Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

¿Consumes cápsulas de Chía? Estos son los alimentos con los que las puedes reemplazar.
Por Guru en Diciembre del 2018 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

Es cierto que vivir plenamente implica un cambio de mentalidad, pero cualquier transformación, no puede ser completa si al mismo tiempo no cambiamos nuestra manera de alimentarnos. Comiendo sano, ayudamos a nuestro organismo a funcionar mejor… ¡y nos sentimos mejor!

Una forma de introducir alimentos sanos es incorporar a nuestra dieta las semillas, y entre las más nutritivas y con más beneficios para la salud, encontramos las semillas de chía.

La chía es originaria de América del Sur en donde se la considera un super alimento, principalmente porque produce un aceite muy rico en omega 3, un compuesto indispensable para mantener la piel sana.

La chía representa un poderoso cóctel de antioxidantes y fitonutrientes. El aceite de chía es ideal para cuidar y proteger las pieles maduras, secas o sensibles. Combate los radicales libres, favorece la elasticidad de la piel y previene el envejecimiento prematuro. Protege, hidrata y tiene propiedades antiinflamatorias. El aceite de chía es útil en el tratamiento de numerosos problemas de la piel como la psoriasis, el eczema y el acné.

Tiene propiedades nutritivas y reparadoras al mismo tiempo que hidrata y aporta brillo a cabellos opacos y secos.

Dentro de su composición encontramos que las semillas de chía son ricas en ácidos grasos, Omega 3 y Omega 6 pero también en proteínas como calcio, magnesio, aminoácidos, fibras, vitamina B9, minerales y antioxidantes.

En el caso del Omega3, incorporar este ácido graso esencial, es fundamental para la formación de las células y el buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Una alimentación desequilibrada promueve un déficit de Omega3.

Para reemplazar el aceite de semillas de chía, pero al mismo tiempo incorporar este nutriente tan importante, incluye estos alimentos en tu dieta: aceite de hígado de bacalao, semillas de lino, aceite de colza, caballa, salmón, frutos secos, huevos, carnes rojas y vegetales verdes.





El Omega6, que también lo encontramos en el aceite de semillas de chía, tiene la capacidad de reducir el colesterol total y los niveles de triglicéridos en sangre. También, contribuye a mantener los niveles saludables de plaquetas, hace la sangre más fluida y reduce el riesgo de formación de trombos o coágulos.

Además de encontrarlo en el aceite de chía, también puedes incorporarlo a través de los siguientes alimentos: aceite de girasol, semillas de girasol, aceite de cacahuate, margarina de maíz, aceite de soja, aceite de maíz, frutos secos, cacahuates, aceite de palma y aceite de oliva.

Pero las semillas de chía también cuentan con proteínas vegetales y son una excelente opción para las personas que han decidido reducir o eliminar el consumo de carnes rojas.

Tampoco cuentan con gluten, de modo que las personas que son intolerantes a esta proteína, pueden tomar a las semillas de chía como una buena alternativa porque contienen todos los beneficios de los cereales.

Esta composición excepcionalmente rica para una semilla tan pequeña, permite considerar a este alimento un “super alimento” y una fuente de incontables beneficios para nuestra salud.

En el sentido práctico, las semillas de chía contribuyen a:

- Evitar la constipación.

- Mejorar la digestión.

- Brindar saciedad para evitar comer por demás.

- Inducir al sueño, gracias a que el ácido triptófano actúa sobre la serotonina y la melatonina.

- Fortalecer uñas, huesos, cabellos y dientes gracias a su aporte en calcio.

- Beneficiar al corazón por sus “buenos” ácidos grasos.

- Aliviar pruritos y comezón (uso externo).

- Aportar antioxidantes que resultan en la prevención del cáncer, la diabetes, el colesterol y la hipertensión.

- Brindar energía.

¿Cómo consumir semillas de chía?

La cantidad ideal de semillas de chía para los adultos es de una a dos cucharadas al día.

Podemos consumir las semillas simplemente de manera natural, pero también podemos diluirlas en jugo o en agua.

Pero lo más simple es siempre combinar las semillas de chía con nuestras comidas: incorporarlas a una ensalada o a una sopa crema, integrarlas en una receta de pan casero o en nuestros batidos de frutas y vegetales. Las salsas se espesan muy bien incorporando semillas de chía.

¿Te gustaría reemplazar un huevo con semillas de chía? Mezclar una cucharada sopera de semillas con tres cucharadas de agua, dejar reposar al menos 30 minutos, ¡y listo!

Estas una buena solución para reemplazar huevo en caso de que no tengas o que debas evitar consumirlos.

¿Cabellos secos y dañados?

Te damos el último consejo para aprovechar estas semillas maravillosas y que puedas utilizarlas para reparar tu cabello.

Masajea tu cabello con aceite de chía, insistiendo puntualmente en las puntas o en las zonas más dañadas. Envuelve tu cabello con una toalla caliente y deja actuar 30 minutos o de ser posible toda la noche. Por la mañana, lava normalmente. ¡No podrás creer los resultados!

¿Conoces otros usos para las semillas de chía o para el aceite de chía? ¡Comenta y comparte!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste