Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

Ataques de ansiedad: cuando nadie entiende qué te ocurre
Por Guru en Enero del 2019 en Espiritualidad

Seguinos en Pinterest

Si alguna vez sufriste un ataque de pánico, sabemos cuál es tu desesperación: principalmente, el miedo a morir.

Pero antes de que sigas leyendo, queremos decirte que no hay registro en la historia de que alguien haya muerto por un ataque de pánico. Nunca jamás. Eso no va a suceder.

Los ataques de pánico son una señal de alarma que envía el cuerpo sin una razón válida. Es decir, nos ponemos en estado de alerta como si un peligro nos amenazara cuando en realidad no hay ningún peligro. Esto es como que el cuerpo no pudiera registrarlo y entonces, igual reacciona poniéndose en estado de “alerta”, listo para defenderse de un ataque.

Sabemos que es difícil de entender para quienes no lo padecen e incluso lo es para quienes sí lo padecen. Pero las personas afectadas por las crisis de ansiedad, sí que saben lo que esto representa y el malestar y la angustia que generan.

Hablamos de ataque de pánico, cuando vivimos una situación de angustia pensando que algo malo nos va a suceder. La ansiedad y los ataques de pánico no son graves en sí mismos, pero sí pueden ser impresionantes e incluso traumatizantes para la persona afectada y su entorno.

Un ataque de pánico es una manifestación de angustia aguda que genera un estado de terror y aparece ya sea de manera repentina e inesperada o progresiva, y puede durar varios minutos o algunas horas.

La persona siente un miedo intenso que a menudo se manifiesta como miedo a morir o a volverse loco o a tener un ataque cardíaco, debido a una sensación de peligro inmediato con percepciones físicas desagradables como palpitaciones, sudores, temblores y dolores en el pecho. Estos síntomas podemos entenderlos como parte de la crisis de ansiedad, pero las personas que viven en esta situación sienten que su miedo a morir se agrava y creen que están perdiendo totalmente el control de la situación.

En realidad, esto es algo que nos ocurre a todos frente a una situación real de peligro. Nuestra reacción es acelerar el ritmo cardíaco, bombear más sangre, tensar los músculos… Es decir, prepararnos para un ataque. ¡Esto puede salvarnos la vida!

Pero cuando se trata de un ataque de pánico, la reacción de miedo se produce sin que haya ningún peligro a la vista y en realidad el cuerpo está dando una señal de alarma ante algo que no existe.

Estas crisis de pánico se producen de manera espontánea y sin que la persona sepa que fue lo que ella desencadenó. El punto es que este sentimiento de terror se vive como algo muy real y está asociado a manifestaciones físicas y psicológicas extremas.

Y para agravar la situación, las personas que sufren de recurrentes ataques de pánico viven en una ansiedad anticipatoria que se instala junto con el miedo a sufrir un nuevo ataque de pánico. Al no saber exactamente por qué se produce, las personas comienzan a aislarse por miedo a que surja una nueva crisis y entonces comienzan a tener problemas en el trabajo, no salen de sus casas y se generan conflictos familiares.

El trastorno puede estar acompañado muchas veces de lo que se denomina “agorafobia”, es decir, el miedo a encontrarse en lugares de los que podría ser difícil huir u obtener ayuda en caso de ataque de pánico. Algunas personas sólo se limitan a circular dentro de un perímetro restringido o necesitan estar acompañadas de otra persona de confianza para desplazarse incluso dentro de sus propias casas.

Los principales síntomas físicos son:

- Palpitaciones.

- Incremento del ritmo cardíaco (taquicardia).

- Molestias respiratorias con sensación de ahogo.

- Dolor y molestia en el pecho.

- Temblores musculares.

- Malestar general, aturdimiento, vértigo.

- Hormigueo.

- Trastornos en la visión.

- Zumbidos en los oídos.

- Dolor en el bajo vientre.

- Náuseas, vómitos, diarreas.

- Sudor, escalofríos, sofocos.

Trastornos psíquicos.

Los trastornos psíquicos son dominados por ideas negativas en donde la persona percibe todo tipo de catástrofes. Estas ideas están alimentadas al mismo tiempo por los síntomas físicos y la sensación de pérdida de control que se siente. Entre los miedos más frecuentes podemos encontrar:

- Miedo a ahogarse.

- Miedo a desvanecerse.

- Miedo a un ataque cardíaco.

- Miedo a volverse loco.

- Miedo a morir.

Una de las primeras reacciones naturales de cada persona que sufre un ataque de pánico, es adoptar distintos comportamientos como huir del lugar en el que se encuentran con la idea de probarse a sí mismas que están vivas y otros son incapaces de moverse debido al miedo.

En otras formas severas de ataque de pánico, las personas sienten una idea de “despersonalización” o sensación de que su cuerpo no les pertenece.





Desarrollo de la crisis.

Cuando la crisis de angustia comienza a menudo está precedida de un período en el que el grado de ansiedad va aumentando progresivamente y entonces llega el momento en que el ataque de pánico alcanza su punto máximo y los síntomas tanto físicos como psíquicos se hacen evidentes. Las crisis pueden durar varios minutos o algunas horas, durante las cuales los síntomas progresivamente retroceden dejando en su lugar una sensación de fatiga física y psíquica.

La frecuencia de los ataques de pánico puede variar de uno a dos en toda la vida o varios en el día.

¿Qué hacer?

Frente a este potencial peligro que no existe y a la vulnerabilidad de los pacientes, la información en relación a los ataques de pánico es de vital importancia. Es necesario darle seguridad a la persona y a su entorno. Comprender lo que sucede y saber cómo aparecen las manifestaciones físicas de la ansiedad, le permitirá dar un paso hacia adelante en el tratamiento de la ansiedad, de la intolerancia, de la incertidumbre y de la inquietud crónica que las caracterizan.

Cuando un trastorno de ansiedad es identificado, es necesario consultar con un médico para que defina el tratamiento a seguir que por lo general, tiene que ver con ayuda psicológica. ¡No dejes pasar el tiempo! Este trastorno tiene solución.

¿Se puede prevenir una crisis de ansiedad?

Es muy difícil hablar de prevención, pero a medida que vayas conociendo cuál es el origen de estos ataques de pánico, mejor podrás manejar las situaciones que lo generan. Es decir, si tu angustia está relacionada con algo que te altera y te pone “en peligro”, tal vez puedas intentar evitar exponerte a eso. Muchas veces, las crisis de ansiedad tienen que ver con situaciones traumáticas vividas en la niñez que afloran en la etapa de adultos o con hechos del presente como un divorcio, la separación de los padres o la pérdida de un ser querido. En estos casos, requerirás de ayuda profesional para atravesar acompañado estos momentos difíciles.

Botiquín de primeros auxilios.

Esta ayuda momentánea que vamos a darte, sólo es para salir del paso y poder “escapar” de la crisis. No es un tipo de terapia a largo plazo, pero sí puede llevarte algo de tranquilidad.

Realiza esta actividad:

- Busca 5 cosas para ver.

- Busca 4 cosas para tocar.

- Busca 3 cosas para oír.

- Busca 2 cosas para oler.

- Busca 1 cosa para saborear.

O bien puedes tomar un objeto cualquiera y hacer una descripción minuciosa y detallada en voz alta. Esto te permitirá “salirte” de ese lugar de amenaza que genera el miedo.

Es importante tener en cuenta que estos recursos son momentáneos y transitorios, pero también pueden ser una forma de alivio.

¿Ya sufriste una vez una crisis de ansiedad? ¿Conoces a alguien que padezca de este trastorno? ¡No dejes de compartir para ayudar e informar a otros!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste