Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies.
Más info. ACEPTO
Home       Noticias       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Recetas Saludables       Belleza       Espiritualidad       Cookies

Una caminata breve para una vida larga. Los beneficios de caminar 15 minutos

Luego de varios estudios que algunos especialistas realizaron durante algunos años, llegaron a conclusiones sorprendentes sobre los efectos positivos que tiene para la salud caminar tan sólo 15 minutos al día.

El estudio se concentró en los adultos mayores de 65 años y concluyó que esta práctica tan simple y gratificante, redujo la mortalidad en más del 20%.

Incluso esta cifra se incrementa en la medida en que las personas incrementan el tiempo que le dedican a las caminatas.





Los científicos señalan que una de las principales excusas de las personas precisamente es la edad, y que esto no debería ser impedimento para adquirir un hábito saludable, porque caminar es ante todo eso, un hábito saludable que apoya con efectos positivos cualquier tratamiento médico.

Unas caminatas tranquilas o algunas pocas, pero más intensas logran maravillas en los organismos de los adultos mayores.

La actividad física más antigua de la Historia.

Ya nuestros hombres de las cavernas debían caminar durante horas para encontrar su alimento y seguramente sobrevivió durante esas épocas tan poco favorecidas porque adquirió la musculatura necesaria para soportar las adversidades.

Caminar fue su principal medio de locomoción y este le sirvió para vivir y para sobrevivir, de modo que no es de extrañar que hoy siga siendo una forma de mantenernos en buenas condiciones físicas, si a eso le sumamos una buena alimentación, equilibrada y en su justa proporción.

Caminar tiene un impacto directo en nuestro sistema cardiovascular. Este ejercicio aeróbico, estimula el corazón y la respiración y bombea sangre y oxígeno a nuestros músculos. Recuerda, una caminata lenta representa un beneficio, pero una un poco más enérgica los multiplica.

Este incremento de sangre y oxígeno circulando por nuestro cuerpo distribuye los nutrientes hacia donde el cuerpo más los necesita para soportar el esfuerzo físico. Así; huesos, músculos y el resto de los órganos se ven beneficiados con el movimiento.

Síndrome de muerte sedentaria.

Este es el nombre que reciben en primer lugar las enfermedades que tienen una relación directa con la falta de actividad física. Muchas enfermedades crónicas y una muerte prematura podrían evitarse si las personas tomaran conciencia de la importancia de mantenernos activos y no caer en el sedentarismo extremo.

El estudio también explica que todo lo que no se usa, se deteriora. El cuerpo es una máquina que debe estar en permanente movimiento para mantener “aceitadas” todas sus partes y así poder seguir funcionando en óptimas condiciones.

En el año 2006, a raíz de una investigación sobre niños obesos, se llegó a la conclusión que incrementar la actividad física en 45 minutos al día durante sólo 5 días a la semana, se logró aumentar significativamente su capacidad pulmonar. Pero lo que más sorprendió fue que se obtuvieron mejores resultados cuando las caminatas lentas se intercalaban con caminatas más enérgicas. Esto representó un cambio importantísimo en la salud de estos niños.

Pero los beneficios no son sólo físicos. Caminar al aire libre tiene un efecto positivo sobre el ánimo de las personas y es beneficios para la salud mental. Es común hoy estar invadidos por aparatos electrónicos que absorben casi todo nuestro tiempo y nos distraen de lo importante, mientras que caminar, nos ayuda a liberarnos de estrés y evitar sentimientos de depresión.

Incluso el estudio cuenta como positivo que realices una “caminata” en una cinta rodante que puedes tener en tu habitación o en el jardín. ¡Incluso estimula la creatividad!

Las personas que padecen de enfermedades articulares crónicas, ven como algo imposible realizar una caminata por muy corta que sea, cuando en realidad esto les permitiría mejorar su condición y fortalecer sus huesos. Al contrario de lo que se pueda pensar, caminar es beneficioso para enfermos de artritis o artrosis.

Caminemos para dormir.

Además de que caminar fortalece los huesos, aleja la depresión, estimula la circulación de la sangre, reduce la diabetes y el colesterol, también puede ayudarte a dormir y descansar mejor por las noches.

Las personas que sufren de insomnio incrementaron la cantidad de horas que lograron dormir, además de que pudieron conciliar el sueño mucho más rápido una vez que adoptaron la caminata como hábito diario.

Según los especialistas, una caminata de 15 minutos diaria es suficiente para considerarnos personas activas, pero que si a medida que pasa el tiempo logras incrementar la cantidad de minutos e incluso la energía con la que caminas, los beneficios se multiplican.

Si quieres aunar la tecnología a esta actividad saludable, puedes buscar aplicaciones en tu teléfono celular que te permiten registrar la cantidad de pasos dados, el tiempo e incluso las calorías consumidas en cada caminata o a lo largo de todo el día.

No hay excusa. Caminar nos aporta beneficios y nada más que beneficios. No necesitas ir a un gimnasio, ni realizar grandes esfuerzos.

Puedes caminar en la cinta en tu casa, convocar a amigas para una caminata-charla, sacar a pasear a tu mascota, compartir la actividad con tu pareja o tus hijos o puedes hacerlo sola escuchando música y aprovechando para sacar fotos en el parque.

Y no olvides lo que dijo Noel Clarasó: “El sol, el agua y el ejercicio conservan perfectamente la salud a las personas que gozan de una salud perfecta.”



Deja tu comentario sobre lo que viste



  






© Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.



Políticas de privacidad