Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies.
Más info. ACEPTO
Home       Noticias       Buenos Hábitos       -> Historias de vida <-       Recetas Saludables       Belleza       Espiritualidad       Cookies

Carta de una maestra es aplaudida por millones ¿Son los padres el problema?

Entre los muchos y preciados valores que se han ido perdiendo, tenemos uno que realmente produce mucha tristeza y es; el respeto a nuestros maestros.

Cuando pensamos en el tiempo y esfuerzo que invierten en educar, que es una de las profesiones más dignas del mundo y el poco reconocimiento que reciben, tanto de los padres como de los alumnos, así como sus pobres salarios, genera mucha impotencia y rabia.

Para quienes asumieron la increíble y hermosa tarea de formar seres humanos, muchas veces resulta desmotivador tener que batallar con cosas que podrían solucionarse si quienes también tienen la responsabilidad de educar, asumieran la responsabilidad que en definitiva les corresponde. Estamos hablando de los padres, claro está.

Todas las mamás y papás hemos visto en qué situación de abandono se encuentran muchos niños, porque no todos los padres cumplen con su obligación, es que dedicar tiempo de calidad a sus niños.

Esto fue lo que planteó precisamente una maestra de escuela pública, que quiso hacer un descargo sobre ella y sobre sus colegas, cuando se les dice de manera acusatoria, que ellas están para educar. Todos sabemos que la formación académica les corresponde a los maestros, pero la educación del respeto, las responsabilidades y los valores, les corresponde a los padres.

La maestra Lisa Robenson, decidió expresarse así, en las redes sociales.

El problema son los padres.

“Soy maestra jubilada y me siento cansada de las personas que aun sin saber la situación que atraviesan las escuelas públicas, se atreven a juzgar y a hablar sin bases, sin fundamentos, creyendo que con solo una opinión, podrán cambiar el sistema educativo. ¿Han visitado recientemente un salón de clases? Asistan un solo día y van a darse cuenta que hay un déficit de valores bastante preocupante.

Los maestros no son el problema, el conflicto viene directamente de los hogares. Si los padres no le enseñan a sus hijos a respetar y a tener buenos modales, los educadores no podemos hacer mucho por ellos. Los valores principales los inculcan los padres, es su deber principal y los maestros solo debemos reforzar ese aprendizaje en cada aula de la institución educativa.

Los niños ni siquiera saben cómo llevarse bien con sus compañeros.

Y este es un problema grave, el desenvolvimiento del pequeño se ve afectado diariamente. Cada día hay más estudiantes con problemas de violencia unos entre otros. Los padres se preocupan más por comprarle ropa de marca a sus hijos, los mejores zapatos para el colegio y no por brindarles el equipo necesario para estudiar, por ejemplo, un lápiz, papel y borrador.

Los padres siempre mencionan “El colegio ha fallado” Pero ¿Realmente han asistido a las reuniones de padres? Son pocos los representantes que hablan con los profesores y que se interesan por el avance de sus hijos en la escuela. ¿Al menos revisan si sus niños tienen tareas? La mayoría ni siquiera sabe si el pequeño toma notas, hace sus deberes, presta atención o peor, si es uno de los tantos alumnos que promueve las burlas a sus compañeros, abusando psicológicamente de los niños. El bullying cada día se incrementa más y parece que no hay manera de combatirlo.

Si se analizan cada uno de estos factores, nos podemos dar cuenta que el verdadero problema no es el colegio, mucho menos los maestros, son los padres. Un educador no puede hacer bien su trabajo si los padres no educan desde casa a sus hijos. La educación no recae solamente en el maestro, el principal educador es el padre y eso hay que tenerlo en mente de ahora y siempre.”

Lisa Robenson dice que el problema son los padres. ¿Estás de acuerdo? No dejes de comentar y compartir.



Deja tu comentario sobre lo que viste



Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.



Políticas de privacidad