Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

5 Razones para comer frijoles al menos una vez a la semana. No podrás parar de comerlos.
Por Guru en Enero del 2017 en Buenos Hábitos

Los frijoles o porotos constituyen un alimento muy antiguo y que ya se cultivaba y se consumía en Guatemala y México unos 7000 años a. C.

Cuando los colonizadores llegaron a América tuvieron la oportunidad de conocer frutas y verduras que en Europa no se cultivaban e introdujeron muchos cultivos autóctonos, entre ellos, los frijoles.

Esta leguminosas se caracterizan por sus altos niveles de proteínas e hidratos de carbono complejos como así también por las fibras, vitaminas y minerales. Pueden consumirse frescos o secos pero siempre cocidos.

Los porotos o frijoles contienen proporciones importantes de proteína y de hidratos de carbono y estos últimos son esencialmente los que más predominan a es que muchas legumbres frescas en donde los azúcares simples son los que preponderan.

Constituyen una buena fuente de vitaminas C, B1, B3, y B9; y provee una cantidad interesante de hierro, calcio, potasio, manganeso, magnesio y zinc.

Las fibras de los frijoles alcanzan los 5 g por cada 100 g, mientras que la media en las legumbres frescas se sitúa entre los 2 y 3 g por cada 100 g. Es decir, tienen un tenor que supera a las legumbres habituales y se componen básicamente de celulosa, hemicelulosa, y pectina.

Tanto los frijoles blancos como los negros o como los rojos pertenecen a la misma familia y cuentan todos con las mismas propiedades.

¿Cuántas veces a la semana comes frijoles?

Si la respuesta es más de dos veces a la semana entonces estas almacenando nutrientes, vitaminas y minerales para combatir muchas enfermedades, pero si la respuesta es no, deberías incorporar estas legumbres nutritivas y saludables al menos una vez a la semana.

¿En qué consisten concretamente los beneficios de los frijoles? Aquí tenemos algunas respuestas.

1) Diabetes: Varios estudios asociaron el consumo regular de leguminosas con ciertos beneficios como el mejor control de la diabetes ya que ayudan a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre.

2) Cáncer de colon: Los antioxidantes de los frijoles pueden funcionar como un “antídoto” para revenir el cáncer colorectal. Asimismo, tiene incidencia sobre los tumores intestinales. Según un estudio llevado a cabo en Sudáfrica, en la Universidad Potchefstroom, las personas que consumen frijoles reducen casi en un 65% las probabilidades de desarrollar tumores intestinales.

3) Combate la anemia: Los frijoles blancos y rojos son una excelente fuente de hierro, en especial para las mujeres.

Cada célula del cuerpo contiene hierro, un mineral esencial para el transporte de oxígeno y la formación de glóbulos rojos en la sangre. También juega un rol en la fabricación de nuevas células, de hormonas y de neurotransmisores, que son los encargados de los impulsos nerviosos.

Es para destacar, que el hierro que contienen los alimentos de origen vegetal se absorbe menos que los que origen animal.

La vitamina C contribuye a absorber mejor el hierro de los vegetales.

4) Favorece el desarrollo de los fetos: Los frijoles son una excelente fuente de folato, es decir, de vitamina B9 y participa en la producción de todas las células del cuerpo, incluso de los glóbulos rojos.

Esta vitamina participa en la producción del material genético, del funcionamiento del sistema nervioso y del sistema inmunitario. También ayuda en la cicatrización de heridas y llagas.

Los embarazos demandan una mayor producción de células y el consumo de frijoles representa un aporte vitamínico importante para el normal desarrollo del feto.

5) Favorece la flora intestinal: Algunos glúcidos presentes en los frijoles, como los oligosacáridos o el almidón resistente, podrían tener efectos benéficos para la salud intestinal.

Los oligosacáridos, son glúcidos que provocan flatulencias en personas poco habituadas a consumir leguminosas. El almidón resistente constituye una parte del almidón total de los frijoles secos y cocidos. Al igual que las fibras alimentarias, puede resistir la digestión y evita de esta manera ser absorbido por completo por el intestino delgado.

Como una ventaja adicional, estos compuestos pueden favorecer el desarrollo de bacterias intestinales benéficas y ayudar a limitar las perjudiciales.

Un dato importante: Te recomendamos ponerlos en remojo un día antes de cocinarlos, con el fin de prevenir la inflamación.

Como podemos ver, los frijoles representan un alimento muy completo con muchos beneficios para el organismo.

¿Conoces a alguna futura mamá a la que le vendría bien conocer esta información? No dudes en compartirla.



Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste





  




Saludable.Guru en tu celular






























© Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.

Políticas de Privacidad