Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies.
Más info. ACEPTO

Señora de 60 años tiene un bebé y su esposo lo abandona al verlo

La llegada de un hijo es siempre un motivo de felicidad, pero significa mucho más cuando se lo deseó durante años y años, al punto de ya perder las esperanzas. Son muchas las parejas que se someten a tratamientos difíciles y costosos para poder tener un hijo, pero a veces el destino les niega la posibilidad de ser padres.

Esto fue lo que sucedió con Atifa Lijajic, una mujer serbia de 60 años, que en una rutina de chequeos médicos, recibió la noticia que esperó durante tanto tiempo: “Está usted embarazada”.

La sorpresa fue enorme. Tanto ella como su esposo Sarif Nokia, no lo podían creer. ¡Qué felicidad, después de tantos años de espera! Sin embargo, Sarif se mostró cauteloso. Se preguntaba cómo podrían criar a un niño a su edad y si Atifa sería capaz de llevar su embarazo en condiciones y a término.

Pero Atifa quería a su hijo y decidió seguir adelante, desoyendo las quejas de su marido. Por una cuestión de evitar riesgos, Atifa pasó los últimos tres meses de su embarazo en un hospital, monitoreada por los médicos, y si bien Sarif la acompañó como era su obligación, siguió cuestionando la idea de tener un bebé a su edad.

Pero como todo momento crítico saca lo peor o lo mejor de cada uno, Sarif eligió abandonar a su familia. No pudo o no supo enfrentar la situación.

“Ahora Atifa tiene lo que quería y es feliz. Yo soy un hombre enfermo, tengo 68 años, soy diabético y tengo el corazón débil. No es posible descansar, dormir una noche completa, mientras un bebé llora”, dijo Sarif.

Después de decir estas palabras, salió de la vida de su mujer y su hija para siempre.

Pero su rechazo llegó al punto de negarle el apellido a su hija y la pequeña Alina, hoy lleva el apellido de su mamá, que nunca dudó en tenerla y que jamás tomó en cuenta la opción del aborto.

Ella trabajaba en una empresa textil, pero con un embarazo de riesgo, tuvo que dejar su puesto y ahora se encuentra sola y sin trabajo. Su situación es angustiante, teniendo que cuidar de ella y su pequeña Alina.

“Lo que sea que pase, bien Serif se quede o se vaya, pelearé para criar a Alina de la mejor forma posible y que sea una persona de bien. Viviré sólo por ella. Sé que no será fácil, pero creo que aún queda gente buena que me ayudará.”

Atifa sabía cuáles eran los riesgos que corría, pero no quiso nunca renunciar a su hija y a cumplir su sueño de ser madre. Hubiera querido vivir esta felicidad con su esposo, pero él no estuvo a la altura del compromiso que significa ser un marido atento y un padre amoroso.

“Sabía que sería un riesgo por mi edad, pero mi único deseo en esta vida era ser madre y me pasó. No temía por mi vida. Dios me dio coraje. Jamás me he sentido más feliz.”

Seguramente tendrá la fuerza para seguir adelante y encontrará gente buena que velará por la seguridad de ambas.

Queremos conocer tu opinión sobre esta increíble historia. ¡No dejes de compartir!



Deja tu comentario sobre lo que viste



Saludable.Guru - Sitio web sobre buenos hábitos y cuidados para tu salud.



Políticas de privacidad