Noticias sobre ciencia y vida saludable
Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       -> Curiosidades <-

En Bélgica plantarán un árbol por cada bebé que nazca

Las consecuencias del cambio climático están a la vista, por más de que los grandes líderes del mundo miren hacia otro lado. Sabemos que el clima está cambiando y que nos está afectando de manera directa: la ola de calor en Europa, el derretimiento de Groenlandia, el aumento del nivel del mar, las sequías, las inundaciones, las tormentas intensas debido al aumento de las temperaturas en los océanos… Y muchas otras cosas que afectan la vida de todos los seres vivos del mundo.

Ya los científicos se han pronunciado: si no hacemos algo hoy mismo, para el año 2030 las consecuencias de este desastre serán irreversibles. ¡Sólo faltan 10 años!

La madre Teresa de Calcuta una vez dijo: "A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota".

En Bélgica se tomaron al pie de la letra esta consigna y a pesar de que un pequeño gesto parece muy poco en medio de la inmensidad del problema, decidieron tomar una iniciativa que comenzó en la ciudad de Lausana y ahora se trasladó a Bruselas: plantar un árbol por cada niño que nazca.

La ciudad capital creó para este año un programa denominado “plan clima”, que busca sensibilizar a la población sobre el cambio climático y el futuro del planeta. Dentro de este programa, se incluye la idea de plantar un árbol cada vez que nazca un niño en la ciudad. Si se toma en cuenta que en Bruselas se producen 3000 nacimientos por año, estamos hablando de que en ese lapso, se puede obtener como resultado un pequeño bosque.

Creando un lazo afectivo.

La interesante iniciativa, busca al mismo tiempo crear un lazo afectivo con el bosque en el que se convertirá, porque ese árbol que se planta, se siente un poco como parte de nuestro propio hijo. Pensar que el árbol que plantamos representa el nacimiento de un hijo, hace que sea mucho más valioso. Pero los belgas pretenden concientizar al mundo entero, porque entienden que es necesario que todos comprendamos lo que está en juego y que el cambio climático afecta a todos los países por igual. El dióxido de carbono no conoce de fronteras y tiene un impacto en el ecosistema de todo el planeta.

Una vez al año, se dan cita los padres en un bosque comunal, y plantan todos sus respectivos árboles como símbolo de una nueva vida que comienza y que queremos ver continuar. Los bebés, se convierten en “padrinos” de cada árbol y con este gesto tan tierno, contribuyen con su pequeño granito de arena.





Más jóvenes comprometidos.

Pero no sólo en Bélgica se han tomado en serio la cuestión del cambio climático, porque otros jóvenes en Europa, que son los que suelen impulsar grandes cambios, decidieron movilizarse sin necesidad de convocatoria de las ONGs o de los sindicatos, y por propia iniciativa salieron a protestar y a exigir políticas que contribuyan a ponerle fin a la destrucción del planeta.

Desde enero de este año, se ha detectado un derretimiento aterrador de los glaciares del Himalaya y se confirmó que el 2018 fue el cuarto año más cálido de la historia. Como consecuencia, muchos jóvenes estudiantes de entre 12 y 18 años decidieron salir a las calles para pedir a las autoridades que tomen cartas en la urgencia del cambio climático. Holandeses, alemanes, ingleses y franceses; protestaron de manera enérgica y visible.

Incluso más allá, en Australia, un movimiento de jóvenes se opuso a la apertura de una nueva mina de carbón.

Las convocatorias se hacen por medio de las redes sociales y de manera espontánea con consignas que dicen, por ejemplo: “los dinosaurios también pensaban que había tiempo”. Estos jóvenes son plenamente conscientes de que el problema es internacional y a nivel mundial. En países como Australia, se realizan muchos esfuerzos a diario para contaminar menos, pero estos jóvenes han entendido que los cambios tienen que ser a otra escala y así lo manifiestan.

Las nuevas generaciones son las primeras en sufrir realmente los cambios climáticos y las últimas que pueden hacer algo para ponerle fin a esta angustia que termina siendo de todos.

La juventud siempre ha ido a la vanguardia de los cambios, y en ellos depositamos la esperanza de salvar al planeta por medio de sus acciones colectivas. Son conscientes de que tienen una vida por delante y están determinados a vivirla mejor.

¿Qué te parecen estas nuevas iniciativas en relación con los niños y los jóvenes para salvar al planeta? ¡No dejes de compartir!





Los consejos de saludable.guru son sólo para fines informativos y educativos. saludable.guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste