10 sorprendentes beneficios de beber una copa de vino tinto al día.

Puede parecer increíble, pero beber una copa de vino tinto al día, tiene sorprendentes beneficios para la salud.

Si bien existen estudios contradictorios sobre los efectos del alcohol en la salud, al parecer; mucho tiene que ver con la cantidad que se consume.

Fuente: ISTOCK/TI-JA

Claro, aunque una copa de vino al día pueda ser beneficiosa, si nos excedemos, estaremos frente a un problema difícil de resolver.

El hábito, fácilmente puede convertirse en dependencia; de modo que, como todas las cosas, el control sobre uno mismo es fundamental.

Los beneficios de la copa de vino tinto al día, son reales; pero sólo se van a potenciar si los acompañamos de una dieta adecuada y equilibrada.

Veamos cuáles son los beneficios de una pequeña copa de vino tinto el día.

1 – Previene el Mal de Alzheimer.

Un estudio publicado en la revista “Scientific Reports” del año 2015, destaca el efecto del resveratrol, un antioxidante que preserva la memoria y se encuentra en la piel de las uvas.

Es cierto que, con el paso del tiempo, se observa un declive en las funciones cerebrales, pero beber una copa de vino al día, podría hacer este proceso más lento.

El resveratrol podría ser muy eficaz para tratar los trastornos de memoria, después de los 60 años y en pacientes afectados por el Mal de Alzheimer.

Fuente: AHULI LABUTINSHUTTERSTOCK

2 – Mejora la salud intestinal.

Un estudio publicado en el año 2019 en la revista “Gastroenterology”, reveló que las personas que bebían vino tinto contaban con una mayor diversidad de bacterias intestinales en comparación con quienes no bebían.

El estudio también determinó que esto no ocurría con el vino blanco o con otras bebidas alcohólicas.

La diversidad y la cantidad de bacterias presentes en los intestinos, ayudan a la digestión, al sistema inmunitario y al control del peso.

Siempre con un consumo moderado, quienes beben un poco de vino al día reducen las posibilidades de ser obesos y cuentan con niveles de LDL (colesterol malo), más bajos que quienes no beben nunca.

En este caso, tan sólo con beber una vez por semana o cada dos semanas, es suficiente para notar estos efectos.

Fuente: NINA BUDAY/SHUTTERSTOCK

3 – Mejora la salud cardíaca.

El vino tinto contiene etanol y polifenoles. Ambos, nos protegen de las enfermedades cardiovasculares, especialmente de la cardiopatía.

Asimismo, los taninos que contiene el vino tinto, se asocian a una reducción del riesgo de enfermedades cardíacas y de diabetes tipo 2.

Los antioxidantes del vino tinto aumentan el HDL (colesterol bueno), y refuerzan el sistema inmunitario.

El HDL ayuda a prevenir la acumulación de placas en las arterias. Esto contribuye a prevenir las crisis cardíacas y los ACV. ¡Cuidado! La moderación es clave, porque el consumo excesivo crónico debilita al corazón y provoca insuficiencia cardíaca.

Fuente: STASIQUE/SHUTTERSTOCK

4 – Huesos más fuertes.

Una pequeña de cantidad de vino tinto podría ayudar a evitar la osteoporosis reforzando los huesos en mujeres menopáusicas.

Este reducido consumo de alcohol contribuye a mejorar la masa ósea y prevenir el debilitamiento de los huesos.

Nuevamente el exceso está relacionado con el perjuicio. El abuso de alcohol puede afectar la absorción del calcio en el estómago, algo que, con el tiempo, podría afectar la capacidad de desarrollar huesos sólidos. Es importante no olvidar que la actividad física juega un rol esencial a la hora de mantener los huesos sanos y fuertes.

Fuente: ESB PROFESSIONAL/SHUTTERSTOCK

5 – Reduce el riesgo de cáncer de pulmón.

El consumo moderado de vino tinto, reduce el riesgo de cáncer de pulmón en un 2% en hombres de edad media y en un 60% en fumadores, según una revista americana especializada en el tema.

Fuente: cintascotch

6 – Alarga la esperanza de vida.

Los hombres que beben una copa de vino al día, tendrían una esperanza de vida de 3,8 años por encima de quienes no beben, según un estudio holandés.

El resveratrol elimina las moléculas responsables de la inflamación en la sangre y juega un rol antioxidante.

Al parecer, también reduciría el riesgo de demencia senil.

Es decir, el consumo regular, pero responsable de vino tinto, podría prolongar la esperanza de vida, como así también, la esperanza de vida activa.

 Fuente: Getty Images/iStockphoto

7 – Disminuye el estrés.

Una pequeña copa de vino tinto puede ayudar a la distensión.

De acuerdo a un estudio realizado en una universidad de California, se demostró que el vino tinto, cuenta con propiedades relajantes.

Una enzima descubierta en la piel de la uva, sería la responsable de desactivar el sistema celular que provoca el estrés.

Las endorfinas aumentan y la tensión disminuye, provocando un efecto de distensión y calma casi inmediato. Cabe destacar, que siempre nos estamos refiriendo a un consumo moderado y controlado.

Fuente: alexraths/123RF

8 – Elimina bacterias.

Los compuestos del vino tinto, contribuyen a evitar el desarrollo de estreptococos y de bacterias responsables de las caries.

El vino también demostró ser eficaz a la hora de combatir la gingivitis, los dolores de garganta, las encías irritadas y el depósito de sarro.

Fuente: Google

9 – Control del peso.

El alcohol implica un aumento del aporte calórico, pero una pequeña copa de vino tinto activa un gen que impide la formación de células grasas y ayuda a eliminar las grasas existentes.

Cuando el vino tinto se consume dentro de un marco de régimen equilibrado, las mujeres en edad media, reducen el riesgo de desarrollar sobrepeso.

Fuente: afishman64 – Fotolia

10 – Limita los efectos de la radioterapia.

Un estudio clínico italiano, sugiere que las mujeres que recibieron tratamiento de radioterapia y que consumen una cantidad moderada de vino tinto, tienen menos efectos secundarios que las que no beben.

El vino tinto ayudaría a reconstituir las células de la piel y, en consecuencia, a luchar contra las radiaciones.

Fuente: ThinkStock

Demasiado, es demasiado.

Si actualmente consumes alcohol de manera moderada, no aumentes las cantidades.

Como podemos ver, una pequeña cantidad puede representar un beneficio significativo, pero cuando se supera un límite saludable, podemos generar problemas en nuestro organismo, así como adicción y dependencia.

¿Bebes vino tinto habitualmente? ¿Ya notaste los beneficios que aporta esta pequeña cantidad diaria?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *