Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies.
Más info. ACEPTO
Home       -> Noticias <-       Buenos Hábitos       Historias de vida       Recetas Saludables       Belleza       Espiritualidad       Cookies

Diego Bianco, el paramédico italiano que murió luego de ayudar a cientos de víctimas del coronavirus

La pandemia se hace sentir cada vez más en todo el mundo, y en Italia ya se ha cobrado cientos de víctimas. Todas las muertes duelen, pero cuando se trata de alguien que arriesgó su vida para salvar a los demás, el sentimiento de tristeza se mezcla con el de gratitud y admiración.

Diego Bianco era un paramédico italiano de 46 años, que falleció el viernes a la noche en su casa en donde vivía con su esposa y su hijo de ocho años. Tuvo fiebre durante siete días y luego que se le diagnosticara el virus, fue internado en los servicios de urgencia. Murió 4 días después.

Este trabajador de la salud, trabajo para el servicio de ambulancias de urgencia en la región norte de Italia, en Lombardía, en donde ya 1200 personas murieron como consecuencia del virus y más de 11.600 se vieron afectadas.

Formaba parte de los 700 profesionales de la salud, médicos, paramédicos y enfermeros que contrajeron la enfermedad.

Los compañeros de Diego Bianco también debieron someterse al autoaislamiento, después de que también presentaran síntomas compatibles con coronavirus.

Según un diario italiano, los colegas de Diego afirmaron que él se encontraba bien, pero que su trabajo exigía que recibiera controles permanentes. También, presentaron quejas ante las autoridades para exigir mayor protección para los paramédicos que se exponen al virus cada vez que toman contacto con personas infectadas.

El vocero del sindicato de salud Ricardo Germani, declaró que Diego era un trabajador calificado, que siempre había utilizado un equipamiento de protección individual, era una persona joven y no presentaba otras enfermedades.

Oliverio Valoti, otro compañero de Diego Bianco, recuerda que: “Diego tenía mucha experiencia en la calle por haber trabajado como ambulanciero, un trabajo que también había hecho su padre. Eso lo llevaba a querer colaborar en todas partes.”

Dios quiera que esta tragedia que nos toca vivir pase pronto, y que podamos recordar a los que se fueron, como así también a los héroes que entregaron su vida para tratar de salvar la de otros.

Ellos se merecen nuestro eterno reconocimiento y una oración por el descanso de su alma.

No dejes de compartir esta historia.



Deja tu comentario sobre lo que viste



Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.



Políticas de privacidad