Saludable.Guru
Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       -> Remedios Naturales <-       Curiosidades       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Felicidad

Tus problemas circulatorios generan trastornos en tu vida diaria. Descubre cómo prevenirlos
Por Gastón para Saludable.Guru en Diciembre del 2016 en Remedios Naturales

Para que nuestros órganos funcionen de manera correcta el corazón debe encargarse de distribuir la sangre por todo el cuerpo, pero algunas veces debido condiciones genéticas o a hábitos de vida poco saludables el corazón debe hacer un esfuerzo adicional para concretar esta tarea y no siempre puede.

Es ahí cuando se genera la mala circulación ocasionada por el mal hábito de fumar, el exceso de alcohol o una alimentación deficiente. La cuestión genética también puede predisponer a problemas circulatorios y todo esto hará que tu calidad de vida disminuya y que tus órganos se resientan.



¿Cuáles son los síntomas de una mala circulación sanguínea?

- Cianosis en la piel: la piel toma un color azulado debido a la falta de oxígeno en la sangre que circula y las partes del cuerpo en donde primero lo notas es en dedos, labios y pies.
- Inflamación de los miembros: otro signo que evidencia la mala circulación es la inflamación de piernas y pies. También es habitual sentir frío en estas partes del cuerpo ya que la sangre no alcanza a llegar de manera adecuada a estas zonas nerviosas.
- Várices: también es normal descubrir várices en las piernas ya que la mala circulación es una de las primeras causas que originan la aparición de várices. El corazón no alcanza a bombear la sangre de manera adecuada y esto hace que se abulte en las venas que se inflaman, sobresalen por encima de la piel y toman un color verdoso azulado.
- Cansancio extremo: si te sientes constantemente agotado y sin fuerzas tal vez tu cuerpo no esté recibiendo los nutrientes que requiere aún cuando te alimentes de manera adecuada. Al bombear la sangre de manera más lenta el oxígeno las vitaminas y los nutrientes que debe transportar no logran llegar a los músculos para “alimentarlos” y es ahí donde se genera el cansancio permanente.
- Hormigueo en el cuerpo: después de permanecer mucho tiempo sentados o parados o en una misma posición y queremos incorporarnos o hacer algún movimiento notamos las piernas o los brazos “dormidos”. Muchas veces puede deberse simplemente a una postura, pero también puede ser un síntoma de que la falta de irrigación sanguínea esté afectando los órganos. También es normal notar que los procesos digestivos y que el tránsito intestinal se vuelven más lentos.
- Disminución de la función cerebral: si notas que olvidas las cosas o que te cuesta concentrarte es posible que tu cerebro al igual que le sucede a otros órganos, no esté recibiendo los nutrientes necesarios que transporta la sangre.
- Disfunción eréctil: también una deficiente circulación sanguínea puede provocar problemas sexuales dificultando la erección en el hombre y disminuyendo el deseo sexual en las mujeres.
 
Mejor prevenir que curar

La mejor opción sigue siendo la prevención. Si notas algunas de estas señales bastante claras es importante consultar inmediatamente con un profesional, ya que en muchos casos algunas de estas patologías pueden revertirse pero en otros, como por ejemplo las várices, son mucho más difíciles de tratar una vez que aparecen.

Para evitar que la sangre llegue al río, te recomendaremos pongas en práctica estas medidas de prevención que te serán de mucha utilidad.

- Mantén una dieta equilibrada. Comer frutas y verduras es siempre la mejor opción y en especial si eliges vegetales como tomates, sandía, fresas y naranjas ya que aportan gran cantidad de licopeno que previene la acumulación de grasas en los vasos sanguíneos.
- Evita el consumo de grasas saturadas, el exceso de alcohol y azúcar y aumenta el consumo de frutos secos que contienen gran cantidad de vitamina B3 y favorece la circulación sanguínea.
- Consume más pescado en lugar de carnes rojas. En cuanto al consumo de carne de aves es mejor si son orgánicas (aves de corral)
- Evita las grandes cantidades de sal o las comidas demasiado saladas ya que eso favorece a la hipertensión.
- Consume más ajos y cebollas y propicia una buena higiene bucal.
- Realiza algún tipo de actividad física dentro de tus posibilidades por muy mínima que sea.
- Para disimular el mal aspecto de las várices puedes frotar las zonas afectadas con gel de aloe vera o arcilla fresca.
- Si tienes oportunidad de sumergirte en una bañera con agua caliente, hierve romero, sauco y menta fresca, cuela la preparación y agrega esta infusión al agua para ayudar a relajar los músculos y favorecer el flujo sanguíneo con la ayuda de estos aromas relajantes.
- Revisa que la ropa que estés utilizando no sea demasiado ajustada. Corpiños, elásticos, jeans ajustados y camisas o camisetas muy ceñidas impiden la circulación normal de la sangre.
- El estrés también puede ser el promotor de la mala circulación sanguínea ya que contrae los músculos de hombros y cuello impidiendo el normal flujo de la sangre.



Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste