Caminar descalzos: sorprendentes beneficios para la salud.

Caminar descalzos podría considerarse como una especie de reflexología natural que resulta beneficiosa para controlar el estrés y la ansiedad, como así también, para la espalda y la circulación sanguínea.

También, nos ayuda a centrarnos en nuestro cuerpo, el entorno y las emociones.

Al caminar descalzos, las sensaciones se intensifican gracias numerosos receptores sensoriales que se encuentran en la planta de los pies.

Fuente: Google

Esto permite percibir mucho mejor la verticalidad del cuerpo, de la cabeza a los pies.

Asimismo, el movimiento al caminar requiere del uso de los dedos de los pies, lo que conduce a avanzar con la espalda más derecha, a mantener erguida la cabeza y a sentir una especie de ligereza que contribuye a liberar las tensiones. Debemos tomar en cuenta que la superficie sobre la que caminamos sea segura, tratando de alternar sobre diferentes texturas.

Earthing.

Este es el nombre que recibe caminar descalzos sobre distintos tipos de suelo. Se trata de reconectar el cuerpo con las energías de la Tierra a través de nuestros pies que se convierten en una “puerta energética”.

Los pies cumplen el rol de receptores y distribuidores de electrones, una fuente de energía terrestre que favorece el equilibrio del sistema nervioso simpático el parasimpático. Ambos, son los dos grandes sistemas nerviosos autónomos que regulan nuestra vitalidad y nuestro sueño. Por algo se ha hecho popularmente famoso el dicho: “poner los pies en la Tierra”.

Caminar sobre arena mojada.

Caminar sobre arena mojada es un excelente ejercicio para el organismo y una verdadera sesión de reflexología plantar natural.

El calzado que utilizamos a diario ejerce una tensión sobre los pies que provoca dolores y deformaciones.

Fuente: Google

Una cura de caminata sobre arena caliente y húmeda, es muy útil para ejercitar las articulaciones y los músculos de los pies.

Caminar sobre arena seca.

En la arena seca, el pie se hundirá más y entonces, el esfuerzo que hagamos será más intenso.

La ventaja de caminar en la arena seca es que el pie va a realizar un movimiento fisiológico natural: talón, planta, punta.

A diario, este movimiento perfecto suele no hacerse. Con zapatos cerrados, tacos altos, calzado deportivo o sandalias, nuestros pies están sometidos a duras pruebas y más aún, las plantas de los pies, sufren a causa de la rigidez de las suelas.

Fuente: Pinterest

Caminar en la arena seca, más allá de que es placentero, permite trabajar naturalmente y con suavidad, el conjunto de articulaciones presentes en los pies, así como la enorme cantidad de pequeños huesos que allí se encuentran, además del tobillo.

Un ejercicio beneficioso para los pies planos o cavos. Esta práctica también puede resultar en un excelente masaje del arco plantar, completamente natural.

Beneficio instantáneo.

Cualquiera sea la superficie sobre la que caminemos (arena, hierba, tierra, orilla del mar, río, lago…) el hecho de hacerlo descalzos, nos brinda una sensación de bienestar instantáneo, que todos hemos sentido al menos una vez en la vida.

Lo ideal es tomarse al menos cinco minutos a diario para caminar descalzos en el jardín, en el parque o algún otro sitio con suelo natural.

Fuente: Google

Lo ideal y absolutamente maravilloso, es caminar por la mañana, bien temprano, sobre la hierba húmeda de rocío. Si por el momento no te es posible, espera a que lleguen las vacaciones.

Efecto antioxidante.

Todos sabemos que la vida moderna nos hace correr a diario de aquí para allá, generando estrés, radiaciones electromagnéticas sometiéndonos a la contaminación y haciendo que nos alimentemos de mala manera. Todo esto genera estrés oxidativo.

Para resumirlo, el estrés oxidativo, es un exceso de radicales libres que nuestro cuerpo no puede procesar y que genera el envejecimiento prematuro de las células y del tejido orgánico.

Los radicales libres tienen una carga positiva, mientras que la tierra atrae iones negativos.

No se necesita saber mucho para entender que los radicales libres van a atraer hacia sí mismos los electrones, es decir los iones negativos de la tierra, lo que permitirá una reducción de la oxidación orgánica y una mejora de las patologías ligadas al estrés oxidativo.

Escuchemos los consejos del Médico Cardiólogo, el Dr. Daniel López Rosetti.

Fuente: Dr. Daniel López Rosetti

Otros beneficios de caminar descalzos.

Esta recarga de iones negativos también tendrá una incidencia positiva en:

  • Mejoramiento del sistema circulatorio.
  • Estímulo del sistema inmunitario.
  • Mejora de la calidad del sueño.
  • Equilibrio del ritmo biológico.
  • Disminución de los trastornos inflamatorios.
  • Disminución de las tensiones musculares.
  • Aumento general de la energía.
Fuente: Google

¿Cuándo fue la última vez que caminaste descalzo? Ahora que conocemos todos estos beneficios, no pierdas la oportunidad de quitarte los zapatos en cuanto la ocasión se presente.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *