Una madre de 15 niños, espera el 16º: “Todo el mundo se sorprende cuando sabe la cantidad de niños que tenemos”.

Patty Hernández tiene 38 años y está embrazada de su 16º hijo. Ella y su marido Carlos, que tiene 37, viven en Carolina del Norte junto a su familia numerosa que ahora volverá a ampliarse.

Fuente: Patty Hernandez/SWNS.COM

Ya no quedan familias que decidan tener tantos niños, pero ellos apuestan a una familia grande con mucho amor, además de que Patty dice sentirse feliz cada vez que está embarazada.

Ahora, recibirán a un nuevo integrante en la familia, tan sólo 3 meses después de tener a su último bebé.

Todos sus hijos tienen nombres que empiezan con la letra “C”, en honor a su marido Carlos.

Carlos hijo, de 12 años, Christopher, 11 años, Carla, 9 años, Caitlyn, 9 años, Cristian, 8 años, Celeste, 7 años, Cristina, 6 años, Calvin, 5 años, Catherine, 5 años, Carol, 4 años, Caleb, 3 años, Caroline, 3 años, Camilla, 2 años, Charlie, 1 año y Crystal, de tan solo 4 meses.

Fuente: Mirror Online

Ellos son personas de fe y se conocieron en la iglesia. “Fue amor a primera vista”, contaron. Y el hecho de tener una familia numerosa no les es extraño, ya que Carlos proviene de una familia de 11 hermanos.

Cuando se casaron, no pudieron tener hijos durante 2 años, hasta que les llegó el primer “milagro”, como cuentan ellos. Ahora, recibirán a otro bebé que saben que será una niña. En total, tienen 5 niños y 10 niñas.

Como podemos ver, muchos de los niños parecen tener la misma edad y es porque… tienen la misma edad. ¡Este matrimonio tuvo 3 veces mellizos!

Fuente: Mirror Online

“Todo el mundo se sorprende cuando sabe la cantidad de niños que tenemos, sobre todo porque yo soy muy pequeña. Nunca pensé que tendría tantos niños”, dijo Patty.

Estresante y agotador.

Seguramente te estás preguntando cómo hace Patty para sacar adelante a tantos niños. ¡Es un trabajo agotador! Criar a un niño o a dos, puede ser estresante, de modo que ya podemos imaginar lo difícil que debe ser hacerlo con 15.

Fuente: Mirror Online

Sin embargo, ella puede sentirse muy cansada por momento, pero también muy feliz.

“Es estresante y muy difícil con un recién nacido. Los bebés lloran todo el tiempo y debo ocuparme de ellos, pero todos ellos son una bendición.

Hemos dejado todo en manos de Dios. Lo que él quiera enviarnos, nos hará felices.”

Fuente: Fuente: Mirror Online

El primer bebé de Patty y Carlos nació en el año 2008 y luego, ella ha pasado casi 10 años siempre embarazada.

“No utilizamos anticonceptivos. Quedo embarazada casi siempre tres meses después de tener un bebé. Soy muy feliz cuando estoy embarazada.”

Patty está orgullosa de su familia, pero también reconoce que las tareas domésticas le llevan gran parte del día. Sin embargo, los más grandes ayuda mucho en casa.

“En este momento, tengo mil cosas para lavar y me lleva al menos 5 horas doblar y guardar ropa, cada dos días.

Lavo ropa cuatro veces a la semana. Cuando los niños juegan, dejan los juguetes en el piso y eso también tengo que lavarlo.

Trato de enseñarles una rutina de limpieza de ellos mismos. Tienen sus propias tareas para hacer. El mayor a veces prepara sus panqueques, pero por lo general en casa cocino yo”, cuenta Patty.

Fuente: Fuente: Mirror Online

También desde lo económico, la diferencia con una familia estándar, es enorme. Ellos gastan algo más de $500 a la semana sólo en comida y pañales. También planean comprar un vehículo más grande porque el que tienen ahora, ya está quedando chico para todos.

Un día rutinario comienza a las 8 de la mañana, cuando Patty se levanta para preparar el desayuno para todos. Ellos toman sus panqueques con cereales reunidos en la mesa y luego se dedican a orar, leer y cantar.

Los más grandes preparan sus cosas y esperan el autobús para ir a la escuela, mientras Patty continúa con sus tareas domésticas, que no son pocas.

Fuente: Clarín

“Trato de hacer todo mientras están en la escuela, que es cuando tengo más tiempo libre. Si tengo que salir, los llevo conmigo”, dijo Patty.

Cuando ya todos están de regreso en casa, pasan un rato jugando y rezando hasta la hora de la cena. Después, todos a dormir.

Este joven matrimonio está feliz con su familia numerosa y les causa gracia cuando les preguntan si todos los niños son hijos suyos, porque claro… ya no quedan tantas familias numerosas.

¿Qué opinas de este matrimonio? ¿Podrías criar a tantos niños?