Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

3 Síntomas de falta de vitamina B12 que la mayoría de gente desconoce.
Por Guru en Noviembre del 2017 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

La carencia de vitaminas y minerales no debería existir mientras nuestra alimentación fuese abundante y variada. Pero la vida moderna, estresante y con ritmos infernales, con alimentos industrializados, desnaturalizados, refinados; hace que sin darnos cuenta estemos cayendo en numerosas carencias de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales que todo organismo sano necesita.

La vitamina B12 es indispensable para la reproducción de las células, especialmente las de los glóbulos rojos. Preserva la mielina, protege los nervios y está implicada entre otras cosas, en la producción de sustancias que afectan el humor y la psiquis.

En asociación con el ácido fólico y la vitamina B6, la vitamina B12 ayuda al organismo a reducir los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares. También tiene efectos benéficos sobre los nervios y sería susceptible de prevenir diferentes trastornos neurológicos así como el entumecimiento y hormigueo de las extremidades, síntomas habitualmente ligados a la diabetes. La vitamina B12 podría también jugar un rol positivo en el tratamiento de ciertos tipos de depresión.

La vitamina B12 o también llamada cobalamina, es la única vitamina del grupo de que el organismo almacena en grandes cantidades especialmente en el hígado. Una baja cantidad de ácido gástrico o una producción insuficiente de factor intrínseco, frecuentemente ligados a la edad, pueden acarrear una deficiencia de vitamina B12. La carencia de esta vitamina puede tardar varios años en percibirse, ya que el organismo posee importantes reservas.

Veamos en qué influye y para qué sirve la vitamina B12.

1) Enfermedades cardíacas y depresión.

En la mayoría de los casos, la alimentación aporta suficientes cantidades de esta vitamina pero en ocasiones, puede volverse difícil de asimilar después de los 50 años. Ahora bien, una deficiencia aunque sea mínima, incrementa los riesgos de problemas cardiovasculares y de depresión.

La vitamina B12 incide en:

- Prevención de una forma particular de anemia.

- Reducción de los riesgos de enfermedades cardiovasculares.

- Alivio de los dolores nerviosos, los entumecimientos y los hormigueos en las extremidades.

-Alivio de la depresión.

La carencia de vitamina B12 acarrea desánimo, depresión, entumecimiento y hormigueo en las extremidades debido a los trastornos nerviosos, la fatiga muscular, la confusión y la pérdida de memoria. Es por eso que es importante recurrir a suplementos si se observa que la alimentación no puede cubrir las necesidades.

2) Enfermedades neurológicas e inmunitarias.

Se observa a menudo índices bajos de vitamina B12 en personas afectadas con mal de Alzheimer, pero nada indica que esta deficiencia contribuye a la enfermedad o sea resultado de eso. Las investigaciones muestran que un aporte apropiado de vitamina B12 mejora las afecciones inmunitarias de las personas mayores y podría atenuar la disminución de la audición y los acufenos.

Independientemente de todo esto, se trata de un elemento nutricional necesario para la salud del sistema inmunitario. Ciertos estudios dejan entender que la vitamina B12 podría retrasar el lapso que existe entre la contaminación por HIV y el desarrollo del sida, aunque esto aún necesita más estudios.

3) Cáncer de seno.

Investigadores de la Universidad John Hopkins en Estados Unidos, informaron que las este tipo de mujeres que sufrían de cáncer de seno tenían niveles sanguíneos más bajos de vitamina B12 que las que no lo habían desarrollado. Sin embargo, otro estudio no observó ningún tipo de asociación entre los niveles de vitamina B12 y el riesgo de cáncer de seno. Por otra parte, ningún efecto reductor de una combinación de ácido fólico y de vitaminas B6 y B12 se observó en el riesgo de cáncer. Estos resultados aún deben confirmarse.

Primeros síntomas de carencia.

- Trastornos nerviosos: dolores, hormigueos, problemas de coordinación y de la memoria.

- Anemia: pérdida de fuerza, debilidad inmunitaria, fatiga crónica y trastornos de la concentración. Palidez.

- Problemas de síntesis de neurotransmisores y de hormonas: trastornos psicológicos, depresión y psicosis.

- Problemas digestivos: constipación, diarrea, inflamaciones bucales y o gastrointestinales. Pérdida del apetito.

- Trastornos psicoemocionales: pérdida de la libido, trastornos de la concentración, irritabilidad, cambios de humor y nerviosismo.

Dosis recomendada.

La dosis diaria recomendada es de 2,4 µg (microgramos).

Para prevenir la anemia ligada al régimen vegetariano demasiado estricto, la dosis recomendada es de 5 a 10 µg por día. Para las personas mayores, un complemento de 10 a 25 µg al día sería lo recomendado.

Fuentes naturales de vitamina B12.

En los alimentos, la vitamina B12 se encuentra principalmente en los productos de origen animal, y en particular en los crustáceos y las vísceras. Ciertos productos de origen vegetal contienen una importante cantidad como el miso o la espirulina pero no es seguro que bajo esta forma se pueda absorber bien por parte del organismo. Los cereales, la levadura alimentaria y ciertas bebidas con soja son ricos en vitamina B12.

Algunos de los alimentos más importantes son:

- Hígado de ternera.

- Hígado de cordero.

- Caviar.

- Ostras.

- Conejo.

- Caballa.

- Arenques.

- Crustáceos.

- Carne de ternera.

- Jabalí.

- Trucha.

- Atún.

- Pavo.

- Huevos.

- Leche.

- Salmón.

- Queso Camembert.

- Queso Emmental.

- Cordero.

- Pato.





Otras informaciones útiles.

Un huevo y un vaso de leche aportan el 25% de vitamina B12 necesaria para un adulto, mientras que una porción de carne de pescado, aportan el 100%.

Las personas mayores que tienen deficiencia leve de vitamina B12, podrían no aprovechar el máximo de protección de la vacuna contra la neumonía.

Un estudio realizado sobre 30 personas de edad permitió constatar que producían, luego de la vacunación, menos anticuerpos contra las bacterias responsables de la neumonía cuando sus reservas de vitamina B12 eran bajas, algo que los volvía más vulnerables a la enfermedad.

Muchas personas mayores sufren de deficiencia de vitamina B12. La edad provoca algunas veces gastritis atrófica que reduce la producción de jugo gástrico así como de factor intrínseco y de ahí deriva una baja asimilación. Cuando la vitamina se provee a través de suplementos o alimentos enriquecidos, se absorbe mejor por parte del organismo ya que no necesita ácido gástrico para ser separada de las proteínas alimentarias.

El nivel de vitamina B12 disminuye en caso de úlcera, de enfermedad de Crohn o de otras enfermedades gastrointestinales, dispepsia crónica y gota; con la toma de medicamentos antiepilépticos o píldora anticonceptiva. El abuso del alcohol también reduce la absorción.

Riesgos de carencia severa de vitamina B12.

Esta vitamina está ligada a numerosos procesos elementales del organismo y juega un rol particular en la salud. Una carencia de esta vitamina esencial puede entonces acarrear consecuencias algunas veces muy graves. Una carencia importante puede conducir a una situación de anemia perniciosa que puede ser mortal si no es tratada. Trastornos de la mitosis (división celular) pueden conducir a un gran número de trastornos graves.

Incluso, trastornos de la síntesis del ADN pueden conducir a muchas enfermedades genéticas o incluso al cáncer. Problemas de neurotransición pueden generar fatigas crónicas, depresión o estados psicóticos.

Si la vitamina B12 no cumple con su función de proteger los nervios, algunas enfermedades pueden aparecer como el Parkinson, la esclerosis en placas y otras enfermedades neurodegenerativas. Por otra parte, este tipo de trastornos puede llevar a una persona a un estado de demencia senil.

Los ejemplos que acabamos de citar son ejemplos típicos entre la inmensidad de los síntomas que una carencia de vitamina B12 puede generar en nuestra salud. De hecho, existen numerosos indicadores que ponen en evidencia un estado de carencia de vitamina B12 pero es esencial entender bien el valor fundamental de esta vitamina para comprenderlos.

Grupos de riesgo de vitamina B12.

Ciertos alimentos son una buena fuente de vitamina B12, pero algunas veces el cuerpo no logra mantener su nivel óptimo. Algunos grupos de alto riesgo deberían contemplar la ingesta de suplementos de esta vitamina de manera cotidiana.

- Las personas de 60 años o más que no tienen suficiente ácido gástrico.

- Los pacientes diagnosticados con trastornos autoinmunes, tales como la enfermedad celíaca o la enfermedad de Crohn.

- Los vegetarianos y los veganos.

- Los diabéticos tipo II que utilizan un antidiabético oral como la Metformina podrían bajar sus niveles de vitamina B12 en sangre, pero las consecuencias clínicas de esta disminución no se encuentran aún claras.

Hemos aprendido que difícilmente podamos tener déficit de vitamina B12 con los alimentos que consumimos a diario, pero es importante saber cuáles son los síntomas, los grupos de riesgo y las consecuencias que la carencia tiene en nuestro organismo.

¡Comparte esta información!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste