Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

10 Consejos para disfrutar de la vida que puedes poner en práctica hoy mismo.
Por Guru en Noviembre del 2018 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

La mayoría de las personas pasan al lado de sus vidas. ¿Qué significa esto? Simplemente, que viven dejando de lado lo esencial y no permitiéndose disfrutar de lo importante. Esto equivale a tener una especie de vida paralela apartada de las cuestiones cotidianas.

Podemos afirmarlo cuando descubrimos cuáles son las cosas que las personas que llegan al final de sus días lamentan más: haber trabajado demasiado y no haber disfrutado suficiente de la familia, no haber expresado sus verdaderos sentimientos, no haber forjado amistades sólidas y duraderas, no haberse permitido hacer cosas para sentirse dichoso o no haber perdonado.

Para que no lleguemos algún día a tener que lamentar todo esto y pensar que tendríamos que haber aprovechado mejor de nuestra vida y tendríamos que haber hecho otras cosas, repasemos cuáles son los consejos que nos darían estas personas para poder aprovechar el tiempo y no lamentarlo después.

1) Recuperarse a uno mismo.

Si aparece la tristeza en tu vida, es porque tal vez le estés dando demasiada importancia a situaciones que están fuera de tu alcance o fuera de tu control. Intenta identificar qué es lo que puedes controlar examinando ciertos aspectos de tu vida. El trabajo combinado con las obligaciones familiares y las relaciones sociales con tu condición física, son los principales elementos a los que hay que prestarles atención y sobre los que debemos actuar. Concéntrate en esto y olvida lo superfluo.

2) Aprende a respirar.

Desde que nacemos aprendemos a respirar. Es un acto reflejo que obviamente, no necesita aprendizaje. Pero puntualmente nos estamos refiriendo a un tipo de respiración funcional en momentos difíciles o estresantes que debemos practicar varias veces al día. Respirar lenta y profundamente.

Este simple ejercicio te traerá calma y distensión. Éstos sentimientos son esenciales para afrontar las pequeñas dificultades cotidianas y puedes ayudarte realizando un curso de yoga o con la meditación, en donde son fundamentales las técnicas de respiración.

3) No quieras hacer todo al mismo tiempo.

La rutina es como una montaña gigante que nos proponemos escalar todos los días. Y cuando al final del día no alcanzamos la cima, entramos en un estado de estrés y de enojo que es la antesala a los estados depresivos, los ataques de pánico, la ansiedad y la sensación de que no podemos hacer nada bien.

¡Nada de eso! Tal vez tus objetivos son demasiado ambiciosos y necesitarías un día de 100 horas para poder concretarlos. Prepara una lista estableciendo tus prioridades y tacha cada tarea a realizar una vez que la hayas cumplido. Contempla dentro de esta lista momentos para almorzar, para descansar y distenderte. Al mismo tiempo, intenta disfrutar de cada cosa que vas haciendo.

4) Acepta desafíos.

Cuando nos decidimos a vivir intensamente, la vida se convierte en un recorrido de exploración. No temamos a los cambios y a los imprevistos porque ellos harán que ampliemos nuestra visión sobre el mundo. Es una especie de entrenamiento. Tal vez tropieces, tal vez encuentres obstáculos… En ese caso, simplemente levántate, utiliza el incidente como experiencia y supéralo.

Esto te permitirá aprender a conocerte mejor y estarás orgulloso de ti mismo. Definitivamente, aceptar desafíos y correr riesgos es una hermosa recompensa para nuestros esfuerzos.

5) Elimina de tu vida la culpa.

La sensación de culpa es un veneno para la existencia. Puede sonar fuerte hablar de “veneno”, pero este sentimiento que afecta mayormente a las mujeres, es un obstáculo que hay que eliminar a toda costa. Nos sentimos culpables de disfrutar, nos sentimos culpables de no haber actuado de manera perfecta, nos sentimos culpables de dedicarnos tiempo a nosotras mismas… ¡Esto no es justo!

Las mujeres hacemos mucho por todos los que nos rodean y no lo lamentamos, porque es lo que elegimos, pero también necesitamos “recargar baterías” dándonos tiempo a nosotras mismas y disfrutando de las cosas que nos gustan.

En resumen, la culpa es una cárcel en donde se instalan la vergüenza y la falta de autoestima. ¡Libérate de estos sentimientos que arruinan tu vida!

6) Toma aire.

No es necesario emprender un largo viaje y llegar al fin del mundo para descubrir cosas hermosas. Aprendamos a explorar lo que hay a nuestro alrededor. Descubramos la ciudad en la que vivimos, los productos regionales, la naturaleza del lugar en el que nos movemos.

Disfrutemos de esto en familia o con amigos. ¡Salir y respirar!





7) Realiza actividad física.

La actividad física realizada de manera regular, nos brinda salud desde lo físico y libera la hormona de la felicidad. No es necesario inscribirse en un curso de entrenamiento físico o practicar un deporte específico. Simplemente caminar, andar en bicicleta o salir a correr por el parque, puede ser suficiente.

Intenta desprenderte un poco del vehículo, vístete con ropas cómodas, zapatos deportivos y emprende una caminata rápida y sostenida.

Esta simple actividad te ayudará a perder peso y a sentirte mejor.

8) Simplifícate la vida.

Elimina de tu casa objetos innecesarios, viejos, dañados y que te cansan sólo al mirarlos. En cualquier lugar de tu casa que detengas la vista, encontrarás algún objeto que ya tiene muchos años y que no tiene ninguna utilidad. ¡Esto irrita y mucho! En algunos casos, cuantas más cosas posees, más preocupaciones tienes.

9) Combate el aburrimiento.

Reír más es la mejor arma para combatir el aburrimiento. Rodéate de gente que te haga reír y que te haga sentir bien. Mira una película cómica, lee libros de humor y adopta una actitud positiva hacia los demás. Éstos pequeños gestos eliminarán las malas ideas y los sentimientos de angustia.

10) Organiza salidas y paseos.

Come y bebe lo que te gusta, ¡pero sin excesos, obviamente! Encuentra tiempo para salir, para ir al cine, para jugar en la nieve con tus hijos o tus nietos. Organiza encuentros y reuniones simples y espontáneas. Las cosas hechas a último minuto, matizan nuestra rutina y muchas veces se disfrutan más que las organizadas con mucho tiempo de antelación.

Frecuentar a la gente que quieres te hará sentir bien, porque dar y compartir forma parte de las grandes satisfacciones de la vida.

Otros consejos.

¿Puede representar un cambio importante en tu vida un consejo tan sencillo como “aprende a decir no”? Mira esta interesante lista de cosas simples y cotidianas.

- No critiques ni juzgues. Simplemente escucha y observa.

- Escucha a tu intuición.

- Encuentra una pasión y dedícale al menos una hora por semana o unos minutos al día.

- Aléjate de los pesimistas.

- Sé amable.

- Sé audaz.

- Aprende a decir no.

- Celebra tus victorias por muy pequeñas que sean.

- Realiza una lista de tus deseos más locos. Consérvala y léela cada tanto.

- No te preguntes “por qué” si no por “cómo”.

- Deja de pensar que tienes que demostrarles algo a los demás.

- Aprende un nuevo idioma.

- Pregúntate qué harías si estuvieras seguro de no fracasar.

- Duerme al menos siete horas al día.

- Ayuda a alguien al menos una vez al día.

- Toma fotos.

- Actúa sin esperar la perfección. La perfección no existe. Haz lo que quieras hacer y nada más.

- No reveles tus planes hasta que no estén casi concretados.

- No tengas prejuicios. Piensa desde el principio que la gente es honesta.

- No mientas.

- Háblate a ti mismo en voz alta y con firmeza.

- No hagas a otros lo que no te gustaría que te hagan.

- De tu pasado, conserva sólo lo mejor.

- Alégrate de la felicidad y los éxitos ajenos.

- Reemplaza un mal hábito por uno bueno.

- Atrévete a preguntar.

- Organiza un viaje aún si no puedes concretarlo en breve.

- Diles a tus hijos que los quieres y que estás orgulloso/a de ellos.

- Interésate por los demás. Escúchalos.

- “Suéltate el pelo”. Libérate. Vuélvete imprevisible durante algunos minutos.

- Déjate llevar por la primera impresión.

- Habla con tus hijos. Trata de ver las cosas desde su óptica.

- Desarrolla la empatía.

- Al final del día, visualiza tus grandes y pequeños logros.

¿Te gustaron estos consejos? ¡No dejes de compartirlos con otros!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste