Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       -> Remedios Naturales <-       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

10 remedios naturales para combatir el estrés.
Por Guru en Julio del 2017 en Remedios Naturales

Seguinos en Pinterest

Uno de los grandes males de la época que afecta a muchas personas es el estrés. Pero si les preguntamos a nuestras abuelas sobre esto lo más probable es que nos miren con cara de sorpresa y nos digan que ni siquiera saben de qué se trata.

Claro, porque hace muchos años el estrés no era definido como hoy lo conocemos, aunque seguramente ellas también habrán vivido momentos de angustia y preocupación que generaban ansiedad, sólo que no se le daba un nombre definido.

También es cierto que los tiempos modernos sumaron preocupaciones y presiones que antes la gente no tenía y este es uno de los motivos por los cuales se define al estrés como uno de los males de las últimas décadas.

El término “estrés” es muy amplio y difícil de definir porque incide de manera distinta en cada individuo y entonces cada uno puede tener su propia explicación de lo que es el estrés.

Este estado de ansiedad, tensión y angustia puede ser provocado por distintos motivos en distintas personas y como todos somos diferentes, es casi imposible atribuirlo a un factor en particular. Es decir, para algunas personas un nuevo trabajo, aun cuando sea mejor que el anterior, puede generar un sentimiento de ansiedad y nerviosismo ante lo desconocido que bien podría definir como estrés; mientras que para otros una mudanza o el fallecimiento de un ser querido provocan el mismo estado de inquietud y desazón.

Esta reacción física a un estímulo que vivimos como una “amenaza” se traduce en síntomas que son más o menos iguales a todos. Aquí sí que muchas de las personas que sufren de estrés coinciden porque si bien los motivos por los que se generan estos estados de ansiedad varían de una persona a otra, los síntomas que cada uno manifiesta coinciden en un alto porcentaje.





Conozcamos algunas de las señales que nos envía el cuerpo a nivel físico, para hacernos saber que sufrimos de estrés:

- Taquicardia.

- Hipertensión.

- Incremento del colesterol.

- Aumento o disminución de la temperatura.

- Hiperglucemia.

- Sequedad en la boca.

- Debilitamiento del sistema inmunológico.

- Dificultad para tomar decisiones.

- Problemas de concentración.

- Olvidos frecuentes.

- Irritabilidad.

- Problemas para hablar, tartamudeo.

- Necesidad de llorar sin motivo aparente.

- Disminución o aumento del apetito.

- Sudoración, dolor de cabeza, dolor de espalda y cuello.

- Sentimientos de soledad.

- Insomnio, pesadillas, problemas para conciliar el sueño.

Generalizando, podríamos decir que el estrés aparece cuando surge una situación que vivimos como una “amenaza” y que precisamente amenaza con desequilibrarnos ante la posibilidad de no poder manejar la situación.

De la misma manera que existen distintas personas con diferentes motivos que provocan su propio estrés, también existen diferentes tipos de estrés. A saber:

- Estrés normal: Se genera por situaciones difíciles que se presentan de manera espontánea y que debemos superar. En algunos casos y dependiendo del motivo por el cual se genera este estrés, puede ser positivo porque nos hace más hábiles para superar adversidades.

- Estrés crónico: Este tipo de estrés se genera por una o diferentes situaciones que se repiten o que duran por tiempos prolongados. Cuando no podemos manejarlas, encauzar nuestras vidas se hace cada vez más difícil y así entramos en un estrés crónico.

- Estrés laboral: Este es un tipo de estrés que puede combinarse con los anteriores y que afecta a muchas personas hoy en día en que las exigencias laborales y la competencia son sumamente agresivas. Las necesidades de los trabajadores muchas veces supera su capacidad física, intelectual y emocional provocando reacciones nocivas para ellos y muchas veces para quienes los rodean.

- Estrés postraumático: En ocasiones, debemos enfrentarnos a situaciones tristes, angustiantes e incluso trágicas. Nuestra experiencia de vida ha logrado que podamos sortearlas e incluso tal vez llegar a buen puerto, pero las secuelas que ha dejado haber atravesado por un momento aterrador se repiten en la memoria de quien las ha sufrido provocando los síntomas clásicos del estrés. Éste es un tipo de estrés que suele darse en personas que han vivido situaciones de atentados o guerras y afecta particularmente a los niños.

Cuando logramos identificar que el problema que tenemos es el estrés que no generaron otros problemas, pasamos a la segunda etapa que es buscar una solución.

Y entonces surge la duda; porque si todos somos diferentes y tenemos estrés diferentes generados por situaciones diferentes, ¿cómo encontraremos un único remedio?

Dicen que la mejor forma de reducir el estrés es evitar el estrés. Esto parece un juego de palabras, pero en realidad no lo es porque en mayor o menor medida todos sabemos qué es lo que genera nuestro estado de ansiedad y nerviosismo y debemos empezar por evitar estas situaciones que nos provocan estos momentos de angustia y zozobra.

Pero como con eso sólo tal vez no alcance, te proponemos poner en práctica algunos de estos consejos para aliviar el estrés que puedes combinar entre sí.

10 remedios caseros para reducir el estrés.

- Infusiones naturales: Como bien sabemos, las plantas medicinales tienen un uso bastante difundido y efectivo. Algunas de estas plantas que vamos a nombrarte preparadas en infusiones pueden ayudarte a aliviar el estrés y calmar la ansiedad: Albahaca, hierbabuena, azahar, hojas de naranjo amargo, melisa, tilo, valeriana, ulmaria, lavanda.

- Actividad física: Muchas personas sienten alivio poniendo el cuerpo en movimiento y descargando tensiones por medio de la práctica de algún deporte. Los más recomendados son: trotar, el yoga, el reiki, la meditación, bicicleta e incluso las artes marciales.

- Masajes: Uno de los mayores placeres de la vida en recibir un masaje que alivie tensiones. ¿A quién no le gustan? Un masaje en los músculos tensos puede ayudarte a reducir dolores, mejorar la circulación y tiene un efecto maravilloso en la mente. ¡Busca hoy mismo un spa en donde aliviar tensiones!

- Mascotas: ¿Qué rol importante pueden jugar las mascotas a la hora de aliviar el estrés? ¡Una muy importante! Aunque no lo creas, una mascota distrae nuestra mente y mejora el estado de ánimo. Las mascotas son nobles, no hacen reproches, no juzgan y nos quieren de manera incondicional. Esto se transmite en sus miradas o en sus actitudes de alegrías genuinas cada vez que nos ven. Un paseo con tu mascota por el parque te obligará a salir, hacer ejercicio, despejar la mente e incluso promover la interacción social con otros.


- Organizar nuestra vida: En ocasiones, el estrés es generado por nosotros mismos. Aunque parezca un auto sabotaje, es real que cuando no nos organizamos o no establecemos prioridades en cuanto a las tareas que debemos desarrollar nos parece que todo se amontona y no tenemos el tiempo suficiente para cumplir con nuestras obligaciones. Tener varias cosas en la cabeza al mismo tiempo genera estrés y aumenta las posibilidades de olvidos y de errores; algo que retroalimenta el estrés. Establezcamos un orden, organicemos un día de trabajo o de actividades priorizando lo importante y dándonos un margen para aquello que tal vez no alcancemos a hacer. Establecer demasiadas exigencias que luego no podemos cumplir provoca ansiedad y sentimientos de culpa.

Realiza una lista de lo más importante para mantener un orden y trata de ajustarte a ella.

- Descanso: Este punto está muy ligado con el anterior. Un día desordenado en el que no hemos podido cumplir por completo con nuestras obligaciones, nos tiene hasta altas horas de la noche dando vueltas tratando de terminar con todo. Esto nos resta horas de descanso y retroalimenta el estrés sumado al cansancio físico. Organizarte para poder abarcar tus necesidades básicas de trabajo y vida familiar, redundará en un alivio de las tensiones y en terminar con tus tareas a una hora prudencial para después recibir las horas de descanso merecidas.

- Alimentación: Este es otro aspecto que dejamos de lado o no atendemos con la importancia que se merece. Comer mal y rápido también suma de manera negativa al estrés. La comida chatarra daña nuestro organismo e influye en el estado de ánimo. Elige comida sana, ensaladas, frutas y particularmente algunos alimentos como los arándanos, las almendras y el salmón que incrementan la energía. El café puede ser un “combustible” beneficioso para la salud pero el exceso de cafeína provoca el efecto contrario. ¡A no pasarse con la cantidad de tazas!

- Acupuntura: Las terapias alternativas también pueden ser una opción válida a la hora de aliviar el estrés. Los bloqueos de energía generados por las situaciones tensas y agobiantes pueden destrabarse con esta técnica milenaria que ha dado buenos resultados en muchos que la han utilizado. Una opción más.

- Jugar con niños: ¿Por qué no dedicarle a tus hijos ese tiempo que sabes ambos necesitan? Precisamente el estrés en el que estás inmerso no te está permitiendo un contacto sano y genuino con los que te rodean. Permítete un tiempo de juego con los niños que será puro beneficios: Te acercas a ellos, te relajas, te conectas con su entorno y alivias tensiones.

- Actividades artísticas: Muchos encuentran una veta de desarrollo artístico e intelectual realizando alguna actividad que tiene que ver con la expresión. Tocar un instrumento, bailar, escribir e incluso algo que hoy se encuentra muy de moda como es el arte terapia, que consiste en realizar trabajos de expresión artística relacionados básicamente con la pintura, muy efectivos dentro de lo que es una disciplina que mejora la salud mental y el bienestar emocional y social.

En ningún caso te recomendamos la utilización de fármacos para tratar el estrés porque sabemos que de esta manera se entra en un círculo vicioso del que luego es muy difícil salir. Todo tipo de fármaco genera dependencia y la dependencia genera abuso. El abuso de un fármaco no te lleva a nada bueno a nivel orgánico y además de eso, genera un efecto rebote que evidencia luego de un tiempo, que ese fármaco ya no surte el efecto deseado y debemos incrementar la dosis y así sucesivamente. Es mejor nunca entrar en eso.

En caso de que consideres que tu situación requiere de un tratamiento intensivo y extenso, te sugerimos consultes con un profesional y realices una terapia con la ayuda de un psicólogo que podrá orientarte mejor en la resolución de tu problema.





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste