saludable.guru
Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

10 reglas que toda mujer debería seguir para ser feliz.

El diccionario nos dice que la felicidad es: “un estado emocional agradable, equilibrado y durable dentro del cual se encuentra una persona cuando considera que logró cumplir sus objetivos y concretar los deseos que considera importantes”.

Pero esta definición es incompleta e imperfecta. Incluso todo lo que podamos desarrollar aquí será incompleto e imperfecto, porque definir en qué consiste la felicidad, no puede aplicarse a todos por igual. Lo que para cada uno de nosotros representa la felicidad es subjetivo y adecuado a cada momento. Es personal.

Tomemos el relato de Camila como ejemplo.

“Mi abuelo estaba atravesando por un momento difícil. Su enfermedad avanzada a pasos agigantados y mi familia y yo veíamos impotentes cómo se deterioraba, sin poder hacer nada. Los médicos nos habían dicho que no había nada que hacer, que había que esperar y que estaba en manos de Dios.

Mi abuelo había sido quien me había animado a estudiar arquitectura. Me faltaba un último examen para terminar con mi carrera y mi mayor anhelo era que él supiera que me había recibido de arquitecta.

En medio de tanto desconcierto y tristeza, me dediqué a estudiar de sol a sol. Di mi último examen y salí corriendo de la facultad directo hasta el hospital. Pude darle a mi abuelo un último minuto de felicidad cuando le di la noticia. Murió dos días después. Me sentía triste, pero feliz de haber podido compartir con él, el cumplir con un sueño que ambos compartíamos.”

Pero más allá de estas situaciones puntuales en donde se mezclan tantos sentimientos, las mujeres vivimos a diario momentos en donde tenemos que poner todo de nosotras para no sentir que el mundo se nos viene encima.

Entre tantas preocupaciones laborales, la carga horaria que le destinamos a la casa y la atención que ponemos en nuestras familias, tenemos tendencia a olvidarnos de lo más importante: nosotras mismas.

Si algunas lograron superar la rutina diaria de manera eficaz, seguramente tampoco rechazarán algunos consejos con pequeños cambios que podemos hacer para sentirnos bien. Sepamos que no se trata de provocar conmociones en nuestra vida y hacer cambios drásticos, sino de rectificar ciertos hábitos que nos han impedido hasta aquí encontrar la felicidad del día a día.

Veamos 10 maneras simples y prácticas de convertirnos en mujeres felices y plenas cada día.

1) 10 minutos para mí.

Las obligaciones diarias tanto laborales como familiares, nos hacen olvidar que también somos mujeres con necesidades y deseos. Por lo tanto, es lógico que no nos sintamos bien. Para solucionar esto concédete al menos 10 minutos al día para “mimarte” con una sesión de masajes, una visita a la manicura, o leer tu revista preferida. ¡Concédete 10 minutos para ti!

2) Vístete de azul.

Esto puede parecer muy extraño, pero una sensación de bienestar puede esconderse detrás de este color. El azul es conocido por aportar tranquilidad. No se trata de vestirte de azul todos los días y de pies a cabeza, sino de utilizar alguna prenda de este color, para ayudarte a aliviar el estrés.

Por otra parte, algunos estudios científicos aseguran que el color azul, en todas sus variantes, aumenta la autoestima. ¿Por qué no intentarlo?

3) Disfruta de lo que tienes.

En lugar de quejarte por cosas que la vida no te ha dado, te sentirás mucho mejor si miras lo que tienes y te adaptas a ser feliz con eso. Tal vez la felicidad ya se encuentre frente a ti y simplemente es necesario verla. Es verdad que nuestra realidad diaria puede ser agotadora, pero esto no es motivo para menospreciar lo que tienes o ser extremadamente exigente contigo misma. A partir de hoy, aprende a reconocer lo que tienes y repite para ti misma cuáles son estas ventajas: “estoy contenta con mi trabajo” o “me siento orgullosa de mi misma”.





4) Enfrenta nuevos desafíos.

La necesidad de nuevas experiencias forma parte de un modo de vida que adoptan las personas felices. Saborear platos exóticos, organizar una reunión de amigas, conocer nuevos lugares… Todo esto proporciona una sensación de bienestar.

Aprender cosas nuevas despierta la curiosidad. Y cuanto más dispuesta estés a aceptar nuevos desafíos, más feliz te sentirás.

5) Comparte tu felicidad.

Siempre decimos que es importante rodearse de gente positiva para que nos transmita “buena onda”. Pero, ¿qué tal si nosotras mismas nos convertimos en esas personas positivas?

Sonríe, sé amable, ofrécete a cooperar… Todo esto contribuirá a alejar la ira, los nervios y las situaciones desagradables que no nos permiten ser felices. ¡Tú puedes ser el ejemplo en tu entorno!

6) Desdramatizar.

Sabemos que la vida no es siempre es “color de rosa”, pero al menos podemos intentarlo. Las mujeres que adoptan una actitud positiva frente a la adversidad, son más felices y se sienten más satisfechas consigo mismas.

Quítales la cuota de drama a las situaciones, no te fijes en lo que hacen los demás, no juzgues la vida y las actitudes de otros, deja que cada uno sea como quiera ser, no te tomes las cosas con tanta seriedad. Todo esto contribuye al buen humor y se transmite rápidamente de unos a otros.

7) No debes probarle nada a nadie.

Para las mujeres, conciliar la vida de familia y la vida laboral es una tarea difícil y a menudo, imposible. Sin embargo, si aceptas que no eres una heroína con superpoderes, verás que es mucho más fácil sentirte orgullosa de ti misma y de las cosas que logras.

Sentirse realizada no quiere decir ser capaz de hacer todo. Una mujer feliz se acepta tal cual es, asume sus capacidades, su poder y sus límites. Tomate un tiempo para pensar en esto y para enfrentar tus obligaciones de manera más serena.

8) El rol de la pareja.

Como decíamos en el punto anterior, la capacidad para hacerlo todo, tal vez la tengamos, pero con certeza al final nos sentiremos insatisfechas. Si partimos de la idea de que no podemos con todo, entonces será más fácil convocar a nuestra pareja para que asuma su rol dentro de la familia.

Pero colaborar con el día a día tal vez no sea suficiente y necesitemos del apoyo de quien tenemos a nuestro lado para canalizar emociones, enojos e inseguridades. Ese es el verdadero rol de cada uno dentro de una pareja.

9) El rol de las amigas.

Tener amigas con quienes conversar, compartir una confidencia o una angustia, también optimiza nuestro bienestar. Rodearse de personas queridas y sinceras para sentirse bien.

Los estudios incluso indican que la amistad reduce los niveles de estrés, alarga nuestra esperanza de vida e incrementa la producción de serotonina.

La buena elección de amigos es un aporte importante para construir tu felicidad.

10) ¡Libérate!

Tomar decisiones no es fácil, porque antes de dar rienda suelta a lo que deseamos, filtramos nuestros deseos a través de la familia, el trabajo, los compromisos y las responsabilidades.

Uno de los peores enemigos de la felicidad de una mujer es el “qué dirán”. Pero no sólo el de los vecinos o los compañeros de trabajo, sino principalmente el de nuestra pareja, nuestro padres o nuestros hijos.

Actúa con soltura, pero con criterio. Deja de lado la opinión ajena y concéntrate en lo que es mejor para ti. No actúes esperando ser querida y aceptada por todos, porque esto es imposible. ¡Libérate!

¿Ya pusiste alguna vez en práctica algunos de estos consejos? ¿Qué actitud tomas para ser feliz? Comparte tus experiencias y consejos con otros. ¡Pueden ser de mucha ayuda!





Los consejos de saludable.guru son sólo para fines informativos y educativos. saludable.guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste