Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

El padre que cuida a su bebe, no ayuda a la madre, sino que ejerce la paternidad.
Por Guru en Noviembre del 2017 en Espiritualidad

Seguinos en Pinterest

Siempre que hablamos del cuidado de la casa y en particular de los niños, lo primero que nos viene a la mente a todos es el rol que las mujeres desempeñamos en relación a todo eso.

Está casi tatuado en nuestro ADN que las mujeres somos las únicas que tenemos responsabilidades y obligaciones en lo que se refiere a la crianza de los hijos y todo este discurso que se impuso durante siglos está tan arraigado en nuestra vida cotidiana que nos resulta muy difícil verlo de otra manera.

Muchas mujeres, casi hasta con alegría y orgullo, destacan que sus maridos y padres de sus hijos “colaboran” o “ayudan” en las tareas de la casa o en el cuidado de los niños, sin notar que en realidad están cumpliendo con el compromiso que asumieron al momento de formar una familia. Las mujeres caemos sin darnos cuenta en la trampa de creer que en realidad ese trabajo (que no es poco) sólo nos corresponde a nosotras y que con suerte, tal vez un día el padre de nuestros hijos le cambia el pañal, lo baña o le da de comer.

Muchos hombres también por costumbre, por comodidad o en el peor de los casos, por machismo; se convencen de que eso es algo que únicamente deben hacer las mujeres y ellos permanecen en su cómodo rol de espectadores que una vez cada tanto “ayudan” con algo en la casa.





Esto debe cambiar, y para que cambie, las mujeres debemos entenderlo.

No perdemos de vista que el primer vínculo de un recién nacido es casi exclusivo con su madre, pero está claro que algunas de esas cosas deben cambiar, incluso por el bien de nuestros hijos, dejando de lado los estereotipos de padres que sólo son proveedores y ejercen su autoridad.

El rol de un padre es más amplio y debe ser entendido por todos de esta manera. No se trata de alguien que colabora algunas veces con el cuidado de los niños, sino alguien que ejerce su paternidad y cumple con idénticos roles que la madre.

Los cambios en el cerebro de los hombres.

Todas las mujeres sabemos los cambios que se dan en nuestro cuerpo a partir del momento en que sabemos que estamos gestando una nueva vida, pero también otros cambios se producen a nivel cerebral que contribuyen a prepararnos para este acontecimiento tan importante que vamos a vivir.

Nuestro cerebro se adapta de manera tal que se vuelve más receptivo y sensible en un intento por poder conectarnos mejor con nuestro hijo. Es muy común escuchar que las mujeres desarrollan una percepción especial y sensaciones extraordinarias que hacen que nos despertemos en mitad de la noche al menor movimiento o sonido que emiten los niños.

¿Crees que esto no sucede con los hombres? ¡Claro que sí! Los hombres no son simplemente personas con un papel secundario, sino que también en ellos se producen estos cambios a nivel cerebral. ¡Es maravilloso!

Según un estudio llevado a cabo recientemente, los hombres que se comprometen en la crianza de sus hijos al mismo nivel que las mujeres, experimentan estos mismos cambios neuronales.

Concretamente, los estudios revelan que la actividad de las amígdalas es cinco veces superior a la normal en estos padres comprometidos y se traduce en una mayor agudeza en relación a detectar el peligro y en una sensibilidad emocional más fina.

La oxitocina, es también llamada “la hormona del parto” y comienza a activarse ya durante el embarazo para que cuando llegue el momento del parto favorezca las contracciones en el útero, ayude a la dilatación del útero y de esta manera se lleve a cabo el nacimiento del bebé.

El hipotálamo, que se encuentra en el cerebro, es el encargado de producir esta hormona que luego viajará por el torrente sanguíneo para estimular las contracciones durante el parto.

Todo esto parece algo que solo compete a las mujeres, pero cuando un padre se compromete en su rol de cuidador de la misma manera que lo hace una madre, el nivel de oxitocina segregado, es idéntico. Es decir, el estudio reveló que, a nivel emocional, los padres pueden relacionarse con sus hijos igual que sus madres.

El mejor equipo.

Las madres y los padres deben comprender por igual la importancia de la coparentalidad. Aprender a ser un equipo eficaz que comparte el rol de cuidador y protector de sus hijos lleva tiempo y esfuerzo e incluso, haya quienes les cueste “compartir el territorio” que parece naturalmente impuesto.

La mayoría de las madres están a favor de que los papás participen en el cuidado de los niños, pero a algunas esto puede resultarles un tanto desestabilizante e invasivo.

Un compromiso activo por parte del padre puede hacer dudar a las mujeres sobre la capacidad de los hombres para cuidar de un recién nacido, pero debemos aprender a confiar en ellos porque esto representa un beneficio tanto para nosotros como para los propios niños.


- Ayudar a las madres a comprender que un compromiso afectivo del padre es bueno tanto para los niños como para ellas mismas.

- Ayudar a las madres a darse cuenta de que su ánimo y su apoyo ayudarán a su pareja a convertirse en alguien competente y comprometido. Algo que ellas necesitan en un hombre que ejerce el rol de padre.

Otras incidencias que tienen los padres sobre los niños.

Algunos hombres no necesitan que sus parejas los inviten a comprometerse directamente en la crianza de los niños, porque en ellos surge naturalmente este deseo de estar presentes, pero para los que creen que estas son cosas que únicamente corresponden a las mujeres, podemos intentar motivarlos demostrando que el compromiso positivo tiene una incidencia indiscutible sobre ciertos aspectos del desarrollo de los niños. Por ejemplo:

En el plano cognitivo:

- Los niños que tienen padres comprometidos son más competentes en el plano cognitivo cuando son bebés o niños.

- Los niños que tienen padres comprometidos están más estimulados cognitivamente, aman la escuela y tienen un buen rendimiento escolar.

En el plano emocional:

- Los niños que tienen padres comprometidos desarrollan un apego hacia ellos porque los identifican con la seguridad.

- Los niños que tienen padres comprometidos manejan mejor el estrés.

- Los niños que tienen padres comprometidos desarrollan menos episodios de depresión psicológica, como miedos y culpa.

- Los niños que tienen padres comprometidos tienen una mejor autoestima.

En el plano social:

- Los niños que tienen padres comprometidos muestran un nivel más elevado de competencia, de iniciativa y de madurez social.

- Los niños que tienen padres comprometidos se relacionan mejor con sus hermanos, hermanas y pares.

- Los niños que tienen padres comprometidos tienen una mejor relación con la autoridad y con el respeto a la autoridad.

- Los niños que tienen padres comprometidos desarrollan mejores sentimientos de empatía, tolerancia y comprensión.


En el plano de la salud física:

- Los niños que tienen padres comprometidos tienen menor riesgo de sufrir quemaduras, caídas o accidentes.

- Los niños que tienen padres comprometidos son menos susceptibles de sufrir muerte súbita.

- Los niños que tienen padres comprometidos se amamantan por más tiempo y mantienen un peso saludable.

Llegar a un acuerdo en relación a la crianza de nuestros hijos implica ser cómplices en su cuidado generando de esta manera un clima de armonía familiar que todo niño se merece para crecer con felicidad.

Pero bien sabemos que no todo termina en el seno de una casa, sino que también como sociedad debemos entender que es importante salirse de estos estereotipos que ubican siempre a las mujeres cuidadoras de los niños y de la casa de los hombres como sustento del hogar e imagen de protección.

Las etiquetas sólo sirven para dividir y convencernos de que cada uno tiene un rol específico y un campo de acción en el que el otro no debe ni puede ingresar.

Muchas mujeres eligen tener hijos pero también quieren desarrollarse profesionalmente. Esto no las vuelve “malas madres”, de la misma manera que un hombre menos hombre porque cambié un pañal o se levante a medianoche porque su bebé llora. Con estas acciones, cada uno esté ejerciendo su rol de padre en forma conjunta y actuando con muy buen equipo que deben ser para tener una familia exitosa y feliz.

¿Qué opinas al respecto? ¡No dejes de compartir y comentar!




Consejos y remedios naturales para la regeneración...

Aprende Como Cultivar Una Planta De Jengibre En Tu...

Pisa una banana y agrega estos 2 ingredientes. ¡Nu...

Increíbles BENEFICIOS de la Cáscara de PIÑA. Nunca...


Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste