Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies.
Más info. ACEPTO
Home       Noticias       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Recetas Saludables       Belleza       Espiritualidad       Cookies

No tengas miedo de cortar relaciones tóxicas con familiares

Mientras para la gran mayoría, la familia es un lugar de refugio y contención, para otros significa pasar años sacrificando la salud mental y emocional dentro de relaciones abusivas con el pretexto de que “debemos” aceptar a los miembros de la familia. A veces, cortar este lazo puede ser una de las decisiones más difíciles a las que debemos enfrentarnos, pero no por eso menos necesarias.

Pero, ¿quién quiere cortar lazos con la familia? Nadie. Sin embargo, según explica la psicóloga Sherrie Campbell en su libro “amate a ti mismo: cómo aprender a ser su propio dueño”, a veces es necesario por el bien de nuestra salud física y mental.

Para empezar, debemos saber que los miembros de nuestra familia no son siempre personas sanas con quienes mantener un vínculo, y si no fuera porque son miembros de la familia, jamás habríamos elegido que formarán parte de nuestra vida en razón de su mal comportamiento con nosotros.

La terapeuta Lori Osachy, la directora del centro Body Image Counseling, explica: “A menudo, uno de los miembros tóxicos de la familia es un padre o una madre. Es extremadamente doloroso entender que la personalidad de un padre tóxico difícilmente cambie. La decisión de cortar el vínculo y luego mantener lo decidido, puede ser insoportable. Además, muchas veces las personas no entienden que el comportamiento de sus padres es tóxico la mayor parte del tiempo y continúan soportando sus actos abusivos.”

Esta psicóloga nos explica varias razones de por qué debemos poner fin a una relación con miembros tóxicos de la familia.

1) Abuso y manipulación.

Cuando la relación se basa en algún tipo de abuso mental, físico, sexual, verbal o emocional o cuando la relación está basada en la manipulación manifiesta u oculta, o cuando percibes que vives en un estado de ansiedad permanente; es momento de quererse lo suficiente como para tomar distancia.

2) Demasiado estrés.

Debemos saber que es momento de cortar con todo tipo de contacto con esta persona cuando tus emociones están totalmente dominadas por el hecho de querer defenderte o de dar explicaciones de manera permanente.

Cuando una relación de familia te genera estrés y afecta otros aspectos importantes de tu vida como tu trabajo, tu pareja o tus hijos, es porque llegó el momento de cortar con todo tipo de vínculo.

3) Exclusividad absoluta.

Cuando la relación se concentra únicamente alrededor de la otra persona y esa persona no hace nada por mantener una buena comunicación con uno, la relación está destinada al fracaso. Los vínculos unilaterales en donde todo se concentra en una sola persona, no pueden sobrevivir.

4) Intimidación y sometimiento.

A menudo escuchamos hablar sobre el “bullying” escolar, pero el mayor grado de agresión a menudo se encuentra dentro del seno familiar.

Cualquier tipo de intimidación es inaceptable, incluso aunque sea por poco tiempo. Nadie puede atribuirse el derecho de agredirte, a pesar de que sabemos que hay quienes se sienten felices humillando a otros.

Es necesario tener mucho coraje para enfrentarse a este tipo de actitudes, pero debemos hacerlo por nuestro bien.

5) Aprovechamiento e interés.

Cuando un miembro de la familia o un amigo sólo te contactan por interés, para pedirte dinero o favores, es necesario saber que esto también obedece a una actitud tóxica.

Es inadmisible que aprovechando del cariño que les tengas, abusen de tu generosidad.

Incorregibles.

No es nuestra tarea “corregir” a las personas tóxicas, aun cuando sean miembros de la familia. Estas personas sólo saben crear conflictos y viven en una permanente conflictividad. No tenemos que debatirnos entre tolerarlos o no durante toda la vida, porque nuestro bienestar es la prioridad.

Dependiendo de la gravedad del daño que te generen, las relaciones con los tóxicos deben ser más espaciadas o directamente interrumpidas por completo.

Entender y aceptar que un miembro de la familia no está dispuesto a amarnos completamente o descubrir que no podemos contar con él o con ella en un momento de necesidad, es una de las cosas más difíciles de la vida.

No porque sean miembros de la familia, forzosamente la relación debería fundarse en el amor mutuo, en el respeto y en la contención. Sabemos que es difícil, pero a veces es necesario aceptar que un lazo de sangre es lo único que nos une con esas personas.

El derecho a ser feliz.

Todos merecemos ser tratados con respeto y ser amados de manera sincera. No podemos vivir sanamente si todo el tiempo estamos invadidos por la toxicidad de alguien cercano.

No podremos vivir la vida positiva que todos queremos obtener dentro de un entorno en el que compartimos con una persona tóxica que nos lastima deliberadamente y no nos deja ser felices.

Debemos practicar un nuevo concepto que es el de querernos a nosotros mismos y cuidarnos cada día y de esta manera, sentiremos que estamos dando un paso hacia una vida nueva y plena.

¿Qué opinas de cortar relaciones con un familiar tóxico? ¿Ya te pasó? ¡Cuenta tu experiencia y comparte!



Deja tu comentario sobre lo que viste



Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.



Políticas de privacidad