¿Cómo decirle a tu pareja que tiene mal aliento sin hacerlo sentir mal?

Encontrarnos con alguien que tiene mal aliento, no es agradable; pero cuando la persona con mal aliento es nuestra pareja, entonces el problema se vuelve más serio.

Para colmo, quienes pasan por esta situación, no siempre se dan cuenta por sí mismos. ¿Cómo abordar el tema sin ofender o lastimar? Veamos algunos consejos.

« Soft start-up »

Muchas veces las parejas comunican sus deseos o necesidades de manera dura o agresiva. “¿Todavía no ordenaste tu ropa?”. Esto, dicho levantando la voz y con el ceño fruncido, sólo hará que la otra persona se ponga a la defensiva y todo termine en desastre.

En cambio, encarar los problemas de manera suave y en voz baja (soft start-up), hará que tu pareja reciba un mensaje claro, que no suene agresivo ni ofensivo y ambos puedan resolver el conflicto de la mejor manera.

Para resolver la cuestión de la halitosis, se puede emplear esta misma técnica.

Fuente: CANVA

Los especialistas explican que debes mostrar a tu pareja que estás preocupada por su aliento. Explicarle que sería bueno saber la causa de este problema, porque algunas veces puede ser síntoma de un problema de salud.

Asimismo, después de platearlo como “una preocupación”, puedes decirle que esto le puede provocar un problema a nivel laboral o social.

Es importante dejarle claro a nuestra pareja que esto no tiene nada que ver con la relación y que sólo la estás cuidando.

Desde ya que los comentarios desagradables e incluso el humor negro están completamente descartados. Debemos concentrarnos en el problema del aliento y no en la persona.

También podemos sugerir el uso de enjuagues bucales, cambio de dentífricos, otro cepillo de dientes o caramelos de menta. Cuando los ofrezcas, dile que es “para que nuestro aliento se sienta fresco”. De esta manera, eliminamos a la persona como el foco del problema. Una buena forma de que no se sienta herida o incómoda.

¿Qué origina el mal aliento?

La halitosis es un problema bastante común que afecta a un cuarto de la población mundial. Por lo general, es de origen bucal y puede ser ocasional o crónico y los factores que lo generan pueden ser múltiples. Es decir, para tratar el problema, es necesario conocer el origen.

Causa bacteriana.

El mal aliento puede ser de origen bacteriano en casi un 90%. Las bacterias que se encuentran naturalmente en la boca, se alimentan de proteínas que luego se degradan.

Cuando se produce este mecanismo, los compuestos sulfurosos se liberan en gran cantidad, lo que provoca el mal aliento.

Fuente: CANVA

Causa gastronómica y digestiva.

Al consumir alimentos como el ajo, la cebolla, salsas grasas o alcohol, también podemos tener mal aliento. Sin embargo, en estos casos, el efecto no dura mucho tiempo.

Sin embargo, una mala digestión puede generar un aliento feo y pesado.

Causa del ácido gastroesofágico.

Comer platos ácidos y muy condimentados, el tabaco o incluso el alcohol, pueden provocar reflujo gástrico y ser responsables del ácido gastroesofágico que provoca mal aliento.

Causa dental.

Las caries asociadas a la gingivitis, son causa segura de fuertes olores en la boca. Asimismo, los dientes deteriorados o con restos de comida intercalada, pueden provocar mal aliento.

Tampoco debemos olvidar la inflamación de las encías o las infecciones de la boca como las micosis o las amígdalas que también participan en la aparición de la halitosis.

Fuente: CANVA

Causa nasal.

Es la menos común, pero también produce mal aliento. Los problemas en la nariz y en los senos paranasales, como las rinitis y las sinusitis crónicas, a la larga se traducen en feo aliento. En este caso, es necesario visitar al otorrinolaringólogo.

¿Cómo combatir el mal aliento?

Intenta estas soluciones para resolver el problema de halitosis.

  • Cepillarse los dientes con dentífrico.
  • Cepillarse la lengua (algunos cepillos de dientes tienen en el dorso una parte rugosa a tal fin)
  • Visitar con frecuencia al dentista.
  • Beber agua después de cada comida.
  • Evitar alimentos como cebolla y ajo, así como otros que deberíamos consumir en menor cantidad como alcohol, café, curry y obviamente, tabaco.
  • Estimular la producción de saliva mediante caramelos de menta o chicles (sin abusar).
  • Evitar alimentos dulces.
  • Renovar periódicamente el cepillo de dientes.
Fuente: CANVA

¿Cuáles son los remedios caseros para recuperar el aliento fresco?

  • Por la mañana, hacer buches (gárgaras) con agua tibia, sal y limón.
  • Preparar un enjuague bucal casero mezclando agua, vinagre de cidra de manzana y menta.
  • Masticar perejil fresco, cardamomo, anís o canela.
  • Mordisquear un clavo de olor o un grano de café.
  • Beber té de semillas de hinojo.

¡Excelente información! No dejes de compartir y recomendar.

Otros artículos que te pueden interesar...