Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

¿Dolor en el cuello? Estas son algunas de las posibles causas.
Por Guru en Noviembre del 2018 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

Los dolores en los músculos y las articulaciones del cuello, son moneda corriente. Hablamos entonces de “rigidez” o “entumecimiento” en función de los límites que el dolor nos impone al mover el cuello, o la parte alta de la columna. El problema se extiende a veces al hombro, pero rara vez a los dos hombros.

Estos dolores en el cuello y los hombros pueden ir de leves a severos. Pueden aparecer de manera repentina o crónica y existen numerosas causas que los determinan: estiramiento de los músculos, nervios contraídos, contracturas, reuma o diferentes tipos de artritis.

Los dolores cervicales o de cuello, encierran todo un abanico de dolencias con causas diversas, que podemos clasificarlas de la siguiente manera:

1) Malas posturas.

Cuando nos mantenemos inactivos en una misma posición durante mucho tiempo, los músculos que sostienen la cabeza, comienzan a sufrir. Pasar horas frente a un monitor de ordenador, un Smartphone o una tablet, provocan tensión y dolor.

Una mochila o una cartera pesadas, sostener el móvil entre la oreja y el hombro, malas posturas durante el sueño, o sostener un bebé en brazos siempre del mismo lado, pueden también acentuar este dolor.

Pero sentarnos rectos y derechos, tampoco es garantía para evitar el dolor. Lo mejor es ponerse en movimiento con frecuencia para no estar demasiado tiempo en una misma posición. Muévase todo lo posible y trabaje la zona abdominal.

2) Tortícolis.

En este caso, el dolor es intenso y aparece de manera brusca y repentina. Por lo general, la tortícolis se debe a la contractura del músculo esternocleidomastoideo, de origen traumático e inflamatorio. El dolor impide el movimiento del cuello y suele durar varios días.

Importante: La meningitis puede provocar fuertes entumecimientos en el cuello que pueden confundirse con tortícolis. En caso de fiebre, vómitos, dolores de cabeza intensos e hipersensibilidad a la luz, consulte sin demora con un médico.

Las radiografías, por lo general, muestran una separación de la curvatura de la columna cervical, sin lesión disco-vertebral.





3) Traumatismos por accidentes.

Los accidentes también son otro motivo de dolor en el cuello. Es habitual que durante un viaje en auto, una frenada brusca provoque un “latigazo” en el cuello que resiente los músculos y las articulaciones. Esto también puede suceder con la práctica de algún deporte o con una caída.

Recuerde tomar precauciones y utilizar siempre cinturón de seguridad.

4) Pinzamiento cervical.

Una excrecencia ósea (protuberancia) formada a nivel de las vértebras, puede provocar un pinzamiento cervical y generar dolor. Por lo general, comienza en el cuello y desciende a lo largo del brazo. Puede aparecer junto con pinchazos, debilidad en el cuello y entumecimiento.

En las personas mayores, un pinzamiento cervical es a menudo el resultado de un desgaste normal. En los más jóvenes, puede deberse a una herida o un traumatismo.

5) Fibromialgia.

La fibromialgia es un síndrome que provoca dolor generalizado y que afecta varias partes del cuerpo, incluido el cuello. Los síntomas incluyen dolor, fatiga extrema, confusión mental, dolores de cabeza, ansiedad y depresión.

No existe hasta el momento tratamiento específico para esta enfermedad, aunque ciertos analgésicos pueden dar buenos resultados. La fisioterapia, la acupuntura, los masajes y la terapia cognitivo-conductual, pueden ayudar a llevar una vida mejor.

6) Artrosis.

La artrosis cervical se da de manera más frecuente en las mujeres y suele aparecer después de los 35 años. En los hombres, puede aparecer más tarde, cerca de los 50 años. Con la artrosis, se forman pequeñas “jorobas” sobre las vértebras que impiden la transmisión del flujo nervioso.

Esto provoca dolores de cabeza, vértigo al momento de cambiar la postura de la cabeza, zumbidos en los oídos, problemas en la vista y otras.

Después de los 50 años, encontramos signos de artrosis cervical leve en casi todo el mundo, pero la mayoría de las veces, la artrosis en el cuello provocada por el envejecimiento no provoca dolor.

En la mayoría de estos casos, aplicar calor, hielo, realizar masajes o algunas sesiones de kinesiología, pueden ayudar a aliviar el dolor y recuperar la movilidad.

En otros casos, los profesionales pueden prescribir analgésicos o antiinflamatorios, si lo consideran necesario.

Comparte esta información tan importante. Muchas personas desconocen los síntomas de enfermedades que requieren tratamiento.





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste