Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

10 formas de levantarse de la cama cuando la depresión nos domina.
Por Guru en Noviembre del 2018 en Espiritualidad

Seguinos en Pinterest

Las personas que sufren de depresión suelen experimentar todos los síntomas que este problema pueda tener: Desgano, cansancio, insomnio, tristeza, aumento de peso o pérdida de peso y muchos más. Quien lo vive o lo ha vivido, sabe de lo que estamos hablando.

La vida cuando se sufre de depresión no es fácil y ya desde la mañana, sentimos que salir de la cama demanda un esfuerzo que pensamos no podremos hacer. Levantarse cada día es un reto y un desafío.

A veces, los síntomas se polarizan y van de un extremo al otro. Pasamos de no poder dormir a dormir más de lo debido y entonces nuevamente levantarse para comenzar un día que parece vacío y sin esperanzas, es casi imposible.

Pero quienes han podido superar este mal trance que es otra prueba más como tantas a las que nos enfrentamos en nuestra vida de adultos, nos brindan sus consejos y nos dicen que establecer una rutina para levantarnos puede ser el primer paso para la cura.

1) Siéntate. Enfrenta este primer desafío.

Empieza con este simple paso. Sentarte en la cama y tomarte unos momentos para poner en marcha las siguientes etapas de tu rutina.

2) Desayuno. ¿Qué me gustaría desayunar?

El desayuno puede ser un motor propulsor en nuestra cabeza, porque ya nos pone en la situación de pensar en algo que nos guste.

Una taza de café humeante, unos huevos revueltos, pan tostado, jugos de fruta… Puede que tu estado te haya quitado el apetito, pero pensar que el desayuno es la comida más importante del día, es un incentivo para comenzar el día.

Además, en caso de que debas tomar medicamentos, siempre es mejor hacerlo con algo en el estómago.

3) Una alarma para levantarse… pero bien lejos.

Una manera de ayudarse a establecer rutinas es utilizar la clásica alarma. Establece una alarma o varias alarmas en tu teléfono móvil o en el reloj despertador y colócalos lejos de su alcance. No tendrás más remedio que levantarte a apagarlos.





4) Concéntrate en lo que te rodea.

Sabemos que el principal problema de las personas que han caído en la depresión consiste en no poder encontrar sentido a sus vidas, pero, aunque no lo creas, si te sientas a pensar en todo lo bueno que te rodea, vas a encontrar muchas cosas positivas en las cuales pensar.

Un ejercicio útil para muchos consiste en escribir 10 cosas por las cuales estar agradecido o cosas que hayas hecho bien. No necesitas ponerte a pensar en cosas muy profundas: una taza humeante de café, una ducha caliente, un día radiante de sol, ordenar la biblioteca, arreglar el jardín… Estas son cosas que podemos agradecer cada día. Y lo bueno, es plasmarlo por escrito ya sea al momento de levantarte o bien, leer tus cosas positivas desde temprano, aunque las hayas escrito la noche anterior. También, puede ser una buena forma de irse a dormir después de haber hecho esta lista.

Otra opción tiene que ver con concentrarse en nuestras mascotas. La necesidad de darle de comer al gato o sacar a pasear al perro, ya es una motivación para levantarse por la mañana.

5) La rutina puede motivar.

Cada uno puede establecer su rutina personal de acuerdo a sus necesidades y gustos. Otra forma de motivarse por la mañana, puede ser leer una noticia agradable o ver un vídeo divertido. Pero cuidado, es fácil ceder a la tentación de quedarse todo el día en la cama con el teléfono en la mano, de modo que lo mejor es establecer una alarma para que luego de varios minutos, te recuerde que es hora de levantarse y seguir con el resto de la rutina.

Medita, practica yoga, prepara tu desayuno con tranquilidad, date una ducha para despertar los sentidos, realiza estiramientos, escucha música tranquila…

Son todas ideas más que positivas para arrancar el día, salir de la cama y simplemente ver qué sucede.

6) ¡Pide ayuda!

Algunas personas temen pedir ayuda sin detenerse a pensar que los otros están mucho más dispuestos a ayudar de lo que podamos creer.

No temas explicarle a alguien que estás pasando por un momento difícil y que necesitas un “impulso” para levantarte por la mañana. No necesitas entrar en detalles con lo que te sucede, sino simplemente pedirle a alguien que te llame para despertarte o puedes preguntarle si tú puedes llamarlo en caso de que lo necesites.

5 minutos de charla en la mañana, pueden ser un importante estímulo.

Si tienes un amigo o un familiar cercano que pueda venir a desayunar contigo, tanto mejor.

7) Busca ayuda profesional.

Si levantarte por la mañana se convierte en un verdadero problema y no puedes concretar tus actividades diarias, tal vez es el momento de consultar con un profesional y recurrir a técnicas o terapias alternativas e incluso medicamentos.

Si sientes que los medicamentos no están funcionando o te están provocando problemas aún mayores, no temas explicarle a tu terapeuta que deberías cambiarlos o ajustar la dosis.

8) Sé paciente contigo mismo.

Habrá días en los que simplemente sentirás que no puedes levantarte. Está bien algún día tener esta sensación y dejar que siga su curso normal. Tómate un día para descansar y darte tiempo a ti mismo.

Muchas veces las personas se sienten sobrecargadas, agotadas y abrumadas por su propia depresión y sienten que no podrán enfrentar sus actividades cotidianas ese día, y es ahí cuando la idea de levantarse se vuelve una tarea imposible.

Ten presente que esto puede suceder y debes darte tiempo para ocuparte de tu salud mental que, en definitiva, también repercutirá en tu salud física.

Si un día te sientes particularmente deprimido, tómalo como un día de descanso, como si te tomarás un día por un resfrío o simplemente porque sí.

No te culpes. No te castigues. No te recrimines. Intenta ser amable contigo mismo. Todas las personas con o sin depresión, necesitan en algún momento tomarse un día libre para no hacer nada. Eso también está bien.

9) Deja una tarea pendiente.

Dejar algo pendiente del día anterior o de la noche anterior, puede ser un incentivo efectivo para levantarnos en la mañana. ¿Comenzaste a arreglar el jardín? ¿Empezaste a ver una película y no la terminaste? ¿Y si sales a caminar o te decides por un nuevo corte de cabello? ¡Ya tienes varias cosas para hacer hoy!

10) ¡Siéntete útil!

Muchos de los problemas de la depresión provienen de un pensamiento negativo. Si al momento de despertarte inmediatamente piensas que no podrás levantarte, es probable que no lo hagas. Pensar que eres inútil, perezoso o cobarde no sólo no ayuda, sino que al mismo tiempo no es cierto.

Corta con ese círculo vicioso en el que entran muchas personas con depresión y que consiste en dar vueltas alrededor de una idea negativa sobre sí mismos.

No importa lo que otros te hayan dicho. Tú puedes empezar el día de manera positiva y con ideas válidas y firmes. Una vez que hayas instalado esta sensación afirmativa en tu cabeza, levantarte será más fácil.

¿Ya pasaste por algún momento de depresión? ¿Conoces a alguien que esté atravesando por esta situación? Levantarnos en la mañana puede ser una de las peores cosas a las que nos debemos enfrentar cuando estamos sufriendo de depresión, pero podemos romper con este círculo vicioso si nos concentramos en lo positivo.

No dejes de recomendar estos consejos a quien puede necesitarlos.





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste