saludable.guru
Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

Síntomas de Fibromialgia en la mujer a los que hay que prestarles atención.

Una enfermedad puede tener determinadas características que hacen que los profesionales deban definirla de acuerdo a los síntomas que presenta, pero independientemente de cada particularidad, las personas vivimos una patología de una manera especial determinada por cada organismo. En el caso de la fibromialgia, las mujeres pueden verse afectadas de maneras diferentes.

La fibromialgia es una afección crónica que genera dolor, fatiga y un estado de sensibilidad en todo el cuerpo. Si bien esto afecta ambos sexos, las mujeres son más proclives a desarrollar esta enfermedad. Según las estadísticas, entre el 80 y el 90% de las personas afectadas con fibromialgia son mujeres.

Es posible que este marcado incremento lo determinen las hormonas, los genes y las diferencias entre los sistemas inmunológicos de hombres y mujeres. De todas maneras, aún queda mucho camino por recorrer para determinar por qué las mujeres son más proclives a sufrir esta enfermedad.

Dolores menstruales y fibromialgia.

Una característica marcada de la fibromialgia tiene que ver con los dolores menstruales. Éstos pueden ser más fuertes en mujeres que padecen de fibromialgia. Los cólicos pueden variar en intensidad mientras se desarrolla el período menstrual.

La edad de las mujeres alcanzadas por la fibromialgia, oscila entre los 40 y los 55 años y los síntomas pueden ser más marcados en mujeres posmenopáusicas o que están atravesando la menopausia.

Durante este período, las mujeres pueden experimentar distintos cambios entre los que encontramos:

- Cambios en el humor.

- Dolores en el cuerpo.

- Estados de ansiedad.

- Nerviosismo.

- Depresión.

Todo esto está directamente ligado a la baja en la producción de estrógenos que ocurre durante la menopausia. Debemos recordar que los estrógenos inciden en el control de la serotonina, una hormona que determina nuestro estado de ánimo e influye en el dolor.

Es por eso que muchas veces confundimos los síntomas de la fibromialgia con los síntomas de la perimenopausia, ya que están íntimamente relacionados.

- Dolores.

- Sensibilidad.

- Insomnio.

- Dificultad para memorizar.

- Dificultad para procesar ideas.

- Depresión.

Los dolores generados por la fibromialgia se incrementan durante el ciclo menstrual. Se trata de un dolor que se describe como profundo y que, a través de los músculos, se irradia a otras partes del cuerpo. Algunas personas describen sensaciones de pinchazos y puntadas.





Una de las diferencias marcadas entre hombres y mujeres que padecen de fibromialgia tiene que ver con la intensidad del dolor. Si bien ambos reportan dolores intensos, los dolores de las mujeres suelen ser dolores más generales, que abarcan casi la totalidad del cuerpo y dura más tiempo.

En esto también los estrógenos tienen parte de la responsabilidad, ya que los mismos, mientras están presentes en las mujeres, actúan como una barrera ante el dolor. Al desaparecer, o al bajar la producción, los dolores se vuelven más intensos.

Si bien las molestias pueden abarcar como dijimos anteriormente, casi la totalidad del cuerpo; existen puntos en donde se hacen más evidente.

- La nuca.

- Área de hombros.

- Frente del cuello.

- Pecho.

- Codos.

- Laterales de las caderas.

- Parte interna de las rodillas.

- Pelvis.

Problemas intestinales y fibromialgia.

Otras funciones del organismo que puede afectar la fibromialgia tiene que ver con el sistema digestivo y los intestinos. En este caso, observamos una relación entre la enfermedad y el síndrome del intestino irritable y los problemas de vejiga.

Las investigaciones en relación a esta problemática indican que las personas afectadas con fibromialgia tienden a desarrollar cistitis a repetición o síndrome de vejiga dolorosa. Alrededor del 15 al 24% de las mujeres se ven afectadas en este sentido.

Tanto la cistitis como el síndrome de vejiga dolorosa pueden provocar:

- Calambres y dolores en la parte baja del abdomen.

- Dolor durante la micción.

- Sensación de presión sobre la vejiga.

- Necesidad de orinar más frecuente.

- Dolor al momento de mantener relaciones sexuales.

Depresión y fibromialgia.

Otros estudios concentraron las investigaciones en los casos de depresión entre hombres y mujeres que padecen de fibromialgia. En este caso, también las mujeres llevan la delantera ya que la depresión es más alta en mujeres que en hombres.

Junto con esto, se observa el síndrome de piernas inquietas y la apnea de sueño. Es muy probable que el hecho de no poder descansar lo suficiente, incremente la sensación de fatiga y depresión como así también la sensibilidad al dolor.

Es absolutamente comprensible que quienes se ven afectados por la fibromialgia experimenten momentos de desazón, ya que la enfermedad incluye síntomas que pueden ocasionar angustia en muchas personas.

Si siente alguno de los síntomas ya mencionados o también sensibilidad a los cambios de temperatura, los ruidos fuertes y las luces brillantes; como así también nota dificultades para recordar o concentrarse, siente dolores de cabeza o dolor en la mandíbula, es hora de consultar con un médico y descartar la enfermedad o aplicar un tratamiento.

Existen varios métodos para diagnosticar la fibromialgia y es común confundirla con la artritis reumatoide, ya que muchos síntomas son similares.

Tratamientos naturales y fibromialgia.

Como hemos mencionado, no existe una cura definitiva, pero sí podemos recurrir a tratamientos naturales y alternativos que mejoran la calidad de vida.

Es importante “escuchar” al cuerpo para comenzar rápidamente con cambios que harán que el estrés sobre el cuerpo sea mínimo.

Evite el cigarrillo, el alcohol y el café. Opte por alimentos saludables como frutas y verduras, e incremente la cantidad de pescado e su dieta.

Cólicos y dolores menstruales: aplique calor sobre su abdomen y permanezca en posición fetal.

Dolor muscular: la terapia de comportamiento cognitivo puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y a elaborar pensamientos positivos para disminuir los niveles de dolor.

Estrés: práctica ejercicios de relajación por medio de la respiración profunda y la meditación.

Depresión: intenta técnicas de relajación y prueba actividades como yoga, la acupuntura y los masajes.

Insomnio: intente no dormir siesta, evitar la cafeína y las actividades estimulantes antes de acostarse. Beba infusiones de tilo, manzanilla y valeriana.

Comparte esta información con tus amigos y familiares. ¡Estemos informados!





Los consejos de saludable.guru son sólo para fines informativos y educativos. saludable.guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste