Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       -> Curiosidades <-

10 increibles trucos que te van a ayudar a salvar tu ropa y calzado.
Por Guru en Enero del 2018 en Curiosidades

Seguinos en Pinterest

A todos nos ha pasado de encariñarnos con un par de zapatos o con una prenda al punto tal de no querer desprendernos de ellos por nada del mundo, pero además del desgaste lógico por el uso, a menudo nos vemos forzados a dejar de usar algo porque por accidente se ha manchado o se ha deteriorado. ¿Hay solución? ¡Puede que sí!

Hay manchas rebeldes que son muy difíciles de eliminar, sobre todo en la ropa de colores claros. También el calzado, que está más expuesto a los accidentes por estar en contacto directo con el piso, se daña de manera tal que aun cuando tienen poco tiempo de comprados, terminan confinados en un rincón del guardarropas porque sabemos que ya no podemos utilizarlos.

Nuevamente recurrimos a los viejos trucos de la abuela para poner en buenas condiciones esa prenda que parecía destinada a la basura o esos zapatos que creías que ibas a tener que regalar.

Veamos cuáles de estos recursos puedes utilizar para poner en condiciones esa ropa de la que no quieras desprenderte.

1) Manchas de hierba.

Este es un tipo de manchas muy común en la ropa de los niños. No podemos impedir que jueguen y es imposible evitar que manchen su ropa cuando toman contacto con la hierba. Hay solución, a no desesperar.

- Lo ideal es siempre lavar éstas manchas o cualquier mancha lo antes posible. Enjuaga la prenda simplemente con agua y luego toma un paño, vierte un poco de alcohol y frota. Luego enjuaga.

- También puedes utilizar jugo de limón utilizando el mismo procedimiento.

- Humedece la mancha con agua, extiende dentífrico y frota con un cepillo de dientes. Si el dentífrico no retira por completo la mancha, agrega unas gotas de vinagre o alcohol. Enjuagar.

- Embebe la prenda con leche o vinagre, deja actuar unos minutos y luego enjuaga.

- Si la mancha se encuentra sobre una superficie de cuero, limpia con un aceite desmaquillante.





2) Manchas de tinta.

- Frota la mancha con dentífrico, jugo de limón o alcohol.

- Rocía fijador para cabello sobre la mancha y frota inmediatamente con un paño seco. Repite tantas veces como sea necesario.

- Si se trata de una prenda muy delicada como seda o lana, aplica glicerina, deja actuar una media hora y enjuaga con agua caliente.

3) Manchas de tintura.

- Si la prenda es de color blanco puedes utilizar lejía (lavandina).

- Embebe un paño con un poco de amoníaco y frota la mancha. Enjuaga.

- Espolvorea sobre la mancha bicarbonato de sodio y rocía con vinagre blanco. En cuanto el bicarbonato reaccione formando burbujas, frota y luego enjuaga.

- Rocía fijador para cabello sobre la mancha y frota inmediatamente con un paño seco. Repite tantas veces como sea necesario.

4) Manchas de grasa, aceite, vino o salsa.

- Embebe un paño con amoníaco diluido en agua y frota sobre la mancha. Toma la precaución de verificar que la tela soporte el amoníaco. Previamente, puedes realizar un testeo sobre un sector de la prenda que no esté a la vista. El amoníaco debe diluirse de acuerdo a que tan resistente sea la tela. Enjuaga la prenda y lava normalmente.

- Vierte una gota de shampoo sobre la mancha y frota suavemente con un cepillo de dientes. A continuación, espolvorea sobre la zona tratada un poco de bicarbonato de sodio y frota. Por último, enjuaga.

- Aplica sobre la mancha de grasa hojas de papel absorbente y luego repasa con la plancha bien caliente. El papel absorberá la grasa o al menos hará más fácil retirarla con el lavado.

- Sobre una tela delicada, es preferible espolvorear talco sobre la mancha, cubrir con un papel absorbente y luego pasar la plancha bien caliente. Repite la operación hasta eliminar por completo la mancha.

- Aplica un poco de vinagre blanco sobre la mancha y luego tu jabón líquido habitual para lavar la ropa. Deja actuar unos minutos y luego lava normalmente.

- Si se trata de la superficie de un tapizado, alfombra o sofá, utiliza cualquiera de estas técnicas y seca con secador de pelo.

5) Manchas de óxido.

- Aplica líquido antioxidante sobre la mancha y frota con un paño seco. También puede utilizar este mismo truco para limpiar manchas de óxido en madera, mármol u otras superficies que soporten el antioxidante.

6) Manchas de lápiz labial, maquillaje o cera.

- Aplica un poco de líquido desmaquillante (no graso) sobre un paño y frota la prenda manchada.

- Utiliza el mismo sistema pero aplicando amoníaco sobre una mancha de cera. Enjuaga bien luego de utilizar.


7) Manchas de sangre.

- Diluye un poco de amoníaco en agua, embebe un paño y limpia la mancha apoyando con toques. No frotes de manera excesiva, ya que corres el riesgo de extender la mancha aún más sobre la tela.

- Prepara una solución con dos cucharadas de agua caliente y una cucharadita de bórax (borato de sodio). Protege tus manos con guantes y frota suavemente la mancha de sangre con esta solución. Luego enjuaga y lava.

- Otra opción es utilizar lejía (lavandina) que no contenga cloro.

- Aplica suero fisiológico sobre la mancha y limpia con toques con un paño embebido en agua oxigenada.

- Si la mancha es reciente, aplica un cubito de hielo y deja que se derrita sobre la tela. Luego, lava normalmente.

- Si la tela lo soporta, sumerge durante toda una noche la prenda en agua fría y por la mañana lava normalmente.

- Aplica sobre la mancha una mezcla de almidón en polvo y agua y luego vierte sobre esta un poco de agua oxigenada. Deja actuar unos minutos y lava normalmente.

- De acuerdo al tamaño de la mancha, disuelve dos o tres aspirinas en agua hasta formar una pasta. Aplica sobre la tela, frota y luego lava normalmente.

- Si la tela es resistente y te lo permite, aplica líquido limpia hornos y luego lava en lavarropas. (Mucho cuidado al manipular este producto).

- Prepara una pasta con vinagre y almidón en polvo, frota sobre la tela y luego lava normalmente.

8) Manchas de transpiración.

- Impregna alcohol al 70% en un paño y aplica sobre la mancha con toques. Luego, frota con jabón la zona afectada y lava normalmente.

- Aplica en un paño mojado ácido oxálico y frota la mancha de transpiración. Enjuaga y vuelve a realizar la misma operación pero con un trapo embebido en agua oxigenada. Por último, lava normalmente.

- De acuerdo a la resistencia de la tela aplica jugo de limón o jugo de limón diluido con agua, deja actuar unos minutos y seca al sol. Luego, puedes lavar con normalidad.

9) Manchas en papel tapiz.

- Prepara una mezcla de amoníaco y agua, limpia la superficie y espolvorea con talco. Deja actuar toda una noche y por la mañana frota con un trapo húmedo.

10) Manchas en calzado de cuero.

- Cualquier tipo de quitamanchas amenaza con cambiar o alterar el color natural del calzado. En este caso tendrás que limpiar ambos zapatos con el quitamanchas e insistir particularmente sobre la zona afectada. De esta manera, mantendrás el color uniforme.

- Mezcla 1 cucharada de alcohol por 10 de agua y aplica esta solución con un paño sobre la mancha del calzado.

- Utiliza el mismo sistema en caso de manchas de vino, pero previamente absorbe la mayor cantidad de líquido con un papel absorbente.

- Si se trata de una mancha de quemadura, es muy difícil recuperar el cuero; pero si no es muy profunda, puedes intentar atenuarlas pasando delicadamente por encima una piedra pómez y luego aplicar con toques un paño embebido en aceite. Luego, lustra tus zapatos normalmente.

- Para las manchas de brea o alquitrán, frota el calzado con un cepillo suave o si el calzado no corre el riesgo de estropearse aún más, frota con piedra pómez. Luego, lustra.

- Una de las manchas más comunes es la mancha de agua, ya sea por haber pisado un charco de agua o porque te sorprendió la lluvia la calle. Embebe un paño con vaselina y frota sobre la mancha.

- Para las manchas de aceite o combustible aplica talco o harina. Deja absorber durante un par de horas y luego frota.

- Si las manchas son un poco viejas, aplica con un paño amoníaco diluido en agua en ambos zapatos para evitar los cambios de color. Deja reposar los zapatos en un lugar lejos de cualquier fuente de calor y luego limpia con un paño seco.

- Para las manchas de barro o tierra, deja secar por completo y pasa una lima de uñas suavemente. Luego, frota con un paño seco.

- Para retirar manchas de pintura, prepara una mezcla de agua y jabón. Frota con un paño.

Hemos visto distintas alternativas para retirar manchas tanto de prendas de vestir como de calzado, pero no dejes de aplicarlo también en otras superficies de tela como cortinas, colchones, tapizados de sillones, sillas, butacas de autos y alfombras.

¿Qué te parecieron estas ideas? ¡No dejes de compartir!




Las 5 mejores bebidas para perder peso mientras du...

Descubre porqué el OREGANO es la Hierba más podero...

Parecía imposible, pero no lo es: Pan sin harina -...

18 Usos Increibles del Aloe Vera que te Dejaran co...


Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste