Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

Cómo detectar a una persona envidiosa y por qué te enferman.
Por Guru en Enero del 2017 en Espiritualidad

A lo largo de nuestra vida encontraremos personas de todo tipo y aunque nunca quisiéramos tener que lidiar con ellas, difícilmente podamos evitarlas. Son; las personas tóxicas.

Entre esas personas tóxicas se esconde una que logra disfrazarse bien en un primer momento y que son, los envidiosos.

Cuando le cuentas algo bueno que te sucede a alguien, ¿notas que no se alegra? ¿O te hace comentarios negativos? La envidia domina de tal manera a estas personas que son incapaces de desarrollar una satisfacción genuina por algo bueno que les sucede a los demás, y a veces no pueden disimularlo. Se les nota.

Los envidiosos están pendientes de tus asuntos más que tú mismo, y al mismo tiempo, no te desean nada bueno.

Puede ser alguien cercano o muy cercano e incluso, un miembro de la familia. Y no sólo no puede reconocer que es envidioso, sino que hará todo lo posible por perjudicarte.

Ataca tu autoestima, te denigra y busca humillarte con cualquier recurso que tenga a mano. Te afecta físicamente y emocionalmente y sólo ve lo negativo que haya en tu persona. ¡Estas personas enferman!

El envidioso también suele ser celoso y sus celos alcanzan al punto de sufrir si te ve tener éxito en algo.

Su inseguridad y el hecho de no sentirse bien consigo mismo lo llevan a sabotear tus esfuerzos por llevar una vida feliz y productiva.

Por todo esto, es muy importante saber reconocer a los envidiosos para mantenerlos lo más lejos posible.

Estas son algunos de los indicios que te llevarán a detectarlos fácilmente.

1) Habla a tus espaldas: El envidioso no pierde oportunidad de hablar mal de ti cuando no estás presente, porque claro… difícilmente haga manifiesta su envidia en tu presencia. Lo único que le queda es ensuciar tu reputación y tu imagen frente a otros y esconderse detrás de su cobardía.

2) Se compara contigo: Sin manifestarlo abiertamente, el envidioso se compara contigo y compite con cualquier cosa que hagas o digas. Y dentro de su comparación, siempre sale ganando porque se convence de que es mejor que tú. En su necesidad por contentarse, no duda incluso en expresarse citando cosas que alguna vez hayas dicho y de esa manera, convencerse de que es mejor que tú.

3) Se obsesiona contigo: Esta persona se informa de todos tus movimientos y está al tanto de todo lo que haces. Toma nota de todo eso y luego lo utiliza para criticarte, copiarte o utilizarlo en tu contra de alguna manera.

4) Te imita: ¡El envidioso te copia en todo! ¿Te compraste una nueva camisa? En unos días el envidioso tiene puesta la misma o una parecida. ¿Cambiaste de peinado? El envidioso también cambia de peinado. ¿Tienes un nuevo proyecto? De pronto ese proyecto también se convierte en proyecto del envidioso. No fue casualidad aunque te lo haya parecido. Es la forma de proceder del envidioso que no soporta ver que te destaques en algo.

5) Te humilla: ¿Ya te pasó esto muchas veces con alguien en particular? Puede ser un signo revelador que muestra que el envidioso te envidia al punto tal de ensañarse contigo atacándote y humillándote frente a otros.

Esta actitud es una de las que más pone en evidencia a las personas envidiosas que no puede evitar hacerte sentir menos.

6) Te insulta de manera disimulada: Una de las cosas que más perturba al envidioso es que otros te hagan cumplidos o que te halaguen por alguna cosa en la que te destaques. En este caso opta por algunas de estas acciones: O bien intenta minimizar tus logros con comentarios que disfraza de “bromas”, o bien esconde su frustración y te hace cumplidos totalmente falsos que en verdad no siente.

7) Te ignora: Este es uno de los puntos más altos en la escala de la envidia, porque cuando el envidioso no puede ni burlarse, ni reírse de ti; intenta hacer como que no existes y te ignora e intenta hacer como que no existes apartándote y aislándote aun cuando no le hayas dado motivos para hacerlo.

8) Es falsa: La persona tóxica envidiosa nunca te hará un halago sincero, pero algo a lo que debes estar atento es a su exagerado entusiasmo por felicitarte por algo que en realidad no merece tanta importancia.

Para cubrir mejor sus celos y su envidia se excede en halagos y te adula de manera desproporcionada. Esto debe ser un signo de alarma que debes tener en cuenta.

9) Es violenta: Cuando la envidia y los celos alcanzan límites extremos y ya no pueden ser disimulados ni asumidos, el envidioso muestra su lado más oscuro.

El resentimiento y la rabia terminan por sacar su lado violento y aparece la agresión física. Los ataques verbales, generalmente en público, se multiplican y aumentan llegando a una violencia insoportable.

Una vez que se alcanzó esta instancia ya no estamos muy lejos de llegar a la violencia física y en estos casos tomar distancia de manera definitiva es la mejor opción. Protégete.

10) Saquemos provecho: ¿Conoces el arte marcial Aikido? Se trata de un arte marcial que se basa en utilizar la fuerza del enemigo en su contra. En el caso del envidioso podrías aplicar el mismo concepto y valerte de la idea de que si alguien ve en ti alguien para imitar, es porque estás generando algo tan bueno al punto de que otros también querrían tenerlo. ¡Hasta podría incluso ser positivo!

¿Cómo impedir que el envidioso nos afecte?

Está bien claro que tener cerca a alguien con estas características no puede representar ningún beneficio para nuestra salud mental y emocional y que tomar distancia parece la mejor opción; pero como siempre queremos agotar todas las instancias, tal vez algunas sencillas actitudes de tu parte puedan marcar una diferencia.

- Intenta no darle importancia. El envidioso no puede quitarte el sueño y distraerte de tus objetivos.

- No confrontes. El envidioso no dejará de serlo porque le eches en cara ser envidioso. Es una pérdida de tiempo y energía.

- Acostúmbrate a su presencia. Algunas veces no podemos alejarnos del todo de estas personas porque son parte de la familia o estamos obligados a verlos todos los días en el ambiente laboral. Ocúpate de tus cosas y trata de no tener ningún tipo de relación más que lo estrictamente necesario.

- Sé discreto. La distancia física debe estar acompañada de la emocional, de modo que no le hagas confidencias ni le cuentes tus proyectos. Seguramente tienes a tu alrededor gente de confianza con quien hablar.

- No hables de ellos. Mantente alejado físicamente y emocionalmente.

- Perdona y sé tolerante. Si la situación no ha llegado a mayores, prueba el beneficio personal del perdón. ¿Sabes que perdonar alivia el alma y esto repercute en nuestra salud? Vivir con rencor enferma. Las preocupaciones suelen somatizarse y provocan enfermedades que definitivamente no queremos padecer.

Ante todo, tengamos presente que la persona envidiosa, es una persona que sufre; pero también sepamos que esto puede repercutir en nuestra salud porque los seres humanos somos básicamente seres sociales y siempre buscamos llevarnos bien con los demás.

Si no puedes llegar a este punto con el envidioso, es mejor alejarse sin más explicaciones. Es la mejor forma de no verse afectado.



Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste





  




Saludable.Guru en tu celular






























© Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.

Políticas de Privacidad