Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

6 divertidas verdades de tener hijas.
Por Guru en Enero del 2017 en Espiritualidad

Apasionada, conflictiva, efusiva, cómplice… entre una madre y una hija, las relaciones son siempre intensas y complejas, pero al mismo tiempo es un lazo primordial para construir una relación completa y aunque en algún momento hay que cortar el cordón umbilical, ambas permanecen unidas en una historia de amor indestructible.

Los hijos son maravillosos y con cada uno de ellos tenemos una conexión que siempre es diferente de otra, pero con las hijas mujeres, las madres nos encontramos de pronto frente a seres extremadamente diferentes de nosotras, pero al mismo tiempo con infinidad de similitudes.

A menudo las madres somos más exigentes con las hijas mujeres porque en el fondo sabemos por nuestra propia experiencia que deberán enfrentarse a muchos desafíos como personas y como mujeres. Queremos que nuestras niñas aprendan a desenvolverse solas y el resultado es una pequeña mujercita que a menudo suele estar mejor preparada que sus hermanos varones y mayores para afrontar distintas situaciones.

Y aunque amamos a nuestras hijas, a veces se producen “cortos circuitos” propios de dos mujeres que en esencia son la misma persona y con la que nos toca vivir momentos de todo tipo.

Si tienes una hija mujer, seguramente te sentirás identificada con estas situaciones habituales en la vida de “Madre e Hija”.

- Pequeñas modelos: La ropa es un tema que puede tener mucha tela para cortar, porque como mamás; siempre que pasamos por una vidriera en la que vemos un vestido que nos gusta, no podemos dejar de imaginar cómo se vería nuestra “princesa” con él.

¿Pero qué pasa cuando la princesa desea imponer su propio gusto? Ya desde pequeñas las niñas desarrollan un estilo y preferencias que a veces no coincide con el de mamá.

Nunca dejo de destacar que en cuestiones de ropa, las niñas tienen mayor oferta que los niños, pero por mucho que nos apasionemos con el pantalón bordado o la blusa con volados, ellas tienen la última palabra desde muy temprano.

- Pequeñas locutoras: No en vano se dice que los hombres hablan la mitad de palabras en un día que las mujeres y lo sabemos bien, porque tener una hija es como tener una radio encendida a dos metros de distancia casi todo el día.

Hablan, cuentan, explican, preguntan… todo les interesa y todo quieren decirlo.

¿Qué es lo más importante de esto? ¡Escucharlas! Interactuar, comentar y a su vez preguntar sobre lo que nos están contando harán que se sientan apreciadas y al mismo tiempo estarás reforzando ese lazo invisible e inalterable que las une.




- Pequeñas estilistas: Algo parecido a lo que sucede con la ropa, también lo vemos con el pelo. Ya de muy pequeñas las niñas están pendientes de su apariencia y el pelo es algo fundamental.

Las mamás buscamos la practicidad con el cabello recogido o sujeto con una hebilla o una coleta, pero ellas ya tienen desarrollado un estilo y tienen algo para decir cada vez que vamos a la peluquería.

El pelo será un aliado toda la vida y también puede ser un motivo de desacuerdo entre madre e hija.

- Pequeñas cómplices: Llega el día del Padre o es el cumpleaños de la abuela y sabemos que a nuestra hija le apasiona convertirse en cómplice para preparar la fiesta sorpresa o para ir juntas a comprar un regalo.

Los “secretos” entre madre e hija estrechan los lazos porque disfrutan de ser confidentes de mamá y esto allana el camino para establecer la confianza que siempre debe existir y prevalecer.

- Pequeñas pequeños: Los que nos ven de afuera creen que por el hecho de tener hijas mujeres, en casa reina el silencio, el orden y la calma. ¡Nada de eso! Nuestras hijas rompen con los estereotipos establecidos desde siempre por la sociedad y demuestran que pueden ser tan intrépidas, rápidas y resistentes como cualquiera, al mismo tiempo que ellas solas saben combinar audacia con delicadeza femenina.

- Pequeñas contrincantes: Y llega un momento en que se desata la tormenta y vemos a la pequeña dulce y cariñosa convertida en una amazona a la que sólo le falta la lanza y el caballo.

¿Qué pasó?

En toda relación se entrelaza el amor y el odio y el vínculo entre madre e hija no es la excepción porque aquí también surgen los conflictos.

Estos pequeños desacuerdos son inevitables y necesarios porque ayudan a forjar las personalidades y son incipientes ejemplos de lo que vendrá en la adolescencia, momento en el que los hijos “adolecen”, es decir, sufren y padecen esta transición que es, hacerse grandes.

Pero como toda tormenta, pasará. El amor está ahí intacto, indisoluble y haciéndose cada vez más fuerte.

Mi hija, mi espejo.

¿Tu hija ya se puso tu ropa? ¿Se prueba tus zapatos de taco alto? ¿Se maquilla con tu lápiz labial? Dejemos que expresen su feminidad para que construyan la persona que serán y se feliz pensando que te toman como ejemplo.

A pesar de los conflictos y las diferencias, las mamás cumplimos con el rol de formar y educar durante los primeros años, para que luego la relación evolucione y cambie. Nuestra pequeña debe desarrollar su propia personalidad, abrirse al mundo, desplegar su creatividad y encontrar por sí misma los recursos para convertirse en una mujer única.


Estos son los 10 aparatos que más energía consumen...

Deja tu baño reluciente eliminando gérmenes en seg...

20 frases de Sigmund Freud que te van a hacer refl...

7 Consejos de un Monje Budista para limpiar tu cas...


Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste





  









© Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.

Políticas de Privacidad