Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

Si pudieras retroceder el tiempo ¿Te casarías con la misma persona?
Por Guru en Junio del 2019 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

Dicen que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”. ¿Será que estamos destinados a repetir una y otra y otra vez los mismos errores?

El célebre neurólogo y padre del psicoanálisis, Sigmund Freud; tenía una particular respuesta que causó revolución en 1920. Él decía que repetir los mismos errores nos procuraba un placer inconsciente. Es difícil de entender, pero podríamos empezar a tratar de aceptarlo cuando comprobamos por nosotros mismos que volvemos a caer sistemáticamente en los mismos errores y a volver a hacer eso que dijimos que nunca volveríamos a hacer.

Parece que estamos siempre dispuestos a repetir una situación que ya nos resulta familiar y con la que tal vez hayamos sufrido. No sabemos por qué, pero es más fuerte que nosotros.

¿Somos masoquistas? ¿Qué objetivo tiene volver a repetir algo que nos hizo daño? Volvemos a repetir lo que conocemos. Tan simple como eso. Aun cuando haya sido una situación dolorosa, traumática o humillante; preferimos volver a lo conocido antes que enfrentarnos a lo nuevo porque lo nuevo, suele provocar temor. Y entonces aparece otra frase popular que se ajusta a esto: “más vale malo conocido que bueno por conocer.” El placer se logra cuando volvemos a encontrarnos con lo conocido, porque aunque lo conocido sea malo, brinda seguridad.

¿Recuperando viejos amores… o errores?

Pero dentro de esta insistencia en repetir infortunios, vamos a detenernos puntualmente en volver a tropezar con la misma piedra… O con el mismo amor.

Llevar adelante una relación de manera saludable implica compromiso, esfuerzo y concesiones. Parece algo natural sobre lo que ni siquiera tendríamos que detenernos, pero no todos los involucrados en una relación sentimental, están dispuestos a asumir compromisos, hacer esfuerzos o establecer concesiones.

Cuando algunas de estas piezas del rompecabezas no encajan, las relaciones se terminan y con el tiempo evaluamos qué fue lo que sucedió, qué hicimos mal, qué podríamos haber hecho y miles de preguntas más.

El tiempo ayuda mucho, porque nos coloca en perspectiva los hechos y las personas y cuando el aturdimiento inicial de la separación pasa, podemos evaluar mejor cuánta responsabilidad tuvimos nosotros y cuanta le corresponde al otro. No nos engañemos… “Para bailar tango hacen falta dos” y si bien alguno puede tener más responsabilidad que el otro, las relaciones se terminan por cuestiones mutuas.

Y entonces pasado ese tiempo necesario, entendemos que los sentimientos aún están ahí. Que no se fueron, que ni siquiera disminuyeron y entonces nos planteamos una segunda oportunidad para nosotros y para el otro.





La responsabilidad de volver a elegirnos como pareja debe ser mutua y ambos debemos estar de acuerdo. ¿Es esto posible?

No podemos saber a ciencia cierta si los sentimientos pueden volver o no. Esto depende de cada persona. Algunos creen que no es posible, mientras que otros piensan que los sentimientos pueden recuperarse.

Bien sabemos que muchos lo han hecho, pero siempre que exista la clara y seria intención de resolver los problemas, e identificar y analizar las causas. Todo esto te ayudará a saber cómo actuar, qué hacer y qué evitar en esta segunda oportunidad.

Está claro que aunque logremos recuperar los sentimientos, nada será igual. Pero tal vez precisamente de eso se trate. Y no hablamos en términos de intensidad, sino de la naturaleza de los sentimientos. Esto debemos tenerlo claro para no caer en una dependencia afectiva.

Los nuevos sentimientos evolucionarán junto con la relación y es por eso que es conveniente analizar las causas de la ruptura, antes de emprender nuevas acciones para recuperar un viejo amor. Es de la única forma en que lograremos una relación sana y con sentimientos más sólidos.

Sin embargo… Hay quienes creen que las segundas versiones nunca son buenas. Hay quienes no volverían nuevamente a tropezar con lo que consideran una piedra si tuvieran la oportunidad de volver el tiempo atrás.

Éstas son las personas que tuvieron experiencias lo suficientemente negativas como para tener la certeza de que nada puede recuperarse y que incluso, están mejor sin esa persona.

Realmente hay que ser muy valiente para mirarse mucho tiempo atrás, entender que se cometió un error y poder reconocerlo. Esto hace a un crecimiento interior saludable que seguramente redundará en positivo en futuras relaciones, porque nos hará saber qué cosas esperamos de un nuevo amor y qué cosas no estamos dispuestos a tolerar.

¿Qué opinas sobre las personas que se dan una segunda oportunidad? ¿Podrías hacerlo? ¡Comenta y comparte!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste