Saludable.Guru
Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Curiosidades       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Felicidad

¡No te deshidrates! Entérate de los riesgos de la falta de líquidos en tu organismo
Por Gastón para Saludable.Guru en Enero del 2017 en Buenos Hábitos

“El agua es vida”, ¿cuántas veces hemos escuchado esta frase? Seguramente a lo largo de tu vida en la escuela, en la televisión o en documentales, has recibido información sobre la importancia del agua para que la vida fluya y al mismo tiempo sobre su cuidado como recurso no renovable.

En relación al organismo el agua es un elemento indispensable sin el que no podríamos vivir ya que nuestro propio cuerpo se compone en un alto porcentaje de este preciado líquido.



La mayor concentración de agua en el organismo de los seres humanos se encuentra en las vísceras y los músculos y cumple con funciones que ningún otro elemento puede realizar como mantener estable la temperatura del cuerpo, transportar nutrientes y eliminar toxinas.

Siendo que nuestro cuerpo se compone principalmente de agua y de que el agua cumple con todas estas funciones tan específicas, es de suponer que el consumo de agua por parte de las personas debe ser el suficiente como para que en nuestro organismo no surjan complicaciones como consecuencia de la deshidratación.

¿Cómo nos deshidratamos?

Son muchas las formas en las que nuestro cuerpo va perdiendo agua debido a que también son muchas las funciones que realiza con la ayuda de los líquidos. Cada vez que orinamos, cuando transpiramos, con un clima excesivamente cálido, con la actividad física o en situaciones particulares como si sufrimos de diarrea, vómitos o fiebre alta, el cuerpo va perdiendo agua y es cuando sentimos sed.

Sentir sed es una respuesta automática del organismo a la falta de agua, de modo que cuando sentimos sed es porque ya estamos deshidratados. Es importante beber agua en pequeñas cantidades a lo largo de todo el día y no sólo cuando sentimos la necesidad.

La deshidratación severa implica que nuestro cuerpo comienza a funcionar de manera errática y empezamos a sufrir las consecuencias. Para conocer las consecuencias de una deshidratación grave, te sugerimos te informes a través de estos datos:
 
- Dolor de cabeza y mareos: estos suelen ser los primeros síntomas de una deshidratación, ya que el cerebro es el primero en advertirnos sobre la falta de agua. El cerebro es una masa gelatinosa rodeada de agua dentro de la cavidad craneana que utiliza no sólo para una correcta función cerebral sino al mismo tiempo como protector ante eventuales golpes.

Cuando disminuye el flujo de oxígeno y de sangre en el cerebro debido a la deshidratación es cuando comienzan los dolores de cabeza. Muchas de las cefaleas y las migrañas que precisamente causan tantos dolores de cabeza en muchas personas suelen estar asociadas a la deshidratación.

- Confusión y falta de concentración: además de los dolores de cabeza generados por la deshidratación, la falta de agua en el cerebro reduce su función específica, afectando la toma de decisiones, la respuesta inmediata, los reflejos, la memoria y el estado de ánimo.

La deshidratación también se asocia con las “lagunas”, los olvidos frecuentes y la dificultad para concentrarse. También nos hace sentir cansancio y sueño.

Un diario inglés que publica estudios e investigaciones médicas, reveló que la deshidratación puede ser la responsable de los cambios de humor en las personas.

- Boca seca y mal aliento: al estar deshidratados la boca genera menos saliva. La saliva, además de lubricar lengua y dientes para facilitar el habla, también actúa como un bactericida que rerpele las bacterias que ingresan en la cavidad oral. Sentir la boca seca facilita la proliferación de gérmenes y esto a su vez genera mal aliento.

- Mala digestión y estreñimiento: el agua interviene de manera activa en el proceso digestivo y hace que el tracto gastrointestinal sea flexible para digerir los alimentos. También los intestinos necesitan del agua para procesar los alimentos consumidos y proceder a evacuarlos de manera regular.

La falta de agua en los intestinos favorece el estreñimiento, como así también puede generar diarrea y vómitos.

- Antojos repentinos: el cerebro debe ser el órgano más complejo del cuerpo humano y dentro de estas complejidades el cerebro nos confunde disfrazando su necesidad de agua con antojos repentinos de determinados alimentos. Por eso, antes de ceder a la tentación de ese chocolate o de un trozo de torta, opta por un vaso de agua.

Muchas veces sentimos hambre pero en realidad lo que tenemos es sed. Esa sensación de necesidad de un alimento salado en realidad tiene que ver con que el cuerpo siente que pierde agua y electrolitos, algo que se solucionan bebiendo agua. Luego de una actividad física intensa usted puede recuperar sales y electrolitos bebiendo lo que comúnmente se llama “bebidas deportivas”, o simplemente mezclando agua con un poco de limón y una pizca de sal.

Si por el contrario esta necesidad de agua se disfraza de antojo de algo dulce usted puede estar falto de producción de glucógeno, algo que se soluciona comiendo alguna fruta como por ejemplo sandía o papaya. Estas frutas al mismo tiempo contienen gran cantidad de agua.

- Poca necesidad de orinar y cambios en el color de la orina: si pasaron más de tres horas y usted no sintió necesidad de orinar es posible que haya entrado en un proceso de deshidratación. Cuando el organismo recibe las cantidades de agua necesarias una persona normal orina entre 4 y 7 veces al día. Esto es fundamental para eliminar toxinas de modo que si esta orinando menos es porque todas esas impurezas todavía permanecen dentro de su cuerpo.

Otro indicio deshidratación relacionado con la orina tiene que ver con el color. Una orina normal de un organismo hidratado tiende a ser de color amarillo claro, mientras que cuerpo presenta signos de deshidratación la orina es de color amarillo oscuro o ámbar.

Las personas que realizan actividad física intensa, los adultos mayores, los bebés, las embarazadas y las personas enfermas son las que se encuentran más propensas a la deshidratación y a sufrir sus consecuencias.

A medida que envejecemos, el cerebro deja de enviar las señales adecuadas y no nos hace saber que tiene sed, de modo que los adultos mayores a menudo no sienten la necesidad de beber líquidos y fácilmente caen en la deshidratación.

Como podemos apreciar, el agua es fundamental para la vida de todos los seres vivos e indispensable para los seres humanos. También los jugos, la leche, el café o las infusiones son otra forma de incorporar líquidos al organismo.

Sin embargo, es importante aclarar que beber agua de manera excesiva (más de 7 litros al día) puede ser perjudicial para la salud ya que genera un trastorno conocido como potomanía. La potomanía es la acción compulsiva de beber agua aún sin tener sed afectando de esta manera los riñones y descompensando los electrolitos.



Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste





  


Saludable.Guru en tu celular