos y pescado: consumir una o dos veces al día para tonificar músculos y obtener fuerza.

- Calcio y vitamina C: para el crecimiento, la solidez de los huesos y la relajación de los músculos.

- Bajo aporte de glúcidos: Productos de pastelería, dulces y postres, sólo cada tanto y para darse un gusto.

Otros buenos consejos.

- Dormir lo suficiente. El sueño permite fijar los conocimientos adquiridos a lo largo del día. Lo ideal son ocho horas.

- Evita los estimulantes como el té, el café, el alcohol o ciertos medicamentos. En lugar de eso elegir cítricos o kiwis, ricos en vitamina C.

- Practicar deporte. Para dinamizar el cuerpo, liberar el espíritu y ayudar a luchar contra el estrés, lo mejor es la actividad física. Cuanto más distendidos estemos, más ganaremos en concentración y en atención. ¿Lo ideal? Correr una media hora cada mañana.

Un examen puede marcar la gran diferencia para un niño o un adolescente. Te brindamos un ejemplo de menú ideal, previo a un examen en donde se incluyen los mejores alimentos con sus mejores componentes.

- Desayuno:

Té verde ligeramente endulzado.

Pan integral con manteca fresca.

Yogur natural con una cucharada de miel.

Jugo de naranja recién exprimido.

1 rodaja de jamón magro.

- Almuerzo:

Un plato de vegetales crudos con una cucharada de aceite de oliva o aceite de colza.

Muslo de pollo grillado.

Pan integral con un trozo de queso.

Sémola con frutos secos.

Agua.

- Merienda:

batido de banana y mango

yogur natural.

- Cena:

Sopa crema de berros.

Espaguetis a la boloñesa (con poca carne).

Ensalada de lechuga, nueces y trozos de queso Emmental con aceite de oliva.

Agua.

Chocolate negro.

No dejes de tomar en cuenta estos consejos ya que sabemos que una buena alimentación en especial en la niñez, es indispensable para un óptimo desarrollo físico y mental. ¡Vuelve a tu hijo más inteligente con esta alimentación sana y equilibrada y no dejes de compartir!




Aprende a reconocer 5 características de las perso...

Todo el mundo está comiendo plátanos maduros 2 vec...

5 remedios naturales para evitar la flacidez del r...

Cuáles son los valores ideales de presión arterial...


Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste





  









© Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.

Políticas de Privacidad