Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

Técnicas para quitar las manchas de humedad de las paredes.
Por Guru en Enero del 2017 en Buenos Hábitos

Si anoche te acostaste y de pronto descubriste una mancha de humedad en el techo, no desesperes, porque para esto, hay solución.

Sabemos que los hongos y el moho son el terror de los hogares. ¿Quién quiere ver una mancha negra en una pared inmaculada? El moho crece en ambientes cálidos y húmedos en donde hay poca ventilación y generalmente lo vemos en altillos, sótanos y en las paredes y techos de los baños.

Esta humedad por otra parte, más allá de que resulta desagradable a la vista porque arruina la pintura o el papel tapiz, también es perjudicial para la salud y nadie quiere estar en un ambiente o dormir en una habitación con moho y humedad.

Asimismo, no debemos descartar que haya alguna filtración de agua o algún problema en una cañería. Incluso los caños que corresponden a la calefacción también pueden generar humedad en las paredes.

Esto es algo fundamental, porque por mucho que arregles la pared, pintes, limpies o recurras a cualquier otro truco, es imperioso solucionar el problema de la filtración de agua, de otra manera; las manchas volverán a aparecer.

Prueba los siguientes trucos:

1) Talco: Rocíe talco en la zona de las manchas de humedad y esparza con un paño seco. Deje que el talco penetre en la pared y repita tantas veces como sea necesario hasta que la mancha ya no se vea.




2) Carbonato de sodio: También conocido como cristales de soda, este compuesto puede ayudarte a eliminar las manchas de humedad. Coloca en un recipiente agua y diluye un poco de bicarbonato de sodio. Mezcla y aplica con un paño o con una esponja sobre la pared o techo frotando para limpiar la mancha.

Procure realizar esta limpieza un día seco para poder abrir las ventanas y permitir que de esta manera seque rápidamente.

3) Lejía o lavandina: Procede igual que en el paso anterior. Coloca en un recipiente agua y diluye un poco de lejía para luego frotar con un paño o con una esponja. Esto al mismo tiempo te permite eliminar bacterias y gérmenes nocivos para la salud.

Puedes utilizar el mismo procedimiento pero en lugar de lejía utilizar agua oxigenada.

4) Aceite de árbol de té: Esta es una opción más que natural pero tal vez un poco más costosa. La ventaja es que no necesita mucha cantidad porque con tan sólo dos cucharaditas de aceite de árbol de té en dos tazas de agua podrás realizar una mezcla muy efectiva para eliminar el moho de las paredes.

Otra ventaja es que no tiene olor y no necesita que lo laves. Puedes hacer esta combinación en una botella con vaporizador y rociar las manchas del techo o la pared y simplemente dejar que la mancha desaparezca.

5) Vinagre de manzana: Otra excelente opción natural es el vinagre de manzana, que como ya sabemos, es útil para limpiar múltiples superficies. En este caso, te ayudará a eliminar el moho tan sólo con diluir una taza de vinagre en 3 litros de agua.

Rocía con un vaporizador o aplica con un paño húmedo y agrega algunas gotas de aceite esencial de tu preferencia si quieres neutralizar el olor del vinagre.

Como ventaja adicional, el vinagre elimina más del 80% de virus y bacterias que puedan encontrarse en techos y paredes. Es una buena opción para al mismo tiempo, deshacerte de estos gérmenes indeseables.

Algunas recomendaciones.

- Goma arábiga. Esta goma es una resina que se extrae de ciertas variedades de acacias y que pueden perfumarse de manera tal que se convierten en excelentes reductores de humedad que puedes colocar en habitaciones, cajones de cómodas o placares.

- Sal gruesa. La sal gruesa es uno de los trucos más viejos, más simples y más económicos. Coloque en un recipiente varios puñados de sal y distribuya por las habitaciones.

Si lo prefiere, puede darle un toque decorativo colocándola en recipientes de vidrio o en copas. Cambia la sal una vez a la semana.

- Carbón vegetal. Este tipo de carbón es muy eficaz para combatir la humedad ambiente. Alcanza con disponer algunos trozos de carbón en un recipiente que tenga una tapa perforada.

Cambie los trozos de carbón cada dos semanas.

- En las cocinas, no olvides utilizar los extractores de aire cada vez que hiervas algo.

- No utilices el secarropas dentro de un ambiente cerrado o de noche, ya que no podrás abrir ventanas y puertas para favorecer la ventilación.

- Un ventilador en el baño puede parecer poco frecuente pero es una buena opción para mantener el ambiente seco.

- Los lugares como la cocina o el baño suelen ser húmedos, simplemente porque son lugares en donde utilizamos mucha agua. Procura mantener ventanas y puertas abiertas para permitir una correcta ventilación.

- La instalación de un deshumidificador eléctrico puede marcar una gran diferencia que tal vez no notes en un principio, pero sí a largo plazo.

- En cuanto detectes una filtración de agua, repárala sin demora.

- Luego de bañarte, cuida que la cortina del baño quede bien extendida al igual que toallas y toallones para que no se concentre la humedad.

¿Qué te parece enviar esta información tan útil a esa persona que sabes tiene humedad en su casa? ¡Te lo van a agradecer!


Cómo deshacerse de una espina de pescado clavada e...

9 Padecimientos de Salud que el Limón Ayuda a Mejo...

Deliciosas Papas Fritas sin una Gota de Grasa. Sup...

Ponle Estos 3 Ingredientes a tus Plantas sin Vida ...


Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste





  









© Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.

Políticas de Privacidad