Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

6 trucos geniales que convertirán tu baño en un templo de la limpieza
Por Guru en Enero del 2018 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

Dentro de las tareas domésticas, limpiar el baño debe ser de las que menos agradan a las amas de casa, pero al mismo tiempo sabemos que junto con la cocina, son dos lugares de una casa en donde no podemos dejar que la suciedad se acumule.

El baño debería repasarse todos los días para que el moho y las bacterias no se multipliquen, pero no sólo eso; sino que con la limpieza diaria evitamos que otro tipo de suciedad se acumule y luego sea más difícil de eliminar.

Hoy haremos una limpieza minuciosa del baño que te llevará un poco de tiempo, pero que luego sólo demandará un mantenimiento simple y breve.

¿Quieres saber cómo aprovechar al máximo el tiempo, realizar una limpieza profunda y todo eso sin gastar en esos productos de limpieza caros y tóxicos?

Lee estas sugerencias y elige la que más te convenga.

1) Limpiar la bañera:

¡Qué tedioso es limpiar la bañera! Parece que nunca termina de quedar limpia del todo, y eso sin contar lo cansador que es.

- El vinagre blanco es muy eficaz para mantener la bañera blanca. Mezcla agua caliente con vinagre blanco e incluso agregarle un poco de jugo de limón para reforzar su acción limpiadora.

Coloca todo en una botella con pulverizador, deja actuar un par de horas y luego lava normalmente.

- Otra forma es pulverizar con jugo de limón la bañera y espolvorear con sal fina. Dejar actuar una media hora y luego frotar con una esponja embebida en vinagre blanco. Por último, enjuagar.

- Reemplaza la esponja por una toronja (pomelo). Esta fruta está nacida como el limón y permite actuar contra el sarro que se adhiere de manera intensa. Humedece la bañera, espolvorea con sal y frota a medio pomelo. ¡Eficaz y ecológico!

- Embebe una esponja con una mezcla de agua y dentífrico. Retira las marchas rebeldes de la bañera con esta solución.

- Para mantener la bañera en buen estado mucho más tiempo, lo mejor es limpiarla de manera regular con bicarbonato de sodio. Este producto natural y ecológico ayuda a retirar las manchas persistentes de la bañera y le devuelve un blanco perfecto. La utilización es muy simple, humedece la bañera y espolvorea abundante bicarbonato de sodio. Deja actuar durante 30 minutos y luego frota la superficie con la ayuda de una esponja húmeda. Gracias al bicarbonato de sodio, limpiar la bañera y las manchas más rebeldes resulta mucho más simple.

- Utiliza aguarrás o trementina rebajada con agua para frotar la bañera y procura realizar un enjuague minucioso.





2) Limpiar grifería.

Los grifos también se humedecen o se mojan y esa agua que queda sobre ellos al secarse, deposita el sarro que luego se va acumulando y va blanqueando las superficies y restándole brillo. Probemos con estos trucos.

- Para eliminar el sarro de las canillas o grifos, también puedes utilizar bicarbonato de sodio, vinagre blanco y limón. Lo ideal es incluso unir los tres ingredientes, formar una pasta y frotar esta mezcla con la ayuda de una esponja o un paño. Para las marcas más adheridas, limpia con jugo de limón. Esto le devolverá a tu grifería el brillo que te gusta.

- Otra opción es embeber los grifos con vinagre blanco, dejar actuar y cepillar con un cepillo de dientes.

- Nunca frotes con elementos abrasivos la grifería. Corremos el riesgo de rallar el metal, algo que hará que el próximo sarro se adhiera con mayor fuerza y cueste más retirarlo.

3) Limpiar la ducha.

Aquí debemos tener en cuenta tanto los orificios de salida de agua de la ducha como la grifería y también las paredes y el piso de un lugar que permanentemente está en contacto con la humedad y en donde la proliferación de hongos es casi inevitable. Veamos distintas alternativas.

- Como todo lugar por donde circula agua, es lógico que el sarro se vaya acumulando en la regadera de la ducha de manera tal que los orificios se vayan tapando y cada vez notemos menos presión de agua. Para solucionar este problema tomemos una bolsa de plástico, mezclemos agua y vinagre a partes iguales y colguemos esta bolsa de manera tal que los orificios queden sumergidos dentro de la solución. Deja actuar durante varias horas o incluso toda una noche y veras como el vinagre aflojará el sarro para qué de esta manera puedas enjuagar y volver a gozar de una buena cantidad de agua cuando te bañas.

- En relación a la grifería, puedes utilizar los mismos trucos que vimos anteriormente.

- Tanto en paredes como en pisos del sector de la ducha se adhiere el jabón de manera tal que luego provocará manchas. Para solucionar este problema utiliza cera para autos como método de limpieza.

Lava los cerámicos de paredes y piso con agua y jabón. Espera algunos minutos para que se seque y luego aplica cera de autos extendiendo con la ayuda de un paño y realizando movimientos circulares. Lustra hasta sacar brillo y repite este mismo tratamiento dos veces al año. La principal ventaja es que la cera evitará que el jabón se adhiera a las paredes y de esta manera formar moho en las uniones de los cerámicos.

- También puedes utilizar el limón para limpiar las paredes de la ducha. Rocía con un pulverizador agua con jugo de limón o frota un medio limón por las paredes.

- Calienta vinagre en una olla y rocía las paredes de la ducha. Toma una esponja y frota hasta retirar el moho y el sarro. Enjuaga con agua tibia para que no quede ningún rastro de vinagre.

Este paso es muy importante, ya que el vinagre puede dañar las uniones de los cerámicos.

4) Limpiar óxido.

Siempre como consecuencia de la humedad reinante en el baño, es habitual que el óxido comience deteriorar algunos elementos de metal. Utiliza estas alternativas.

- Rocía sobre la zona oxidada una mezcla de 2 cucharadas de ácido cítrico por medio litro de agua caliente. Pasa un cepillo, enjuaga y seca.

- Cubre tus manos con guantes y limpia con la misma mezcla, pero utilizando una esponja. Enjuaga y seca.

- Mezcla en un recipiente una cucharada de vinagre y un poco de bicarbonato de sodio. Protege tus manos y aplica con un pincel para luego limpiar con una esponja húmeda.

5) Limpiar inodoro y lavabo.

Tanto para el inodoro como para el lavabo, el método es el mismo, porque en ambos lugares se depositan microbios y bacterias y en ambos lugares también el efecto del sarro deteriora los materiales.

- Realiza una mezcla de bicarbonato de sodio, jugo de limón, vinagre y agua hirviendo. Utiliza guantes para manipular esta preparación. Frota con una esponja y luego enjuaga.


6) Limpiar vidrios y espejos.

Limpiar vidrios y espejos puede ser una verdadera pesadilla y después de mucho penar, vemos que al final no quedaron como queremos. Aquí la solución.

- Embebe un trozo de algodón o una bola de papel de diario con alcohol medicinal y limpia los vidrios y espejos.

- Frota vidrios y espejos con una papa cruda y luego enjuaga y limpia con una mezcla de agua y un poco de alcohol de quemar.

- Frota vidrios y espejos con un puñado de hojas de té frías.

- En caso de que los vidrios se encuentren engrasados, mezcla por 4 litros de agua un vaso de alcohol de quemar y otro de vinagre blanco. Limpia con esta preparación y seca con un paño de algodón o con papel de diario.

- Las marcas de dedos o manchas dejadas por las moscas, pueden quitarse fácilmente con un paño embebido en un poco de amoníaco.

- Embebe un paño con glicerina para retirar marcas de vidrios y espejos.

Otros consejos útiles.

- Nunca limpies vidrios y espejos con elementos o limpiadores abrasivos.

- Retira siempre primero el polvo de vidrios y espejos antes de limpiarlos.

- Si tienes mamparas con vidrios en la ducha, puedes utilizar estos trucos para limpiarlas y evitar dejar que se sequen solos. Pasa un paño que absorba el agua luego de utilizarla.

- Con la ayuda de guantes protectores, frota con un paño cenizas de madera en la grifería para realzar el brillo. Cuida que las cenizas no caigan en las uniones de pisos, cerámicos y bañera.

- Utiliza harina común o detergente para lavavajillas para obtener brillo en tu grifería. Enjuaga bien.

- No mezcles productos químicos como el amoníaco con la lejía (lavandina). Estas mezclas provocan gases cáusticos que pueden ser peligrosos si entran en contacto con la piel o si son inhalados.

- Evita limpiar bañeras de acrílico con químicos agresivos que pueden alterar el color original. En todo caso, prueba en un sector que no se vea antes de utilizarlos.

- Utiliza un cepillo extenso para no tener que agacharte durante mucho rato sobre la bañera.

- Deja cada tanto la puerta y la ventana abierta del baño para que circule el aire y no se concentre la humedad.

- Limpia los pisos con vinagre y agua, para desinfectar y eliminar sarro y vierte los restos en rejillas para ayudar a limpiar tuberías.

- Mantener una limpieza diaria te asegura no tener que realizar un trabajo demasiado profundo y tedioso cada vez que tengas que limpiar tu bajo.

¡Comparte estos trucos que toda ama de casa debe conocer!




Aprende a fabricar jabón de zanahoria, ideal para ...

Hacer QUESO Fresco En tu Cocina Es Tan Fácil Que L...

¿Cuáles son los síntomas que trae la falta de magn...

Aprende a Preparar de Manera Correcta el Té Verde ...


Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste