Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

4 comportamientos ajenos que pueden tener consecuencias negativas en vos
Por Guru en Junio del 2019 en Espiritualidad

Seguinos en Pinterest

“El derecho de decirlo todo, no le pertenece a nadie”, dijo la escritora Anne Barratin. A mi entender, resumió en pocas palabras eso que muchos hacen cuando hablan sin saber y encima, se creen con derecho a hacerlo.

Pero no sólo hablan sin saber sobre temas generales o cuestiones de la vida diaria, sino que también creen poder hablar de otros sin conocer cuál es la realidad de cada uno, algo que nos lleva a caer en dos cosas desagradables: la indiscreción y la calumnia.

La indiscreción en primer lugar, porque nadie tiene derecho a revelar cuestiones que tienen que ver con nuestra privacidad y nuestra intimidad o con cosas que simplemente no queremos comentar con nadie. Y en segundo lugar, fácilmente estas personas caen en la calumnia, porque cuando no tienen nada para decir inventan de manera descarada.

Para afrontar este problema, una vez más debemos recurrir a nuestro autocontrol y nuestra capacidad de dejar atrás lo que nos dañe.

La indiferencia es siempre la mejor arma contra estos seres viles y rastreros que sólo buscan importunarnos. Cuando las personas tenemos tranquilidad de espíritu y de conciencia siendo como somos, ningún comentario malintencionado, ni ninguna actitud mezquina puede movernos del eje.

Todos sabemos hasta qué punto lo que otros piensen o digan puede ser difícil de enfrentar y que tanto nos puede afectar. Los seres humanos somos seres sociales que evolucionamos en conjunto y cada uno siente el impacto de otro sobre sí mismo. Es lógico que la mirada de otros nos preocupe. Es por eso que la fuerza de voluntad de ignorar lo que otros dicen, es nuestra mejor arma para no caer en el juego de quienes intentan provocarnos con sus dichos malintencionados.

Son varios los comportamientos ajenos que pueden tener consecuencias negativas en nosotros. Vamos a ver algunas de esas actitudes y encontrar soluciones para que no nos afecten.

1) Los chismosos.

El “qué dirán”, ya nos afectó demasiado tiempo y llegó el momento de “soltarlo”. A pesar de todos los esfuerzos que puedas hacer, nada hará que las personas dejen de hablar o de inventar cosas, si desean hacerlo.

Es preferible dirigir esa energía a cosas sobre las que tienes poder de decisión, como por ejemplo, tú mismo.

Por lo general, los chismes y las habladurías sólo tienen un fin: les permiten a las personas que practican este “deporte” llenar sus vidas con las vidas de otros, porque no tienen nada interesante para contar.

Su propia existencia y las cosas que les interesan, no son suficientes para hacer que una conversación sea entretenida e interesante, y entonces para mantener la atención de su interlocutor, hurgan en la vida de otros e incluso se permiten algunas fantasías salidas de su propia imaginación.

Pero como a toda cosa negativa podemos encontrarle un costado positivo o beneficioso, pensemos que para algunas personas tu vida genera interés y toma esto como una motivación para hacer que sea aún más interesante.





2) Los celosos.

Tal vez seas una de esas personas especiales que progresa y que genera celos por parte de otros. Tan simple como eso.

Con este grupo que suele ser el más abundante, podemos tomar la determinación de ignorarlos, pero hay algo todavía mejor… Y es el hacerles comprender que tú no les estás quitando nada.

No por el hecho de que tengas proyectos y busques la forma de cumplirlos, deberías relegar tus aspiraciones porque otros no pueden alcanzar ese mismo objetivo. Tus logros y tu determinación, no dependen de nadie más que de ti. No se los debes a nadie y no debes justificarte ni sentirte culpable por tener proyectos y que éstos se realicen.

Esta actitud mezquina por parte de otros nunca debe detenerte. Jamás dejes de perseguir tus sueños o de concretar tus deseos, porque otros no pueden hacer lo mismo y se sientan celosos o envidiosos de tu situación. Al contrario, ¡esto debería animarlos a esforzarse para concretar sus propios sueños!

3) Los pesimistas.

¿Ya encontraste personas que te dicen que tal o cual cosa no puede ser posible y en consecuencia, te hacen dudar? Pues bien, la mejor forma de saber si tienen razón es intentándolo.

Está bien escuchar la opinión de personas experimentadas, que saben de lo que hablan y que las conocemos como bien intencionadas; pero no debemos confundir un consejo oportuno con un intento de desmotivación. La intención detrás de cada una de estas actitudes no es la misma, y para tu bien debes intentar discernir de cuál se trata.

Si ya pudiste identificar quienes son esas personas que permanentemente intentan desmotivarte, aléjate de ellas. Sólo influyen en negativo y te impiden concretar tus proyectos.

Estas personas también hablan sin saber y en este sentimiento de pesimismo se mezclan una cuota de envidia y otra de celos.

Si estás convencida, si tienes los objetivos bien fundados y los riesgos y los beneficios potenciales claros, entonces no te dejes desanimar por este tipo de personas.

Debemos tener claro que siempre encontraremos a alguien dispuesto a emitir una opinión escéptica o negativa sobre las ideas de otro, pero también es cierto que no hay nadie mejor que tú misma para saber qué tan posibles son tus proyectos y cómo llevarlos a cabo.


4) Los fatalistas.

Otro grupo que siempre aparece y que habla sin saber, son los fatalistas. Siempre encontraremos a esta gente negativa que ve todo negro y que si por ellos fuera, todavía no se habría inventado la rueda.

Convéncete a ti misma de que el espíritu que le pones a tus proyectos, a los objetivos a los que apuntas, la forma en la que piensas llegar a concretarlos, no es necesariamente perceptible o comprensible para otros, por lo tanto… ¡Déjalos que hablen!

Algunos creen que el mundo entero está en su contra, que nada puede salir bien, que nada puede mejorar… Estas personas fatalistas que permanentemente hablan de lo malo, sólo atraen lo malo.

Además de ignorarlos, les estarás dando una lección de optimismo cuando pongas en marcha tus planes pensando que todo es posible si al menos se lo intenta. ¿Y qué importa si al final no salió del todo bien? De esa experiencia habrás obtenido una enseñanza que te permitirá mejorar la próxima vez y así obtener mejores resultados.

Como conclusión podemos hacer un balance. Por un lado, no caer en la paranoia de pensar que todos están hablando sin saber, o que tienen malas intenciones. Debemos saber relativizar. Por otro lado, la mayoría de nosotros estamos rodeados de personas que nos quieren bien y nos desean lo mejor y estas personas tóxicas sólo son un grupo reducido.

Avanza sin preocuparte del “qué dirán”, ignora a las personas negativas y sigue adelante con tus proyectos más ambiciosos. Deja que hablen los que no tienen nada mejor para hacer, porque tú sabes a dónde vas y tienes claro lo que has elegido. ¡Y eso es lo que importa!

¿Ya encontraste personas como estas a lo largo de tu vida? ¿Cómo resolviste la situación? ¡Comparte con otros tus consejos!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste