saludable.guru
Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

Analfabetismo emocional: cuando a nuestro mente le falta corazón

¿Ya te pasó verte superada por una situación con tus hijos que te hizo reaccionar de manera impulsiva porque sentiste que no podías hacerlo de otra forma? ¿Te sentiste alguna vez con miedo, enojada o tan triste, al punto de conducirte de manera arrebatada o desproporcionada haciendo que se complicara aún más tu problema? Entonces, vas a dar un paso positivo, entendiéndote más a ti misma y aprendiendo qué es el analfabetismo emocional.

El analfabetismo emocional, es la incapacidad de sentirnos bien con nuestras propias emociones. ¿Y esto por qué sucede? Pues, bien… surge cuando no logramos desarrollar las habilidades emocionales más básicas, por no haber sido acompañados desde la infancia o por no haber vivido dentro de un entorno que nos transmita estas enseñanzas.

Pero antes de entender sobre el analfabetismo emocional, primero veamos en qué consiste la inteligencia emocional, con la que está estrechamente ligado.

El objetivo de la inteligencia emocional, consiste en favorecer el control y la canalización positiva de las emociones para poder utilizarlas de manera acertada y oportuna. Las reacciones de los padres, a menudo sometidas al estrés y las presiones de la vida diaria, pueden tener un efecto negativo en los niños que terminarán asimilando esta negatividad y la incorporarán como propia.

Sepamos que es posible encontrar maneras más eficaces de lidiar con estos momentos, que en el transcurso de un día, pueden terminar siendo muchos. A partir de ahora, debemos hacer que esos momentos representen la posibilidad de comenzar a trabajar los aspectos que impactan de manera negativa en nuestro entorno y sabiendo que los momentos de enojo no aportan nada bueno, al mismo tiempo que nos restan energía.

La inteligencia emocional significa que las emociones son necesarias, pero sobre todo y especialmente, que debemos hacer un uso inteligente de las emociones para que no paguemos altos costos emocionales y afectivos.

¿Cómo reconocemos el analfabetismo emocional?

Las emociones no se enseñan en la escuela. Es un aprendizaje que los niños asimilan desde que nacen, en función del medio que los rodea y del contacto con otras personas.

Por otra parte, la inteligencia emocional se desarrolla a medida que la vamos utilizando. Es lo que nos permite sentir compasión, ser sociables y tener confianza en nosotros mismos. Es la que nos da las claves para ser felices.

¿Cómo reconocemos a un analfabeto emocional?

Veamos algunas de las características:

- Deseo desmedido de tener siempre razón.

- Fanatismo político, religioso o ideológico. Es el caso de quienes apoyan el separatismo o el racismo, por ejemplo.

- Intolerancia a las críticas.

- Falta de tolerancia.

- Represión, censura.

- Sumisión física, emocional y psicológica.

- Adicciones. (Alcohol, drogas, comida, juego, sexo, etcétera).

- Pesimismo.

- Victimización.

- Violencia.

- Enfermedades crónicas variadas.

No poder expresar nuestras emociones de manera positiva, nos perjudica enormemente en la relación con otros, pero también en cómo nos sentimos como personas.

Asimismo, es importante que como padres logremos mantener controladas nuestras emociones para que podamos transmitirles seguridad y confianza nuestros hijos.

Sepamos escuchar lo que pasa en nuestro interior y conozcamos algunas claves indispensables para tomar conciencia de nuestras emociones.

1) Reconocer nuestras emociones:

En ocasiones tenemos un sentimiento que sabemos que es negativo, pero no sabemos expresar exactamente cuál es. Poder definir nuestras emociones, es un primer paso para poder controlarlas.

2) Aceptar nuestras emociones:

Cuando nos vemos desconcertados por una reacción desmedida ante una situación determinada, muchas veces intentamos negar lo que sentimos. Sin embargo, es muy importante reconocer estos sentimientos. Es posible que nos sintamos avergonzados, pero es necesario enfrentarlos.





3) Controlar nuestras emociones:

Cuando sentimos que estamos a punto de estallar o sabemos que nos va invadir un sentimiento negativo de un momento a otro, detengámonos un segundo a pensar si es el lugar y el momento indicados. Darse tiempo y permiso para expresar un sentimiento, es positivo; pero parte del control de las emociones tiene que ver con elegir dónde y cuándo expresarlas.

4) Expresar nuestras emociones:

Una vez que hemos podido concretar los pasos anteriores, nos sentiremos mejor dejando salir las emociones que nos invaden con total libertad, con la certeza de que no influirán de manera negativa en otros, ni en nosotros mismos.

5) Crear nuestras propias emociones:

Después de la toma de conciencia y de un reconocimiento cabal de nuestras emociones, es posible que en algún momento logremos crear otras positivas que contrarresten el efecto negativo de lo que sentimos. Esto nos hace más fácil la vida tanto a nosotros como a quienes nos rodean.

Generarnos a nosotros mismos sentimientos de empatía, de confianza y de alta autoestima, para que todo fluya a nuestro favor.

Entender nuestras propias emociones, hará que nos resulte más fácil entender las emociones de otros. Todos somos seres diferentes a quienes las cosas no nos afectan por igual, de modo que solidarizarse con los demás también te hará solidarizarte contigo mismo.

Debemos entender que nuestro comportamiento, nuestras actitudes, nuestras respuestas; provocan reacciones en los demás y debemos asumir esta responsabilidad porque eso nos garantizará relaciones armoniosas.

Conocernos a nosotros mismos y aceptarnos es fundamental para permitirnos actuar en la verdad de nuestros sentimientos.

Después de volver de un viaje a nuestro interior, estaremos más dispuestos a respetar nuestros sentimientos y los sentimientos ajenos.

¿Cómo controlas tus emociones? ¿Logras expresarlas en el momento y en el lugar oportuno? Comparte tus experiencias.





Los consejos de saludable.guru son sólo para fines informativos y educativos. saludable.guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste