Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       -> Curiosidades <-

El «Síndrome del niño rico»: siempre es responsabilidad de los padres
Por Guru en Abril del 2018 en Curiosidades

Seguinos en Pinterest

En cuanto escuchamos hablar de “síndrome del niño rico”, inmediatamente pensamos en familias pudientes y con un poder adquisitivo enorme, pero este síndrome no tiene nada que ver con la cuestión económica, sino que está relacionado a una educación basada en la sobreprotección del niño que no le permite adquirir las herramientas necesarias para luego desenvolverse solo en la vida.

Este síndrome del niño rico que también se conoce con el nombre de “ricopatía” tiene que ver con esos niños mimados a quienes sus padres satisfacen en todas sus demandas por ridículas o excéntricas que parezcan. Todo lo que obtienen, lo obtienen sin ningún esfuerzo y es verdad que muchas veces esto sucede en el seno de familias acomodadas.

Pero también sucede en familias de clase media, en donde los padres deben estar muchas horas fuera de sus casas por motivos laborales e intentan compensar la ausencia física y emocional por medio de bienes materiales.

¿Cómo saber si estamos creando un “niño rico”?

Como ya dijimos, no es necesario tener mucho dinero para que los niños desarrollen este síndrome, ya que vemos cada vez más niños y adolescentes que sufren de “ricopatía”, en familias de clase media.

Precisamente la necesidad que tiene muchos padres de distinguirse económicamente, hace que deban trabajar muchas horas y olvidan el tiempo en cantidad y en calidad que deben darle a la educación de sus hijos. Esto los lleva a caer en el error de darles cosas materiales para reemplazar el afecto y la falta de presencia.

El principal síntoma que experimentan estos niños ricos es el aburrimiento. El aburrimiento es necesario en una cierta medida, porque hace que los niños se esfuercen por generarse cosas nuevas por hacer. Pero cuando el aburrimiento aparece de manera frecuente en niños que tienen una habitación llena de juguetes o de juegos electrónicos, es cuando debemos prestar atención a que algo no está bien.

Muchas veces los mismos padres sin darse cuenta, fomentan esta conducta regalando un objeto material para calmar una “rabieta” o un enojo por parte de los niños. De esta manera, esta forma de conducirse enseña a los niños a que para obtener algo deben comportarse de una determinada manera. De igual forma, aprenden a que haber hecho algo bueno o haber hecho un favor, también merece una recompensa.

Todas estas actitudes por parte de los padres favorecen la aparición del “síndrome niño rico” y pone en peligro la salud emocional y física de los niños.





Características de los niños afectados por el “síndrome del niño rico”.

- Baja autoestima y falta de motivación.

- Incapacidad para controlar las frustraciones.

- Idea de que todo lo merecen.

- Imposibilidad de resolver los problemas por sí mismos, a sabiendas de que siempre los padres lo harán por ellos.

- Irresponsabilidad y falta de disciplina.

- Estrés y ansiedad a nivel escolar.

- Dificultad para entablar relaciones armoniosas con sus pares.

- Falta de paciencia y enojo frente a situaciones insignificantes. Malhumor.

- En casos más graves, los niños adoptan comportamientos perjudiciales para sí mismos cayendo en excesos y vicios.

¿Cómo evitarlo?

- Es primordial hacer comprender a los niños que sus padres se esfuerzan para darles una buena calidad de vida, y que los bienes materiales se obtienen con trabajo y dedicación.

- Explicar a los niños que todos en una casa tenemos responsabilidades por las cuales no hay recompensas. Es importante reforzar sus valores pidiéndoles que realicen pequeñas tareas como poner la mesa, ayudar a ordenar o limpiar su habitación.

- Ayudar a los niños a enfrentar sus propios problemas es formarlos para que luego puedan participar en la vida real. De esta manera aprenden a valorar todo lo que tienen y a respetar el esfuerzo de otros.

- El amor también se expresa con la exigencia. De esta manera aprenden que hay que esforzarse para obtener lo que uno desea. Los niños necesitan una educación lo suficientemente estricta que les permita desarrollar un punto de vista ético y emocional.

Las situaciones frustrantes también forman parte del aprendizaje de vida y saber afrontarlas es fundamental para prepararse para lo que vendrá. Animemos a nuestros niños a desarrollar capacidades emocionales y psicológicas que los convertirá luego en adultos seguros y felices.

- Recompensar el esfuerzo no tiene que ver con lo material, sino con la emocional. Luego de haber hecho algo por sí mismos, independientemente de cómo haya resultado, es fundamental destacar la buena voluntad que pusieron en esa tarea y animarlos a que la próxima vez sea aún mejor. ¡Ese es el mejor regalo!

Seguramente conozcas a muchos padres a quienes pueda interesarles este artículo. ¡No dejes de compartir!




5 Señales de una persona malagradecida y cómo mant...

Pisa una banana y agrega estos 2 ingredientes. ¡Nu...

Mira lo que pasa en tu cuerpo si comes 3 huevos en...

La importancia de masajearte los pies antes de ir ...


Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste