Saludable.Guru
Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Curiosidades       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Felicidad

Si cometes algunos de estos errores, podrías estar malcriando a tus hijos. ¡No lo hagas!
Por Gastón para Saludable.Guru en Enero del 2017 en Buenos Hábitos

Un dicho popular dice, “Qué bien se crían los hijos ajenos”. Claro, porque siempre que vemos a un niño hacer una rabieta o adoptar una actitud intransigente de esas que alteran a cualquiera que tengan cerca, pensamos que siempre tenemos la solución sobre cómo se debería manejar la situación. Y posiblemente así sea, porque cuando no tenemos que involucrarnos emocionalmente con los niños en cuestión somos capaces de tomar mejores decisiones. En cambio, si la rabieta la protagoniza alguno de nuestros hijos… todo se ve diferente.

Pero criar y educar a un niño es como hacer dieta: siempre se puede volver a empezar y es necesario ir paso a paso.
En determinadas ocasiones la situación nos supera y por mucho que sepamos que debemos decir “No”, o que impera ser más enérgicos, no logramos imponernos. En cambio, en otras circunstancias tal vez nos reprochemos haber sido un poco intolerantes o demasiado rígidos.



¿Qué hacer?

Sabemos que no es fácil, pero estamos seguros de que el amor de padres te hará actuar de la mejor manera y que en caso de haber cometido un error, siempre está la oportunidad de corregirlo.

Para que tengas una guía sobre cómo actuar en algunas ocasiones, te dejamos cinco consejos que pueden serte de utilidad y que fueron brindados por la niñera profesional Enma Jenner, conocida por su programa de televisión en el que frecuenta casas de padres que no pueden lidiar con sus hijos y requieren de su ayuda.

Enma Jenner destaca cuáles son los errores que con más frecuencia cometen los padres en relación a la crianza de sus hijos.

1. Justificar comportamientos inadecuados en los niños

Este parece ser uno de los principales errores de los padres que tienen hijos malcriados; no poder admitir que sus hijos están teniendo conductas inapropiadas e intentan justificar todo lo que hacen con frases simples como “aún es pequeño y no comprende” o “todos los niños hacen lo mismo”. Esto sólo evidencia la incapacidad de los padres para resolver conflictos planteados por sus hijos y hace que estas conductas sean vistas por ellos como actitudes normales, convirtiéndose en algo muy difícil de erradicar.

Es necesario cambiar inmediatamente este hábito que no beneficia a nadie, en especial a los propios niños y optar por expresiones como “sé que puedes comportarte mejor” o “me gusta cuando me ayudas en casa”.
 
2. Dar mucha prioridad a lo que el niño exige

Todos queremos darles a nuestros hijos lo mejor e incluso muchas veces comparamos su infancia con la que nosotros mismos vivimos; y entonces aparece el tan escuchado “quiero darle lo que yo no tuve”. Error.

Responder a los requerimientos de los niños con objetos tal vez sirva para calmar nuestra culpa si debemos estar fuera de casa durante muchas horas lejos de ellos, pero lo más probable es que estas exigencias por parte de ellos estén más ligadas a requerimientos de tipo emocional y a la necesidad que tienen de llamar nuestra atención.

3. Temer a los hijos

Demostrar quién tiene la autoridad muchas veces se confunde y los padres sin darse cuenta adoptan la posición de los hijos y viceversa. Es decir, ellos toman la delantera y asumen “el mando” de la situación utilizando los clásicos recursos de hacer berrinches o llorar para lograr sus objetivos. Esto nos pone en una situación de miedo a que “nos extorsionen” montando una escena en público y eso hace que cedamos a sus requerimientos.

Al hace esto, automáticamente les estamos dando el poder y las herramientas para que la conducta se repita permanentemente. Es necesario establecer pautas claras de quién está a cargo de quién, convencernos de que somos nosotros como adultos quienes cumplimos ese rol y finalmente demostrar con actitudes a los niños qué papel desempeña cada uno.

4. Sobreproteger al niño

Se dice que “de los errores también se aprende”, y es verdad. En nuestro afán por hacer el camino más fácil a nuestros hijos, tratamos de ir cubriendo sus necesidades a medida que van surgiendo sin darnos cuenta de que ellos necesitan aburrirse, frustrarse y enojarse para desarrollar sus personalidades y las capacidades de generar soluciones a los conflictos.

Resolver sus problemas por ellos sólo hará que se conviertan en adultos caprichosos e intolerantes, incapaces de asumir un fracaso o de controlar sus emociones.

5. No permitir que otros los regañen

Las épocas han cambiado y no todo evolucionó para bien. Cuando éramos niños, recibir una reprimenda por parte de un maestro no sólo no estaba bien visto, sino que asumíamos la responsabilidad del error cometido, pero seguramente habrás escuchado de casos en donde los padres no toleran que se les llame la atención a sus hijos, transmitiéndoles un mensaje confuso en cuanto a quién está a cargo de las situaciones. En caso de que los niños estén a cargo de un maestro, la niñera o sus propios abuelos, debe quedar bien claro que los adultos deben ser respetados al igual que las decisiones que tomen y acompañar esta aclaración con la idea de que esto es por su seguridad y protección.



Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste





  


Saludable.Guru en tu celular