saludable.guru
Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

Para tener hijos más inteligentes: menos tecnología y más música

¿Escuchaste hablar del « efecto Mozart »? Al parecer, se trata de una teoría que indica que escuchar música desde muy pequeños, sería beneficioso para el desarrollo emocional y mental de los niños.

Éstas son las conclusiones a las que ha llegado el investigador en neurociencia Manfred Spitzer y su equipo, después de haber hecho investigaciones en 57.000 jóvenes músicos. La música tendría un impacto no sólo en la inteligencia sino también en la disciplina personal y en la “sangre fría”.

“Los niños se vuelven más aplicados en la escuela, cuando aprenden a interpretar un instrumento o a cantar. La música acelera también el proceso educativo en otros ámbitos”, explica Manfred Spitzer, que al concluir con su trabajo demostró que la música puede volvernos más inteligentes y que los niños aprenden que gracias a la música, cuanto más trabajan, mejores logros obtienen.

Para este especialista en neurociencias, otras actividades como el deporte, el teatro y las manualidades también son importantes: “cuando los niños dibujan, su capacidad para concentrarse aumenta, algo que no sucede cuando miran películas o juegan utilizando la tecnología, por ejemplo. El hecho de dibujar, no es sólo beneficioso para la motricidad, sino también para el cerebro.

Al parecer, tener un objetivo preciso y saber cómo alcanzarlo, sería lo más importante para el niño. El científico también aclara que desde hace más de 40 años, los estudios vienen demostrando que las personas que poseen mayor fuerza de voluntad, son las que mejor ganan, tienen mejor salud y viven más tiempo.

La música, antes de nacer.

No hay edad para comenzar con la música. Desde los primeros meses de vida la música favorece la comunicación con los niños e incluso cuando todavía están en el vientre de sus mamás, los bebés pueden percibir los sonidos.

El profesor en neuropsicología Hervé Platel, explica que el modelo más estudiado es el de los niños que aprenden música en conservatorios, un lugar similar al entorno escolar. Y la primera observación importante que se ha hecho en estos niños es que desarrollan una memoria inmediata.

Esto estará íntimamente ligado con un incremento diario intelectual en niños que aprenden música. Podríamos decir entonces que practicar música o escuchar música nos predispone a ser más inteligentes porque mejoran algunos mecanismos mentales.

El “efecto Mozart” del que hablábamos al principio, es un estudio que se realizó ya hace mucho tiempo, en el año 1993, en donde se estableció la relación entre escuchar música clásica, particularmente a Mozart, y la creación de un ambiente propicio para elevar la inteligencia. Después de eso, más de 30 estudios validaron el “efecto Mozart”.

Dormirse con música mejora la memoria.

Pero al parecer, los beneficios de la música no son exclusivos de los niños. Si te gusta la música al punto tal de que te duermes con tus auriculares puestos, esta noticia te pondrá muy contento.

La revista científica “Neuron”, afirma que dormirse escuchando música sería beneficioso para la memoria. Después de haber descubierto que las personas que se acuestan tarde tendrían un IQ más elevado que el promedio, la ciencia nos explica que luego de un experimento recientemente realizado, tal vez sería conveniente colocarte tus auriculares antes de acostarte.

11 voluntarios que se sometieron a este nuevo estudio, debieron aprender una lista de palabras antes de acostarse. Luego, una vez dormidos, se les hizo escuchar una serie de sonidos sincronizados. ¿Conclusión? Las personas a las que se les hizo escuchar los sonidos sincronizados, pudieron retener más palabras que las otras que no escucharon los sonidos. El resultado se explica por la actividad importante en el cerebro durante el sueño y se concluyó, que escuchar música al dormirse estimularía la actividad cerebral.

Sin embargo, también de acuerdo a esta experiencia, la música funcionaría si elegimos bien cuál vamos a escuchar durante el sueño. Los sonidos deben ser sincronizados y suaves, con el fin de ayudar a la memoria y a la capacidad de concentración. Difícilmente una música estridente o demasiado bulliciosa, pueda serte de utilidad.

¿Qué te parecieron estos nuevos descubrimientos sobre el poder de la música en los niños pequeños? ¡Comparte esta interesante noticia!





Los consejos de saludable.guru son sólo para fines informativos y educativos. saludable.guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste